lunes, 30 de julio de 2012

Repápalos o huevillos


Hay recetas que por sus pobres y humildes ingredientes parecen sacadas del pasaje de un libro de Dickens, son ese tipo de platos, de aprovechamiento, que llevan poco y nada pero que saben a todo, generalmente coincide con postres o larpeiradas (para los gallegos). Hoy me he acordado de uno que nada más probarlo se me quedó grabado en el lugar de los sabores fantásticos (que todos tenemos uno, aunque cueste encontrarlo) con puntita de canela. Este plato se prepara con antelación, mejor de la mañana para la tarde y se disfruta más frío. Como desayuno o merienda. 
Con vistas a animarte a disfrutar de algo sencillo pero lleno de sabor y alguna que otra caloría :

REPÁPALOS O HUEVILLOS.
(Receta de familia)


Ingredientes:

100grs de miga de pan del día anterior.
2Huevos.
Azúcar + 2 c.s (para los huevillos)
1 litro de leche entera.
1 palo de canela.
Piel (lavada y sin la parte blanca) de ½  limón.
Piel (lavada y sin la parte blanca) de ½ naranja.
Aceite para freír (mejor girasol).

Elaboración:

En un bol ponemos la miga de pan en trocitos y le añadimos un par de cucharadas de azúcar y  los huevos, mezclamos muy bien (debe quedar una masa un poco más ligera que la de croquetas).Ponemos la sartén con el aceite al fuego.  Con ayuda de dos cucharas hacemos unas bolitas (tamaño croqueta) que depositamos en el aceite caliente, freímos (3 ó 4 a la vez) durante un par de minutos, hasta que estén doradas, sacamos para un plato con papel absorbente para que escurran el exceso de aceite. Mientras ponemos la leche a hervir con el azúcar, el palo de canela y las pieles de naranja y limón. Cuando hierve retiramos del fuego y le añadimos los huevillos. Volvemos a poner al fuego unos  5 minutos más y luego retiramos y reservamos, cuando esté frío lo guardamos en la nevera, para tomarlo bien fresquito en el desayuno, la merienda o la cena. Es más, cuando tú quieras.


3 comentarios:

  1. Olé,que recuerdos de infancia ¡ los huevillos ¡¡.Cuando intuiamos que ese dia iba haber huevillos estaba vigilante de la cantidad que hacia La Madre para calcular cual iba a ser la cantidad a la que tocaria en el reparto.Una actividad que requeria un dificultoso seguimiento dado los turnos variados de comidas y cenas. Soliamos comerlos como postre de la merienda-cena en la que nunca fallaba la Leche Migá y de la que estabamos un poco cansados de tanta repetición diaria ,asique el dia que habia huevillos yo lo contaba como fiesta.
    Y esta pagina tiene muchos dias de fiesta y color.Llevaba tiempo con ganas de contar la sugerente fascinación de COCINA CON VISTAS como " arte-plastico"...colores ....formas ...diseño...y más.Y divertida .Pero además la importancia del sentido de la vista en el proceso de cocinar.Lo entenderiais facilmente si por alguna razon carecieseis del sentido del olfato o poco desarrollado y sustituir por el de la vista hasta crear tus propios trucos para suplir esa carencia. Es mi caso, el oxigeno te anextesia la nariz, pero los colores ,los brillos....
    Son muchos e importantes los sentidos a desarrollar en cocina En comer, tambien mil sentidos ¡¡¡ carlos

    ResponderEliminar
  2. la probare,parece rica si nos gusta la leche.

    ResponderEliminar
  3. En mi familia a esta receta la llamamos "los borrachines" y cuando más nos tienta es en invierno, para combatir el frío, pues los servimos con la leche bien calentita.
    Moitos biquiños.

    ResponderEliminar