domingo, 5 de agosto de 2012

Fresas con sorpresa de atún con miel


Estoy bastante cabreada, que ¿por qué? Verás, he ido a visitar a mi prima (suele viajar mucho “al extranjero”), hacía dos meses que no nos veíamos (y creo que después de ésta pasará alguno más) como sé que le gustan los dulces pues,  haciendo caso de mi madre que siempre nos ha dicho que no hay que ir a los sitios con las manos vacías, le he preparado un bizcocho. No suelo poner mucho azúcar en las preparaciones y más si son para personas que tienen “problemas con el azúcar”. Todo iba bien hasta que ha probado el bizcocho, en lugar de agradecerme el habérselo llevado, me ha espetado: “Lo encuentro muy simple, no me sabe a nada, y eso que ya sabes que me gustan las cosas muy dulces”. Me he disculpado (todavía no sé por qué) y me he cabreado (sí sé por qué) en silencio. Cuando venía para casa me he acordado que la última vez que ella tuvo un detalle conmigo fue hace cinco años que, a pesar de tanto viaje, me obsequió con un bote de melocotón en almíbar  ¡¡ Viva la abundancia!! Y es que hay personas harto exigentes para con los demás tanto en lo divino como en lo humano, como es el caso de mi prima.
Con vistas a aliviar mí cabreo y esperando que tú disfrutes con la sencillez de la propuesta de hoy, me voy a la cocina:

FRESAS CON SORPRESA DE ATÚN CON MIEL


Ingredientes:

2 ó 3 fresas por persona (no muy grandes, “de bocado”).
1 lata de atún al natural (o en aceite).
Miel de romero (sirve otra).
Unas hojas de menta (opcional)

Elaboración:

Para esta receta necesitaremos a McGiver para dos cosas, una: para que nos deje su sacabolas pequeñito y dos: para que nos abra la lata de atún. Ya sé que tú eres muy hábil y lo haces sin ayuda, suerte que tienes, disfruta de esta habilidad y de todas las demás que tengas.
Vaciamos nuestras fresas y las ponemos boca abajo para que escurran. Mientras, retiramos el líquido de la lata y ponemos  el atún en un bol pequeño junto con la menta picadita y un par de cucharadas de café (c.c) de miel, mezclamos todo bien y con sumo cuidado rellenamos nuestras fresas.
Ya tenemos un fantástico, fresco y fragante aperitivo. 
Seguro que a ti también se te había ocurrido.



2 comentarios:

  1. Amiga, estas cosas te pasan por ser demasiado buena y detallista, pero para otra vez recuerda, vas con una lata de malakatones...

    Pero que te conste que las chicas de la "KDD·" te estamos esperando, a ti, a tu bolso y a tus dulces sorpresas... je je je Recuerdos de todas, te echamos de menos.

    ResponderEliminar
  2. el contraste del atun y las fresas es muy sabroso,la menta lr da un toque fantastico.es muy entretenido pero me encantan los tomates cherrys rellenos,practica con las cosas pequeñas no me falta.

    ResponderEliminar