jueves, 7 de febrero de 2013

Raxo y Ñoquis caramelizados con un toque de menta


Estamos a mitad del invierno y mi calle ya se ha cobrado dos  de mis paraguas, uno era azul celeste, vale que era muy barato, pero era la tercera vez que lo sacaba de casa y lo abría. Salí con él en perfecto estado y a los diez minutos se voló todo, me quede sólo con la empuñadura y un trozo de metal, me sentí como  Mary Poppins, pero  en caída libre. El de hoy era más bonito, con un estampado de Monet, de damas con sombrillas en días de lluvia, muy en sintonía con su utilidad; esta mañana he salido, he hecho un par de recados bajo tan decorada protección  y en el camino de regreso, justo en el último contenedor que hay antes de llegar al portal de casa, pues ahí ha acabado sus día, sin dos varillas y con el estampado hecho unos zorros, ni Monet, ni Manet ni el mismísimo Miguel Angel, Capilla Sixtina incluída, aguantan semejantes  aires y vientos. Es lo que tiene vivir frente al noroeste, por donde entran todas las borrascas en este país. Esta es mi calle que, como dice mi vecina: “Desde que vine a vivir a aquí no he vuelto a estar peinada”. Con el disgusto que tengo ante la pérdida de  tan útiles utensilios para días de lluvia, pocas son las ganas que me quedan de cocinar, así que hoy vamos a hacernos un pasa la lata, rápido, sencillo y sabroso que nos levante el ánimo mientras esperamos que pase el temporal:

                RAXO Y ÑOQUIS CARAMELIZADOS CON UN TOQUE DE MENTA 



Ingredientes (2 personas):

250 grs de jamón de cerdo fresco (o lomo fresco)
225 grs de ñoquis de patata (sección pasta fresca del super)
2 c.s de azúcar.
1 c.s de aove
Agua salada para hervir los ñoquis.
Sal y pimienta.
Hojas de menta picadas.


Elaboración:

Picamos el jamón de cerdo en trocitos pequeños y los salpimentamos.
Ponemos el agua a hervir y cuando rompe el hervor añadimos los ñoquis. Los dejamos cocer 2 minutos (es el tiempo recomendado en la bolsa). Mientras, en una sartén ponemos a calentar el aceite y doramos la carne a fuego vivo por todos los lados un par de minutos (más tiempo si nos gusta más pasada, pero es mejor que quede “jugosita”).


Le añadimos el azúcar a la sartén y esperamos que se caramelice junto con la carne, aquí añadimos nuestros ñoquis escurridos para que se impregnen del sabor del caramelo (en dos minutos estarán).
Servimos en el plato y picamos unas hojas de menta por encima. 

 contraste de sabores dulce, salado y  la nota  fresca de la menta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada