domingo, 21 de octubre de 2012

Sopas de ajo


He estado 3 días con un constipado de grado 15 en la escala “de toses y mocos” y decidí curármelo “a lo noestoipanadie”. Coloqué en la puerta de la habitación un cartel que ponía U.C.I y como en una me instalé: botella de agua, jarabe para la tos, la caja del ibuprofeno (yo sin el ibuprofeno no soy nadie), calcetines en los pies, doble almohada y a modo de señuelo santero dos ramas de eucalipto (no alivian, pero no quedaba mal con tanta medicina algo natural) y así me he pasado dos días y otro medio. Sudando como un pollo, moqueando como un pavo y con la cabeza como el bombo más gordo de los Manumayá. Pero hoy por fin…he visto la luz, me he levantado (un poco dolorida, eso sí) pero he salido de mis aposentos. Estos días de reclusión forzada entre sueños y menos sueños me han venido a la cabeza recuerdos de las “sopas blancas” que nos hacía mi madre cuando estábamos malos y que no eran otra cosa que unas sopas de ajo sin pimentón y mira tú por dónde que me dispongo a prepararme unas para comer, pero con pimentón, así:

SOPAS DE AJO (pa resucitar a una muerto)


Ingredientes (para 2 personas):


60 grs de pan candeal migado.
2 dientes de ajo.
½ c.c de pimentón de la Vera.
½ c.c de sal gorda.
2 c.s de aove (o una cucharada de manteca).
400 ml de agua (si gusta más espesa un poco menos)



Elaboración:

Estas sopas son típicas de Zamora y León, no suelen estar “ilustradas” ni con huevo ni con jamón, ya que su origen es humilde (un plato de aprovechamiento y de pastores) y en tales circunstancias el jamón brillaba por su ausencia y el huevo era cosa de fiesta; pero tú puedes ponerle huevo y jamón si te gusta.
Ponemos a hervir el agua con la sal y mientras, en un mortero, machacamos los ajos y le añadimos el pimentón y el aove (o la manteca) cuando el agua hierve, con un cazo, tomamos una poca y la vertemos en el mortero encima del ajo, aceite y pimentón, removemos y añadimos esto a la cazuela, dejamos que vuelva a romper a hervir y volcamos sobre el pan migado(lo ideal sería tenerlo en una cazuela de barro de Pereruela), dejamos un minuto que se “empapen” bien y servimos.
Otra forma de hacer las sopas: Cuando vuelve a romper el hervor del agua, una vez que ya tiene el aceite, los ajos y el pimentón, echamos ahí el pan migado y dejamos que cueza un par o tres de minutos. Si le quieres poner huevo, ahora es el momento de cascarle un huevo encima y con el calor se pasará y te quedará escalfado.
Servir muy calientes.

gracias a esto, he curado el catarro.




2 comentarios:

  1. Qué viva esa sopita de ajo!!!!Si al final, los remedios de toda la vida son los que funcionan. Bueno vale, eso y medio paquete de Ibuprofeno..:D

    ResponderEliminar
  2. Deja el "Ibu" y date al sopicaldo bien caliente, enriquecido con una caceta de sala de tomate, no llega a ser ilustrado, pero recompone hasta el espiritu. Ponte las pilas que te esperamos en la KDD·

    ResponderEliminar