lunes, 15 de abril de 2013

Carpaccio de Mango y Pulpo con Espuma de Patata y Aloe Vera


Hablando en términos generales, creo que a las personas las podríamos dividir en dos grupos: las que siempre encuentran cosas y las que nunca encontramos nada. Las primeras encuentran cosas porque siempre van mirando para abajo, el segundo grupo lo formamos los que miramos siempre para arriba, para las nubes y probablemente aquí lo único que se encuentra es fantasía.  En Galicia se celebro hace unos meses un congreso de observadores de nubes, lo he sabido “a nube pasada” y me parece algo muy interesante, sobre todo ahora en primavera que los cielos cambian más que en otras estaciones. Una de mis aficiones de pequeña (pertenezco a la generación que nunca se aburría aunque a penas tenia juguetes) era mirar las nubes, buscarles formas, ver como se iban difuminando sus caprichosos dibujos. Sigo haciéndolo, aunque ni con la misma mirada ni con la misma frecuencia, ni dedicándole el mismo tiempo. La gente que mira las nubes  suele tener mala prensa, como si perdieran el tiempo, pero realmente es cuando se te ocurren cosas, cuando pierdes el tiempo, porque  para ganar el tiempo primero hay que perderlo. Esta primavera está siendo (de momento) un poco gris y la forma de las nubes apenas cambia aunque sí se mueven,  he pensado regalarle algo de luz con esta flor/sol que es:

CARPACCIO DE MANGO Y PULPO 
CON ESPUMA DE PATATA Y ALOE VERA



McGiver nos va a dejar su mandolina y algún cortapastas (a mí me dejó 3 con  la misma forma de hoja en  diferentes tamaños)

Ingredientes ( 4 personas):

1 mango al punto.
1 ó 2 rabos de pulpo cocidos.
1 patata grande cocida.
200 ml de nata líquida.
20 + 5 grs de Aloe vera deshidratado.
½  vaso de agua mineral para rehidratar el aloe (sirve la del grifo si es de buena calidad)
1 clara batida a punto de nieve fuerte (con una pizca de sal y 2 gotas de limón).
Zumo de 1 limón.
 Aove.
Unas hojas de menta.

Preparación:

En el vaso de agua ponemos a rehidratar  5 grs de  aloe vera (aceleramos el proceso si calentamos un poco
el agua en el microondas).
Ponemos a cocer la patata pelada y troceada (nos llevará menos tiempo) en agua con una pizca de sal. Cuando ya está cocida la escurrimos y reservamos.
*Versión microondas: Sin pelar, lavamos y picamos bien toda la superficie de la patata con un palillo y la cocemos 3 minutos en el micro, dejamos que se enfríe y la pelamos.
Cortamos el pulpo lo más fino filipino que podamos “a lo Bulli” (con una pata damos de comer a una boda) casi transparente, pero procurando no romperlo y lo vamos poniendo  el zumo de limón, lo dejamos marinando.
En un cazo pequeño ponemos la nata a fuego muy bajo y ahí echamos  los 20 grs de  aloe vera y lo dejamos a fuego muy bajo unos 15 minutos para que se infusione bien, bien.
Retiramos del fuego el aloe y la nata y aquí mismo metemos la patata, cuando todavía está caliente la infusión.  Esto lo trituramos con la batidora (notaremos que queda una textura  como gelatinosa, esto es por el aloe pero nos vendrá bien para mantener la  decoración que hagamos con esta preparación). Montamos la clara a punto de nieve fuerte y con movimientos envolventes se lo añadimos al puré de patata y aloe.
El aloe rehidratado lo picamos en cubos pequeños, quedan transparentes.
Pelamos y cortamos el mango en láminas finas con la mandolina, luego estas láminas las “troquelamos” con los cortapastas (de alguna te saldrán 2 ó 3 hojas, calcula). Los recortes ni se te escurra tirarlos, que podemos picarlos en un yogur o en un helado o… así, sin más.


Montamos nuestro plato:
Montamos el plato: Dejamos un hueco en el centro y alrededor vamos colocando los pétalos, primero los más grandes, que pincelamos un poquito  con aove, encima ponemos el pulpo y también lo pintamos con el aove, la capa de pétalos de mango medianos, otra de pulpo y rematamos con los pétalos pequeños. Cada flor lleva: 6 hojas grandes, 6 medianas y 6 pequeñas. Y de pulpo 12 láminas (si son muy pequeñas  ponemos 2 en cada pétalo).  
En el hueco del centro con ayuda de la manga pastelera (o de dos cucharas) depositamos un montoncito de la crema de aloe y unos cubitos de aloe rehidratado alrededor.


Puedes hacer una sola flor más grande, para compartir.

5 comentarios:

  1. Original y con una presentación muiy bonita...

    ResponderEliminar
  2. Guauuuu, menuda presentación.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. te has superado,viva la primavera,
    Es sencillo y con una presentaciòn explendida.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito este plato, el aloe no se me hubiese ocurrido usarlo asi, me encanta, parece una fror,me quedo, un baso de cuina la peladilla.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que presentación más bonita y la receta un lujo, pero que bien cocinas, no me canso de mirar tus recetas y mira que llevo aquí ya un rato, pero las vistas son precisas, totalmente de acuerdo tu cocina tiene unas maravillosas vistas y una imaginación inigualable, chapo besiños

    ResponderEliminar