miércoles, 18 de julio de 2012

Trufas de chocolate rellenas de helado


Hay personas que vienen del frío como empujadas por un gélido viento y hacen que todo a su alrededor se convierta en hielo, como un paisaje gris de  invierno; a veces su sola presencia llega a helarte el corazón. Para compensar esto, hay otras a las que trae una cálida brisa de verano, y todo a su alrededor es un luminoso día se sol, su compañía invita al disfrute y cuando se van dejan un dulce recuerdo y unas enormes ganas de volver a estar a su lado, siempre las echas de menos. Con estas, es con las que merece la pena encontrarte alguna vez.
Con vistas a que a nuestro alrededor siempre haya días de verano y que  lo único frío que encontremos sea para celebrarlo:

TRUFAS DE CHOCOLATE NEGRO RELLENAS DE HELADO DE CHOCOLATE BLANCO CUBIERTAS DE CACAO EN POLVO.


Ingredientes:

Helado de chocolate blanco (comprado en el super).
Chocolate de cobertura (65 ó 70% de cacao).
Cacao en polvo (no vale cola-cao ni nesquiK) dos muy buenos:
*Cacao en polvo de comercio justo de Intermon Oxfam.
*Cacao puro El Barco Delice ( este es sin grasa).

Elaboración:


Sacamos el helado y hacemos bolitas pequeñas a las que le ponemos un palillo (como si fueran un chupa-chú y a fin de facilitar el trabajo) y las volvemos a guardar, sobre papel de aluminio en una bandeja, en el congelador para que estén duras cuando vayamos a usarlas.Fundimos el chocolate al baño maría y cuando lo tengamos bien derretido cogemos la primera bolita y la metemos en el chocolate el cual inmediatamente se endurecerá, retiramos el palillo y con ayuda de un pincel fino tapamos el agujero que deja el palillo con un poquito de chocolate. Colocamos sobre papel de aluminio y guardamos en el congelador. Repetimos la operación con el resto de bolas de helado, cuando ya estén todas en un plato ponemos el cacao en polvo y rebozamos nuestras trufas en él.



Fundimos el chocolate al baño maría y cuando lo tengamos bien derretido cogemos la primera bolita y la metemos en el chocolate el cual inmediatamente se endurecerá, retiramos el palillo y con ayuda de un pincel fino tapamos el agujero que deja el palillo con un poquito de chocolate. Colocamos sobre papel de aluminio y guardamos en el congelador. Repetimos la operación con el resto de bolas de helado (si el chocolate se endurece, podremos volver a calentarlo, pero nunca en exceso y que se queme), cuando ya estén todas las trufas, en un plato (o sobre papel de aluminio) ponemos el cacao en polvo y rebozamos nuestras trufas en él.

El interior, lo vemos en el chupa-chús

Sugerencia: probar con otras coberturas diferentes al cacao (coco, polvo de almendras, sésamo caramelizado…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario