sábado, 19 de enero de 2013

Crema de Turrón con espuma de Chirimoya


Esto no sólo pasa en mi casa, me apostaría una cuchara de madera sin riesgo a perderla a que en tu casa ocurre lo mismo, acaban las fiestas de Navidad, pasa el mes de enero y a mediados de febrero vas y te das cuenta que hay o bien una barra de turrón o sólo un trozo envuelto en papel, para que no “pringue” más de lo debido dando vueltas de platito en platito desde hace un mes a lo poco y, surge la gran duda, lo miras, lo remiras y te preguntas ¿Qué hago con esto? ¿Lo tiro?, ¡qué pena, porque este, encima, es del  blando y del caro! El trocito que había en mi platillo, no era muy grande, pero tampoco excesivamente pequeño, tanto que pudiera tirar sin remordimientos así que  sin esperar a mediados de febrero y que lo que ahora es un trozo perfectamente definido pase a convertirse en una masa informe y aceitosa, esto es lo que he hecho:

Crema de Turrón (del blando) con espuma de Chirimoya.



Para esta preparación necesitamos el sifón, pero si no tienes puedes ponerle una nube de nata montada con un poquito de canela molida y… no es lo mismo, pero se le parece muchísimo. Otra opción es que montes la nata con azúcar y café en polvo (el de sobre, es que no quiero decir Nescafé…) que el café y la almendra “se quieren” y van muy bien juntos.

Ingredientes:

Crema de turrón:
250 ml de leche entera.
40 grs de azúcar.
2 yemas.
2 c.s ( 20 grs) de maicena.
85 grs de turrón de Jijona (el blando de toda la vida)
1 c.c de mantequilla.

Espuma de Chirimoya:
1 chirimoya hermosa (o dos no tan hermosas) y muy madura.
3 ó 4 gotas de zumo de limón.
1 c.s de azúcar.
250 ml de nata (35% m.g)
1 carga  de sifón.

Elaboración:

Crema de turrón:
Con ayuda de un tenedor desmenuzamos el turrón muy bien (quedarán trocitos de almendra, a mí me gusta que se noten, que no sea una crema completamente lisa) y reservamos.  En un cazo ponemos a calentar la leche (menos una poquita) con parte del azúcar y el turrón desmenuzado, damos vueltas para que no se pegue y se mezclen bien. Mientras, en otro bol mezclamos las yemas con la maicena y el resto de azúcar, le añadimos  la leche reservada y mezclamos muy bien para que no queden grumos.  Esta mezcla se incorpora a la del cazo y removemos hasta que espese (textura natilla ligera, al enfriar espesa un pelín más), sacamos del fuego y le incorporamos la mantequilla, mezclándola bien,  para que al enfriar no se endurezca la capa exterior.

Versión super rápida:
Poner todos los ingredientes menos la mantequilla en el vaso de la batidora y batir hasta que todos estén ligados, poner a fuego medio, sin dejar de remover hasta que espese.  Al sacar del fuego añadir la mantequilla y remover bien, para evitar que se seque. Aquí no se notarán los trocitos de almendra.


Espuma de Chirimoya:
 Quitamos todas las semillas de la Chirimoya y a la pulpa, para que no se oscurezca le ponemos unas gotas de zumo de limón, y una cuchadada de azúcar.  Con esto hacemos un puré muy, muy fino (con la batidora) que pasamos por un colador (si nos queda algún grumito se tapona el sifón). Ponemos la chirimoya y la nata dentro del sifón, cerramos le colocamos la carga y lo guardamos en el frigorífico en posición horizontal (esto es very important) hasta su uso.

Presentación:
En unos vasitos de yogur ponemos la crema y coronamos con la espuma.


Nota: Puedes probar con otras espumas, las que tu prefieras, pero elige sabores  a lo amor, “que se quieran” aunque a veces sean opuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario