viernes, 22 de febrero de 2013

Tarta de Queso de Cebreiro con lágrimas de Godello


La receta de hoy es una deuda contraída con una amiga que, hace tiempo, me había pedido que algún día  preparara algo con Queixo do Cebreiro  (queso de Cebreiro), hoy le ha llegado la hora, al postre,  no a mi amiga. He de reconocer que a este plato solo le  falta el gaiteiro  de fondo tocando unos airiños da terra, porque he maridado en una misma preparación el queso  de Cebreiro con  el vino de Godello y la miel de los bosques gallegos. Ahora que lo leo no he maridado, que he contado mal y me sobra uno de los ingredientes, y como que no queda muy bien  si decimos  que hemos hecho un trío con queso, vino y miel.  Bueno, pues como no  le voy a quitar ninguno, tendré que pensar en añadirle otro u otro más. Vamos a buscar algo por la despensa y luego prepararemos:

TARTA DE QUESO DE CEBREIRO CON LÁGRIMAS DE GODELLO
(Torta de queixo do Cebreiro con bágoas de Godello)


Ingredientes (6 raciones):

300 grs de Queixo do Cebreiro (D.O.P).
200 grs de nata 35% m.g
3 c.s de Mel da Anta.
250 ml de vino blanco Godello A Coroa.
3 c.s de azúcar.
½ vaso de leche
2 hojas de gelatina ­­­+ 1 hoja de gelatina.
2 tortas finas de hojaldre (en la sección  de galletas del super)


Elaboración:

Montamos la nata (sin azúcar) y reservamos. Trituramos con la batidora el queso y le añadimos la miel, lo integramos bien e incorporamos la nata con movimientos envolventes.
Rehidratamos 2 hojas de gelatina durante 5 minutos en agua fría, calentamos la leche un poquito y le añadimos la gelatina bien escurrida, removemos para que se disuelva completamente y añadimos esto a la mezcla de queso, nata y miel. Reservamos la preparación mientra hacemos la gelée de Godello (nuestras lágrimas).

Gelée de Godello:
Ponemos en un cazo el vino y el azúcar y llevamos al fuego, dejamos que se reduzca (hasta la mitad, más o menos). Rehidratamos la otra hoja de gelatina y fuera del fuego se la añadimos al vino reducido, removemos bien y dejamos que se enfríe.
Nota: quería una gelée muy ligera por eso sólo he utilizado 1 hoja de gelatina,  si te gusta una textura más dura añade otra hoja más de gelatina. Hay quien le pone zumo de limón (ayuda a la gelificación), pero creo que aquí no va al tratarse de un vino con carácter frutal y el efecto gelificador lo conseguimos con la reducción y la gelatina.



Colocamos una base de hojaldre y sobre ella la mitad de la preparación de queso, cubrimos con otra base y encima rematamos con el resto de la mezcla. Dejamos que se solidifique unas 3 horas en el frigorífico.
Cubrimos nuestra tarta con la gelée de Godello. Así, como si los angelitos hubiesen llorado por no poder probar este delicioso bocado, dejamos unas lágrimas derramadas por el plato.


Nota:
Las tortitas de hojaldre suelen medir entorno a los 15 - 16 cm de diámetro, si tienes un molde de esta medida genial, sino es así, te tocará improvisar uno, yo  lo hice así: corté un acetato de la medida y un poco más  del contorno de la tortita y lo cerré con celo, luego sólo tuve que retirarlo con cuidado.



El queso más parecido al de Cebreiro puede ser un mascarpone (en cuanto a sabor, no a textura y he dicho parecido, personalmente donde este el de Cebreiro…).

6 comentarios:

  1. yo es que todo lo que tenga queso me encanta..

    ResponderEliminar
  2. Madre mía que pintaza. Se me hce la boca agua.

    ResponderEliminar
  3. No dudes en probar, aun bajo el inminente riesgo de la adicción. Un saludo Victor.

    ResponderEliminar