miércoles, 15 de agosto de 2012

Caballa a la plancha con Chips de ajo


Tengo el recuerdo de que cuando iba a la escuela me explicaron el sistema circulatorio diciendo que había dos tipos de sangre: la mala (azul) y la buena (roja) y con estos mismos colores aparecía dicho sistema representado en las ilustraciones del libro de Ciencias Naturales. A partir de esta explicación empezaron a surgir las leyendas “rurales” (vivía en un pueblo): “que la azul es la mala y si se junta con la roja ya puedes darte por muerto”, “ que si alguien conoció a uno que se le juntaron las dos sangres y en horas… muerto” (cómo se llegaban a juntar las dos sangres nunca nos paramos a pensarlo, bastante preocupación era procurar que no lo hicieran  en uno mismo), “que los reyes  y los príncipes todos tienen la sangre azul” (o sea, toda de “la mala” y encima están vivos). Esto ha inspirado la receta de hoy, algo que todos dicen que es azul, pero que yo no lo veo así, no sé tú:

CABALLA A LA PLANCHA CON CHIPS DE AJO SOBRE LECHO DE CEBOLLA




Ingredientes (para 2 personas):

1 caballa de unos 500 grs.
2 cebollas tiernas cortadas en pluma.
1 diente de ajo.
3 c.s de aove.
Sal y pimienta.
Una ramita de romero (opcional)








Elaboración:

Le pedimos al pescadero que nos separe la caballa en dos lomos, si no lo queremos hacer nosotros (a mí me gusta hacerlo yo).
Para que nos queden los chips de ajo “a lo patatas de bolsa”, el secreto está en poner los ajos laminados en el aceite frío y que se hagan con fuego bajo. Una vez hechos los sacamos y reservamos. En este mismo aceite pochamos la cebolla  a fuego bajo, sin que llegue a dorarse mucho, para que no amargue. Retiramos la cebolla para el plato de servicio y en el aceite que queda (prácticamente nada y menos) subiendo la temperatura a  fuego alto haremos los filetes de callaba, primero por el lado que no tienen piel y luego por la parte de la piel, con un par de minutos por cada lado será suficiente (cuanto más se pase, más dura y correosa estará). Colocamos la  caballa encima de la cebolla, salpimentamos al gusto y le ponemos los chips de ajo, decoramos con una ramita de romero, que le dará un toque aromático nada despreciable. Podemos rociar con limón, allá cada cual, pero sin él tampoco está mal.

Sigo sin ver el azul.



1 comentario:

  1. me gusta,porque es rapido,para ese dia con poco tiempo para cocinar.

    ResponderEliminar