lunes, 21 de enero de 2013

Pan de Queso Brasileiro o Bolinhos de Queijo


La primera vez que entré en un Rodicio, hace unos quince  o más de años, me impresionó cómo nos servían no sé cuantas clases  (más que clases eran distintos cortes) de carne ensartadas en unas espadas que ¡ríete tu de la Excalibur! y  la precisión y agilidad con la que el camarero las cortaba con otra de dimensiones y filo tal que la de Kill byll segunda parte. Era una extraña mezcla de fascinación y miedo, pues temía que un mal paso pudiera acabar cortándome el pelo ¡como poco!, la respiración ya me la había cortado a la entrada. No estaba yo acostumbrada a ver semejantes samuráis como mozos de comedor, y digo lo de samuráis porque los camareros en cuestión lucían una vestimenta más acorde con una postal a lo: yo estuve aquí que con el servicio que realizaban. Estaba sentada de espaldas a la zona por donde venían a servirnos, he de decir que la comida estuvo muy bien y, entre susto y susto cada vez que aparecía el camarero con semejantes armas a ofrecer más comida, probé cosas riquísimas, entre otras una que de vez en cuando preparo como aperitivo o entrante  y he decido contarte cómo, para que  te animes a hacerla, pues sus ingredientes son sencillos y es fácil de preparar, de las que son 100% de salir bien:

PAN DE QUESO BRASILEIRO O BOLINHOS DE QUEIJO



Esta receta es típica del Estado de Minas Gerais (sureste de Brasil) aunque ahora es popular en todo el país y conocida en el mundo entero.

Ingrediente(para unos 15 bolinhos):

125 grs de polvilho doce.
100ml de leche entera.
25 ml de aceite de girasol.
1 huevo mediano.
50 grs de queso rallado parmesano (o manchego).
Sal




Elaboración:
La preparación es la misma que cuando hacemos masa choux y el resultado final similar a  unos buñuelos suaves.
 Ponemos a hervir la leche, el aceite y la sal. Cuando hierve le añadimos de golpe el polvilho y removemos, que se mezcle bien. Separamos del fuego, seguimos removiendo y cuando está un poco frío le añadimos el huevo mezclando hasta que se integre totalmente y ahora le añadimos el queso rallado y lo removemos bien, bien.
Encendemos el horno a 180º y mientras se va calentando vamos formando bolas como del tamaño de una albóndiga (las puedes hacer más grandes, como tu lo veas) a las que le damos forma con las manos.
Metemos al horno y en unos 12 minutos estarán nuestros bolinhos listos. Ya sabes, a mayor tamaño más tiempo de horno. Cuida que estén doraditos y no quemaditos.


Nota: La próxima vez le voy a poner un poquito de oregano y bacon (o jamón de yon),  pero sólo un poquito, creo que le puede ir bien.


Re- nota: El polvilho es almidón de mandioca, lo hay doce y azedo. Aquí se usa el doce. Es muy barato y lo podemos encontrar en tiendas de productos sudamericanos. Recientemente he visto en el Corte Inglés(al menos en el de Coruña) que tienen unas cajitas con la preparación ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada