domingo, 8 de julio de 2012

Ajoblanco en nido de jamón

Cuando llegan los calores del verano y sin calores también, en muchas cocinas se prepara gazpacho, en otras salmorejo y en algunas porra antequerana, y luego, cada cual le da su punto que si con vinagre o sin él, que si yo le pongo zumo de zanahoria que le va bien, que si mi prima lo hace con fresas, que si mi tía con sandía…De todo hay, cada casa tiene su gazpacho y cada gazpacho su casa, y por haber hasta hay quien no distingue el uno del otro o del de más allá. "Amos" a ilustrarnos: el gazpacho lleva pan, tomate, ajo, cebolla, pimiento, pepino, agua, sal, aceite de oliva y vinagre. El salmorejo lleva pan, tomate, ajo, agua, sal, aceite de oliva y vinagre y a la porra antequerana se le pone pan, tomate, ajo, pimiento, agua,sal, aceite de oliva y vinagre.
Con vistas a no liarnos, porque seguro que cada uno haríamos un gazpacho diferente, nosotros vamos a hacer ajoblanco, pero con nuestro toque personal:

AJOBLANCO EN UN NIDO DE JAMÓN


Tengo un secreto con el ajoblanco y os lo voy a contar: a finales de junio suelo recoger almendras con la cáscara verde, lo cual significa que están a punto de hacerse, pero sin acabar de haberse hecho yo digo que son "almendras de leche", las saco de la cáscara, las pelo (es muy fácil quitarles la piel) y luego las congelo. Ya tengo los almendrucos. Las utilizo para añadirlas a cualquier preparación que lleve almendra pues su sabor es mucho más intenso que el de la almendra ya "madura". Este sería "el truco del almendruco".

Ingredientes:(para 4 personas)

Ajoblanco: ( aprox. 1 litro,en esta receta utilizaremos la mitad, el resto para mañana)

125 grs de almendras crudas peladas ( y algunos almendrucos).
2 dientes de ajo (sin el germen).
200 grs de miga de pan del día anterior (yo utilizo molletes antequeranos que compro en Eroski).
750 ml de agua fresquita.
20 ml. de vinagre de manzana (o de vino blanco).
75 ml de aove.
sal c.s (opcional).
7 hojas de gelatina hidratadas.
1 vasito de agua caliente para disolver la gelatina.

Nidos de jamón:

6 ó 8 lonchas de jamón serrano ( muy poco salado)

Preparación:

Ajoblanco:


ajoblanco (sin la gelatina)

Trituramos las almendras y los ajos con la batidora o en la thermomix, le añadimos el pan, el agua, el vinagre y la sal (opcional) y volvemos a batir todo muy, muy bien. Añadimos el aove y mezclamos para que queden perfectamente integrados todos los ingredientes. Utilizamos la mitad de la preparación, el resto lo guardamos en el frigorífico (aguanta un par de días o tres).
Calentamos el agua y en ella disolvemos completamente la gelatina escurrida, añadimos esto a nuestro ajoblanco. Vertemos la preparación en una cubitera semiesférica y dejamos que se solidifique bien en el frigorífico, bien en el congelador (proceso más rápido).

Nidos de jamón: 

Necesitamos la ayuda de McGiver y dos vasos (sirven también dos boles pequeños) que puedan ir al microondas (cristal, plástico).
Forramos un vaso con una loncha de jamón (o un poquito más) y lo colocamos dentro de otro vaso un poquito más grande (para que no se deforme al cocinarse) y vamos con ellos al microondas durante 1:30 minutos a máxima potencia. Esperamos un par de minutos a que se enfríen para poder manipularlos. Hacemos lo mismo con los otros 3 nidos. (No quejarse que tampoco es para tanto y luego nos luciremos ante las visitas).



Presentación:
Colocamos el nido de jamón en un plato y en su interior ponemos unas bolitas de ajoblanco y decoramos con almendras laminadas y unas gotitas de aove.

Ajoblanco


Ajoblanco en el nido

2 comentarios:

  1. Hay una diseñadora de Nueva York llamada Erin Yang que se está haciendo muy popular y que crea desde "stop-motion" a tarjetas de invitación para bodas. Tiene un blog específico para platos de cocina donde figura un "Oil Olive Gelato" idéntico a tu copa de cocktail con ajoblanco. Pinchad aquí http://food-sketches.blogspot.com.es/search/label/NYC y comprobad como con tan poco se expresa tanto y seguir cocinando con elementos sencillos que saben tan rico (imagino). Igual que la vieja revista ácrata de la contracultura en la Transición, Ajoblanco, que albergó a gente como Quim Monzó pero también a Jiménez Losantos, a Racionero y Karmele Marchante hay muchas recetas para el Ajoblanco, pero ésta es la más creativa.

    ResponderEliminar
  2. Receta muy original. Yo todo lo que lleve jamón, me lo como casi sin pensar. Pienso que cuando la haga en mi casa utilizaré jamón ibérico, que es menos salado. Un saludo.

    ResponderEliminar