miércoles, 20 de junio de 2012

Huebollos

Los platos que había en casa de mi abuela para preparar la comida eran de porcelana blanca como los que pintaban los judíos en la Lista de Chinler (soy “mu negá” pa´ los idiomas), de esos que cuando se caían al suelo sonaban como las campanas de la catedral y se descascarillaban, dando paso a formas irregulares, redondeadas y metálicas, cual paisaje lunar al alcance de nuestras manos. Ruido y descascarillamiento que solían venir acompañados de un cachete en la parte trasera del cogotillo (en mi familia los cachetes siempre nos los han dado ahí, aunque estuviéramos estudiando o en época de exámenes, sin miramiento). Pues bien, mi abuela batía los huevos, pero no hacia ruido, decía que “nadie se tiene que enterar si cenamos o no tortilla” (extraño, por que cuando nos hacía pescado se enteraba todo el vecindario, sería que una cosa era el ruido y otra el olor, o que ella pensaba que el ruido enmascaraba al olor?). Os preguntareis que por qué no hacía ruido, muy sencillo batía los huevos en un tarro, si como lo leéis, cascaba los huevos en la boca del tarro, los vertía dentro, cerraba el tarro, cual coctelera lo agitaba y ahí estaban los huevos perfectamente batidos y sin dar un ruido, como ella quería, además las tortillas estaban bárbaras y nadie sabía si comíamos tortilla ¿o sí?

Con vistas a que vosotros probéis esta sofisticada técnica de batir los huevos sin hacer el menor ruido:



HUEVO, HUEVITOS Y… HUEBOLLOS


Materiales:

Necesitaremos cáscaras vacías de huevos, cuando hagamos una tortilla o un bizcocho con cuidadín le hacemos un “bujerico” al huevo y por él sacamos su contenido, luego lavamos muy bien por dentro el huevo, lo dejamos secar y los guardamos pues… para cosas como estas.
McGiver nos dejará su jeringuilla “llenahuebollos”.
Estos huebollos los podremos hacer el mismo día que hagamos un bizcocho pues la preparación es la misma, solo que cocemos el bizcocho dentro del huevo (hacemos un 2  en uno: los huebollos para los niños el bizcocho para los papás ¿o.k?)












Ingredientes (bizcocho, cake, queique…como queráis):

3 huevos (mejor si están a temperatura ambiente).
1 yogurt (puede ser de sabores).
3 vasos de yogurt de harina.
2 vasos de yogurt de azúcar.
1 vaso de yogurt de aceite (mitad oliva y mitad girasol)
1 sobre de levadura.
1 pizca de nuez moscada rallada.(Opcional)
½ c.c de canela.(Opcional).
Uno está vacío, otro con el agujerito para arriba y el otro,
 con el agujetito para abajo
Ralladura de limón o naranja.

Nota: Le pongo especias a todo, podéis omitirlas si no os gustan, pero le van bien.
 Aquí a un poquito de la masa le añadí cacao en polvo (son los más morenitos) y trocitos diminutos de naranja confitada.

Elaboración:

Encendemos el horno a 200º, cuando metamos nuestro bizcocho lo bajamos a 180º.
Batimos los huevos con el azúcar, luego le añadimos el yogurt y el aceite y mezclamos todo. Ahora mezclamos la levadura con la harina y se la incorporamos a la mezcla anterior, mejor si la tamizamos. Momento de incorporar las especias, aromas y ralladuras (si se las ponemos).
Para nuestros huebollos: Con ayuda de la jeringuilla llenamos las cáscaras de huevo, sólo hasta la mitad (al cocer aumentará de volumen el bizcocho y si se llenan mucho… Se sale de madre y de la cáscara) con la masa del bizcocho.
Untamos un molde con un poquito de mantequilla o aceite y le espolvoreamos harina (para que no se pegue nuestro bizcocho) y vertemos la preparación.
El bizcocho necesitará de 30 a 35 minutos a 180º.
Los huebollos están en 15/20 minutos.












Podemos presentar los huebollos con su cáscara y el agujerito en la parte de abajo de la huevera.

Este fue a por leña, este encontró un huevo, este...

No hay comentarios:

Publicar un comentario