sábado, 14 de julio de 2012

ratones de fresa y el queso


Tengo un gran problema (bueno, de problemas tengo un cesto lleno, pero el que ahora me trae de cabeza es el presente) y una duda. Empiezo por el problema: mi cocina se ha llenado de ratones que quieren comerse el queso de la merienda. La duda es que no sé si llamar a alguna empresa de desratización o al Flautista de Hamelín. ¿A quién creéis que llamaré primero? ¡Sí señor, cómo  sabía que vosotros harías lo mismo! por cierto ¿alguien tiene su número y es tan amable de pasármelo? Porque si no, tendré que dejar de comprar queso o pensar en agenciarme  un gato y esto complicaría más las cosas, porque el gato se sentiría solo, me daría pena y tendría que buscarle una gata y...Al final me tendría que ir yo y dejar a los gatos y a su prole, porque seríamos multitud en una caja de zapatos. Y si no me voy pues sería como las viejitas de las peliculas rodeada de gatos y con instintos " a lo asesino que hay bochorno". Esto se complica.
Con vistas a esperar que alguno de vosotros me diga a quien llamar primero:


Y SIN VIVIR EN HAMELÍN MI CASA SE LLENÓ DE RATONES
(O una merienda divertida)




Ingredientes:

1 rebanada de pan de molde.
2 lonchas de queso Emmental (por los agujeritos).
1 fresa por cada ratón.
Unas uvas (o almendras laminadas) para las orejas.
Unos discos de “regaliz del rojo” para los rabitos.
Los ojos se los puse con crispis de yogur, pero un trocito de galleta o nube dulce, creo que serviría igual.
La nariz es un peta-zeta de chocolate, pero una perlita de chocolate ¿por qué no? O un trocito de cereza, o ciruela…

Elaboración:

Colocamos las lonchas de queso encima del pan de molde (si quieres úntalo de mantequilla) y con ayuda de un cortapastas, hacemos nuestro queso.
Lavamos y secamos las fresas, les quitamos el rabito y le hacemos un agujero muy pequeño, donde colocaremos la cola. Con la punta de un cuchillo hacemos dos pequeñas incisiones para colocar las orejas  que serán dos rodajas de uvas o dos láminas de almendra,  los ojos y el morrito  se hacen  apretando un poco nuestros elementos decorativos (galleta, cereza, caramelo, lo que utilicemos)  y… “voici notre petite souris”




¡ES QUE NO DEJAN NADA!




No hay comentarios:

Publicar un comentario