jueves, 19 de julio de 2012

Huevos de té chinos (Chà yédán)

Me estoy preparando. ¿Qué para qué? Pues, agárrate que te lo cuento: Para ser china, sí, china de la China, vamos del mismísimo centro de Pekín, nada de los alrededores; de esos de los que decimos: “uy, fulano trabaja como un chino” o “a mengano lo engañaron como a un chino”; lo primero me lo creo, ahora la segunda frase a mí como que no me encaja en la realidad en la que vivo. A estas alturas ¿alguien cree que a los chinos se les engaña?. Volviendo al principio, que se me va el hilo; y ¡cómo no! yo siempre empiezo a hacerme de otro país o de otra raza o de otro continente de la misma forma: comiendo lo que ellos comen y si no me gusta… pues ya no me hago de ese país, de esa raza o de ese continente. Así soy yo.
Con vistas a probar un poco de la gastronomía china (que va más allá del “rollito de primavera” y “arroz tres dolencias”):

HUEVOS DE TÉ CHINOS (CHÀYÉDÁN)
chaye= té  dan= huevo


Son un aperitivo barato y se puede comprar tanto en puestos callejeros como en tiendas. Son fáciles de hacer en casa y para conseguir el efecto “mármol” basta con craquelar el huevo cuando está poco cocido, lo divertido será ver cuál es el dibujo guardado bajo la cáscara. Se pueden tomar fríos o calientes.
Adquieren un sabor delicado y agradable de las especias y el té, os animo a hacerlos, os sorprenderán gratamente y seguro que también sorprendeis.

Ingredientes: (4 huevos)

4 huevos (medianos)
2c.c de azúcar.
3 anises estrellados.
1 rama de canela.
¼ vaso de salsa de soja
1 c.c de sal (yo no le puse, la soja ya es muy salada)
Jengibre fresco unas láminas (opcional)
Piel de naranja (opcional)
2 c.s de té negro (el té verde no sirve es demasiado astringente).
(Yo añadí: hierba luisa, semillas de cilantro, pimienta sichuan, pimienta de jamaica, nuez moscada y clavo).
Elaboración:
huevos: sin cocer, todo teñido, craquelado

Ponemos un cazo con agua (suficiente para cubrir los huevos como 3 cm por encima) a hervir. Lavamos los huevos y los metemos al agua cuando hierve, esperamos 5 minutos y los sacamos (estarán sin cocer todavía) los refrescamos en agua fría y con una cuchara le damos todo alrededor golpes secos a fin de craquelar la cáscara y que luego penetren los colores y los aromas. En el mismo agua de cocer los huevos echamos el resto de los ingredientes y la llevamos al fuego. Introducimos los huevos y dejamos que se cuezan a fuego lento de 1 a 3 horas (mayor sabor y color a más tiempo, yo no los tuve más de 40 minutos y no quedaron muy oscuros.Si es necesario añadiremos más agua, siempre deben estar cubiertos de líquido. A otro una vez cocido le quite la cáscara y lo metí unos 10 minutos a “infusionar” y se puso todito marrón rápidamente).Yo tenía como miedo a la hora de romper la cáscara y no quedaron muy marcados, creo que la próxima vez le daré más "duro", con menos miramiento.

Los he preparado con diferentes salsas y acompañamientos.

De codorniz con aliño de soja, aove, rosas y romero
con brócoli al vapor y fideos de soja

Tenía un poquito de salmón ahumado que piqué muy fino y al que añadí mantequilla y un poco de yema cocida (como los huevos cuecen mucho tiempo, la yema se oxida- por el azufre que contiene la yema- y le aparece ese color verdoso alrededor, yo eso se lo quité), con esta mezcla rellene el huevo y creo que fue un acierto de sabores.


huevos de té rellenos de mantequilla de salmón














¿SERÁ POR HUEVOS?....



2 comentarios:

  1. Como hoy va de huevos he venido a ver los tuyos. Es una buena idea la forma de colorearlos. El procedimiento nuestro ha sido diferente. Los huevos que tu ves en la huevera están vacios. Para protegerlos los forramos con tiras de papel pegadas con un angrudo de harina y agua. Una vez secos los pintas y sirven para decora. Vaya como si fueran de papael maché.
    Besos
    Blanca
    JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar