viernes, 14 de septiembre de 2012

Cachelos Bravos


Hay que promover el consumo de los productos españoles y sobre todo los del lugar donde cada uno de nosotros reside (los que  se llaman productos Km0), aunque no seamos oriundos de él y una de las mejores formas de hacerlo es con un guiño al buen humor. De todos modos, cuando se cuenta con buena materia prima (que no la de riesgo) esto es fácil de hacer como es el caso de las patacas en Galicia, todo un regalo de la tierra y un placer para el paladar. Hoy te propongo algo sencillo, fácil de preparar, algo picantito y muy, muy sabrosón, es mi versión de una tapa de O Curro da Parra de Santiago de C. Un lugar con cocina a la vista y recomendable 100%.

CACHELOS BRAVOS SOBRE ACEITE DE PEREJIL.



Ingredientes (para 4):

12 patatas pequeñitas (de Coristanco).

Para la salsa brava (receta de familia):

½ cebolla picada.
2 dientes de ajo.
½ pimiento verde.

½ pimiento rojo.
1 tomate picado.
1 c.c de pimentón de la vera.
1 trocito de pan duro (+/- lo de una rebanada).
Sal (opcional) c.s
1 guindilla seca.
Aove.
¼ vaso de vino blanco.
½ vaso de agua.
 Mayonesa casera.c.s




Elaboración:

Lavamos muy, muy bien las patatas, pues luego las comeremos con la piel y “to”. Cocemos las patatas en abundante agua con sal de15 a 20 minutos (depende del tamaño y de la cantidad, deben quedar enteras y bien cocidas). Cuando ya estén las retiramos del fuego, dejándolas en el agua.
Preparamos la salsa brava:
En un cazo echamos 3 c.s de aove y ahí doramos la cebolla y el ajo, poner sal es opcional, cuando estén dorados (pero sin pasarnos) añadimos los pimientos picados y cocinamos unos 10 minutos, a esto le añadimos  el pan en trocitos damos un par de vueltas y echamos el pimentón e inmediatamente, para que no se requeme, le ponemos el vino blanco y el tomate cocemos unos 10 minutos más y añadimos la guindilla y el agua, cocemos unos 5 minutos y trituramos esto (guindilla incluida) con la batidora (yo lo hago en el mismo cazo), si vemos que está muy espeso añadimos un poquito de agua hasta que tenga la textura que nos guste.
Retiramos las patatas del agua, las secamos y con ayuda de un vaciador pequeño le retiramos un poquito de la pulpa, ahí le pondremos un poquito de mayonesa y encima de ésta una manchita de salsa brava. Al lado pondremos un recipiente con más salsa brava caliente. Que cada uno tome la que sus papilas gustativas aguanten.


Nota: para que las patatitas queden más monas a la hora de presentarlas, las “barnizamos” con aove (esta vez "me se olvidó"). Se pueden presentar sobre “una línea” de aceite de perejil, por  ejemplo. 

1 comentario: