miércoles, 6 de marzo de 2013

Peras en Hojaldre con Queso Azul, Cecina y Rúcula


Conozco a una persona que dice que huye de los sitios donde destacan lo de “comida casera” y añade  que  cuando sale a comer lo último que se le ocurriría es comer como en casa. Y bien pensado, no anda desencaminado porque ya que sales… Tampoco para en los sitios donde hay camiones porque eso de que "donde hay muchos camiones aparcados es que se come bien" pues como que no, que en Arzak se come ¡ cómo se come! y nunca vio ningún camión aparcado. Al final, va a tener razón.  Es como los anuncios de casas rurales o pequeños hotelitos que rezan: “Trato familiar” Qué quiere decir? Qué cada vez que entre o salga una señora que no conozco de nada me va a plantar dos besos en las mejillas como si fuera mi tía? Qué una vez  haya comido me tocará recoger la mesa y fregar? Así, a lo familiar. Porque digo yo que, cuando vas de vacaciones lo que buscas es precisamente todo lo contrario a un trato familiar, ´pa eso no me ando yo desplazando ni haciendo maletas. Lo mismo que cuando sales a comer no vas y te pides dos huevos con patatas fritas, que eso ya lo haces tú con los ojos cerrados y sin abrir la puerta de la cocina. Noooo!! vas y te pides algo diferente, algo que por lo menos lleve un ingrediente que desconoces o una combinación de tres  ingredientes que no se te habría ocurrido juntar ni aunque fueran los únicos que hubiera en tu frigorífico en pequeñas cantidades y tú muertico de hambre… Para eso se sale a comer fuera, para eso y para luego hacerlo tu en casa y que el resultado sea… algo nuevo, diferente,  e irrepetible porque nunca, nunca más, lo volverás a intentar (ya has tenido suficiente con quedarte esta vez sin cenar), para que esto no ocurra te propongo algo muy atractivo a la vista y al paladar y que seguro repetirás en más de dos ocasiones:

PERAS EN HOJALDRE CON QUESO AZUL, CECINA Y RÚCULA.


Ingredientes (4 personas):


2 peras conferencia grandes.
1 masa de hojaldre refrigerada.
Queso azul (o Gorgonzola, al gusto)
8 lonchas finas de cecina de León.
aove
Un poquito de leche (para pintar el hojaldre)

(opcional: nueces y miel)


Elaboración:

Pelamos las peras, las cortamos a la mitad longitudinalmente y les retiramos el corazón.
Cortamos el hojaldre un poco más grande que el tamaño de la pera y con él la forramos. Una vez forradas las cuatro peras picamos la masa con un palillo (o un tenedor). 
Ponemos papel de hornear en la bandeja.
Encendemos el horno a 180º
 Colocamos en la bandeja  las peras, boca abajo, con la masa hacia afuera. Pintamos el hojaldre con leche y metemos a cocer durante 20 minutos.

Sacamos, le damos la vuelta y las rellenamos  enseguida con una capa de queso azul, encima don lonchas finas de cecina de León y unas hojas de rúcula. Regamos con un hilo de aove.

Boca arriba






Boca aba
Sugerencias: Unas nueces le van genial, así como un poquito de miel.

Una boca arriba y la otra igual pero... boca abajo.

Nota: Le hice hojas, pero sencillas (tenían que haber sido con 2 capas de masa) y se quemaron más de la cuenta, así que las retiré. Quedan más chulas con hojas pero ponle dos capas de masa.

Esta es una versión salada, la dulce…Pues con  helado de vainilla y  chocolate caliente.


2 comentarios:

  1. Me temo que tu cuando sales a comer fuera, lo has de tiener complicado para encontrar algo diferente a lo que sale de tu cocina, la “comida casera” para ti creo es otra cuestión... La receta de hoy tentadora total, y no digamos la versón dulce...uuufff.

    ResponderEliminar
  2. Mi opinión es que sucumbas a la tentación. Pecarás o repetirás...

    ResponderEliminar