domingo, 11 de noviembre de 2012

Carpaccio de oreja


Te diré que estos días pasados que anduve de un lado para otro una de las paradas la hice por el Pirineo catalán y como había que reponer fuerzas pues, asesorados por unas personas de aquellos lares, hicimos parada y fonda en un restaurante cuyo nombre ya he olvidado pero del que recuerdo uno de los platos que probé y al que habiéndole hecho las oportunas modificaciones, eso sí,  sin salirme mucho del guión, hoy quiero preparar contigo. Es un entrante a lo  “pasa la lata” en toda regla pero con un resultado más que aceptable y que juega con las propias (no van a ser las ajenas) texturas del  ingrediente principal:

CARPACCIO DE OREJA O “NO ME CHILLES QUE NO ESTOY GORDO” 




Ingredientes (4 personas): 

100 grs de fiambre de oreja de cerdo cocida muy, muy fina (lo más fino que pueda  cortarla el charcutero).
Unas ramitas de perejil muy picadito.
1 c.c de crutomato (tomate liofilizado), sustituible por pimentón.
Unas alcaparras.
Aove.
Aceite aromatizada de trufa.


con aliño de aceite de trufa

Elaboración:

Cortamos en trocitos las lonchas del fiambre de oreja y las distribuimos en el plato. Espolvoreamos por encima el perejil picado y el crutomato y aromatizamos con el aceite de trufa.
Otra versión: añadimos unas alcaparras y sustituimos el aceite de trufa por un aceite de oliva virgen extra (o un poquitín de pesto, o un aceite de perejil, como tú veas).
Si aliñas con pimentón usa orégano, pimentón de La Vera y aove.
Como ves no es nada complicado y está muy bueno (siempre y cuando te guste la textura cartilaginosa y a la vez gelatinosa de la oreja), además por probar no se pierde nada y esto es barateiro.

con alcaparras y aceite de perejil
En el restaurante lo pusieron con perejil seco por encima.
Que me  acabo de acordar del nombre:  Restaurante La Mola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada