lunes, 1 de octubre de 2012

Meiga rellena de xenos, queso de arzúa y ciruelas


¡Qué susto me he llevado! Venga a buscar las gafas por todos los lados, por arriba, también por abajo y nada… Cosa de meigas  y es que eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas y hoy han estado jugando conmigo sino, ¿de que iba yo a estar buscando como loca las gafas si las tenía en la cabeza, a modo de diadema? Una vez encontradas y reubicadas las dichosas gafas  y ya como que más tranquila he ido al mercado y mira tú por dónde  que he visto un cartelito sobre un pescado que ponía: Meigas. No he podido por menos, san Pascual bailón estaba mandándome una nueva señal y esta vez era en forma de pescado. Dicho y hecho, como sé que a ti también te gusta el pescado, vamos a ello:

MEIGA RELLENA DE XENOS, QUESO DE ARZÚA Y CIRUELAS PASAS.
(Y también su espina)


Ingredientes (4 personas):

2 meigas grandes para compartir “a lo amigo”.
1 manojo de xenos.
2 c.s de aove.
6 ó 8 ciruelas pasas.
80 grs de queso de Arzúa.
Sal y pimienta (opcional).




Elaboración:

Un poquito laboriosa, pero no te desanimes, verás que no es difícil y sorprenderás.
Pedimos al pescadero que nos limpie por fuera el pescado, pero que no le retire “las barbas” y que por el agujero de las agallas saque la tripa de las meigas. (Esta operación normalmente la hago yo, y si esto lo hago yo tú también puedes, ya lo verás).
Cocemos los xenos en agua con sal y 2 c.s de aove, 20 minutos en la olla. Mientras se cuecen podemos hacer el resto del plato.
Hacemos un corte longitudinal en el centro del pescado y por ahí con cuidado, retiramos la espina central (cuestión de paciencia y un cuchillo bien afilado) cuanto más grande sea el pescado, más fácil será este proceso.
Una vez retirada la espina, límpiala todo lo que puedas y déjala en agua, que luego la utilizaremos.
Encendemos el horno a 180º calor arriba y abajo.
Salpimentamos por dentro el pescado y lo rellenamos con los xenos y encima el queso troceado y las ciruelas cortadas en trocitos (otras veces le pongo piñones, hoy no tenía), cerramos el pescado y lo colocamos sobre papel de hornear en la bandeja, junto a nuestra espina (que la habremos limpiado al máximo).

 Como los xenos ya están cocidos, el pescado en 12 ó 15 minutos estará y con él la espina que si quieres puedes comértela, está crujiente y sabrosa (en algún restaurante de 5 * la he visto yo comer).
Y te diré : 

Y decidió batirse en duelo con el mar

Y recorrer el mundo en su velero

y a su barco le llamó Libertad

El barquito de pasta filo lo he visto en carnets parisiens.  Se hace igual que uno de papel, con cuidado y mimo. La letra es de José Luis Perolas ¿ o era Perales?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada