sábado, 1 de diciembre de 2012

Crema de puerros y sus raíces


“Callaros, que van a dar el tiempo” y allí aparecía Mariano Medina, con una vara muy larga (luego supe que se llamaba puntero, porque “apuntaba”) delante de un mapa de España cubierto de líneas curvas con triangulitos  y dos enormes letras mayúsculas, una para cada grupo de curvas la A y la B. No sé por qué pero siempre he pensado que esos grupos de líneas tenían los mismos colores que la circulación sanguínea de mis libros de ciencias: azul y rojo. Azul para las rayicas de la A y rojo para las de la B (que eran las malas) y para más inri venían del Atlántico. Pues hoy, no hace falta que nadie “de el tiempo”, hace frío, viento, llueve y yo estoy en la mismísima veira do mar Atlántico, así que otro día para preparar una sopita caliente que haga olvidar la borrasca y pensar en el anticiclón que aparecerá por las Azores en cualquier rato de estos:

CREMA DE PUERROS Y SUS RAÍCES DORADAS ACOMPAÑADOS DE YEMA



La idea de utilizar las raíces de puerro fritas se la he tomado prestada a J.M Arzak, hace años que se lo vi hacer, y he de reconocer que es un acierto pues se logra un sabor potente de puerro.

Ingredientes:

4 puerros (la parte blanca)
½ cebolla.
1 ajo.
1 patata.
Caldo de pollo.
2 c.s de aove.
1 c.s de mantequilla.
150 ml de nata para cocinar.
4 yemas de huevo crudas.
Sal
Pimienta blanca.
Nuez moscada.
Aceite de girasol para freír.
Opción de presentación:
aceite de perejil.
comino en polvo.  

Elaboración:

Para este plato es necesario que los puerros sean muy frescos y que sus raíces sean un poquito gruesas.
Limpiar bien los puerros y poner  en remojo las raíces de uno de ellos para que se  laven bien.
Picamos la cebolla, el ajo y el puerro.
En una cazuela calentamos el aceite con la mantequilla y añadimos el puerro, la cebolla y el ajo picados, salamos  y dejamos que se pochen a fuego suave unos 12 minutos.  Pasado este tiempo añadimos la patata troceada  le damos un par de vueltas y le ponemos la pimienta y un poquito de nuez moscada rallada, echamos la nata y caldo hasta cubrir las verduras. Que cueza todo unos 25 minutos, pasado este tiempo retiramos del fuego y trituramos con la batidora.
Ponemos el aceite de girasol a calentar (debe estar bien caliente para freír).Retiramos del agua  las raíces de los puerros, las secamos bien con papel de cocina  y las freímos.
Ponemos la crema muy caliente en un plato de servicio o en un bol, colocamos encima una yema (con el calor se “hará”) cruda y lo adornamos todo con las raíces del puerro fritas.
Nota: Si nuestros puerro no tienen una “buenas” raíces, podemos picar en juliana  un puerro y freírlo en aceite caliente para conseguir un crujiente de puerro.


2 comentarios:

  1. Las raices de los puerros, creo recoradar que Karlos Arguiñano, las hacía al ajillo, como las angulas.
    La crema tiene muy buena pinta, pero le falta luz a la foto... Es lo que tiene cocinar a veira do mar, las borrascas oscurecen las vistas... Biquiños.

    ResponderEliminar
  2. Aquí en Bogotá sería genial poder tomarse hoy esa crema, porque también hace un día frío y gris, después de una semana de locura de trabajo ... iremos a tomar una comida típica por ahí ... besos,

    ResponderEliminar