viernes, 19 de abril de 2013

Adivina, Adivinanza...


Hoy te propongo una adivinanza, primero la lees  e intentas adivinarla con tus propias armas (intuición,  imaginación, recuerdo, memoria y… hasta olvido, para olvidarte que eres un adulto y estás  intentando adivinar una adivinanza.)  El premio es que así sabrás de lo que va la receta de hoy antes de leerla.  No he querido poner el nombre  en la entrada porque si no, no habría nada que adivinar y este pequeño  juego ya no lo sería. Es fácil y seguro que sólo tienes que utilizar una de las armas. Vamos a ello: “Alto, altanero, gran caballero, gorro de grana, capa dorada y espuelas de acero. Quién es?”  Te diré que jugar a las adivinanzas con niños o con abuelos es un pasatiempo divertido, como también lo es inventarte tus propias adivinanzas. No se necesita ningún aparato especial ni espacial, tampoco electricidad o batería de litio, sólo tiempo, tiempo para compartir y para disfrutar. Y también tiene su valor terapéutico pues ayuda a seguir ejercitando la memoria. Bueno dicho todo esto paso a mostrarte mi propuesta de hoy:



La respuesta a la adivinanza es: Gallo. Yo no puede conseguir las crestas de gallo y me he tenido que conformar con las de pollo, pero el plato salió casi, casi igual de rico…



CRESTAS ENMOLADAS Y... TAMBIÉN GUISADAS

CRESTAS DE GALLO ENMOLADAS



Ingredientes (4 / 6 personas):

24 crestas de gallo ya cocidas.
½ botecito de Mole rojo.
2 pastillas de chocolate negro (6 de las pastillitas de fundir).
75 ml de nata para cocinar.
1 bolsa de tortillas para tacos (de maíz o de trigo).
Aceite de girasol para freír.
Unas almendras para adornar.

Preparación:
Para no alargarnos con el tiempo de cocción vamos a recurrir a la olla a presión. Ponemos a cocer las crestas en  abundante agua con sal, unas bolitas de pimienta y 2 hojas de laurel en la olla (podemos añadir ½ cebolla). Cuando empieza a soltar el vapor contamos 20 minutos. Apagamos el fuego y dejamos enfriar para poder destapar.
Escurrimos las crestas y las reservamos.



Preparamos el mole como indica en el bote, pero le añadimos las dos pastillas de chocolate negro y la nata. Mientras se va haciendo y calentando cortamos las tortillas en triángulos y las freímos en aceite de girasol bien caliente, las escurrimos sobre papel de cocina.
Ponemos las crestas  dentro del mole para que se calientes bien.
Presentamos nuestras crestas enmoladas sobre las tortillas fritas.

CRESTAS DE GALLO GUISADAS



Ingredientes (4 / 6 personas):

24 crestas de gallo.
1 cebolla.
2 hojas de laurel.
1 zanahoria  pequeña picada.
1 tomate blando troceado.
1 pimiento rojo (½ si es muy grande).
2 dientes de ajo.
1 guindilla (opcional)
½ c.c de cominos tostados.
½ c.c de pimentón de La Vera.
Unas hojas de perejil.
½ vaso de vino blanco seco.
½ vaso del agua de cocción de las crestas.

Elaboración:

Cocemos las crestas en en la olla  como hemos hecho para la receta anterior.
Escurrimos las crestas y las reservamos.
Picamos la cebolla y la ponemos a pochar junto con 1 diente de ajo, la zanahoria y el pimiento rojo. Que se vaya pochando.
 En el mortero machacamos el otro ajo con el perejil y los cominos y añadimos aquí el vino blanco. Reservamos.
Ponemos las crestas escurridas en la cebolla, le damos dos vueltas le echamos la guindilla y las hojas de laurel, removemos y le añadimos el pimentón, removemos rápidamente para que no se requeme el pimentón (amargaría) añadimos el tomate troceado y enseguida vertemos el contenido del mortero. Le ponemos la mitad del agua  y dejamos que cueza unos 15 minutos, si vemos que es necesario le añadimos un poco más de agua. No debe quedar muy caldoso, por eso lo de ir añadiendo el agua poco a poco.
 
Un guiso al que hace referencia  Leonardo Da Vinci.


Nota: En Zamora es frecuente encontrar las crestas en los mercados y pollerías, aunque no tanto las de gallo como las de pollo.

3 comentarios:

  1. Qué de recuerdos, estas dos recetas... casi me había olvidado de las crestas de gallo (...gran caballero...) Ha sido como quitarse... bueno, muchos años de encima. Y tiene una pinta de lo más suculenta las dos formas de prepararlas.

    ResponderEliminar
  2. Una receta excelente,y como dices en zamaro se suelen encontrar las de pollo que tambien son muy ricas

    ana belen de http://entrepucherosypruebas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Creo que se nos están olvidando muchas cosas por el camino, recursos económicos, sanos y sabrosos...gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar