martes, 23 de abril de 2013

Choupa y Quinua


2013 ha sido proclamado el año internacional  de la quinua. No sé si por la FAO, La ONU, La OTAN o la OTI, pero este es oficialmente el año de un grano pequeño,  muy pequeño,  pero capaz de erradicar el hambre, la desnutrición y la pobreza del mundo a poco que lo cuidemos. Es el único vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas para la vida y aún por encima, no contiene gluten. Es capaz de crecer en condiciones muy duras y soportar temperaturas desde los -8ºC hasta los 38ºC, además de que podemos sembrarlo desde el nivel del mar hasta los 4.000 m de altura y es resistente a la sequía y a los suelos pobres. Es un grano que me cautivó desde el mismo momento que lo probé. Se adapta a dulce y salado, combina con carnes, pescados, verduras… Vamos que no te lo puedo “vender” más. Hoy he decidido preparar la quinua con verduritas y esconderla y mira lo que he hecho:

LA CHOUPA  QUE SE COMIÓ LA QUINUA.


La Choupa (jibia, pota)  es un cefalópodo marino semejante al calamar, pero de calidad inferior y, no solo la calidad, el precio también es muy inferior, cosa que es muy positiva.Y a mi parecer, tiene más marcado el sabor a mar que el calamar. Según mi pescadero (al que para ilustrarme sobre los peces y pescados y cómo tratarlos tengo muy en cuenta y sigo sus consejos), al ser algo más dura que el calamar conviene hacer lo que con todos los cefalópodos (p.e el pulpo) que no es otra cosa que limpiar y congelar un mínimo de 24 horas y luego… guisar al gusto de cada uno y cada cual. En este caso dejamos los cuerpos de las choupas limpios pero enteros (los vamos a rellenar) y los tentáculo también limpios y enteros.

Ingredientes (para 4 personas):

Dos  choupas grandes (500/ 600 grs cada una).
80 grs de quinoa (una taza mediana)
El doble de agua o caldo que de quinoa (2 tazas).
2c.s de puerro muy, muy picado.
½ cebolleta muy picada.
1 diente de ajo picado.
2 c.s de calabacín picadito.
1 c.s de pimiento verde muy picado.
1 c.s de pimiento rojo muy picado.
½ zanahoria picadita.
Unas algas rehidratadas (he utilizado Wakame, pero otras irían igual de bien)
Un poquito de tomillo.
Pizca de jengibre molido (opcional)
Sal y pimienta.
3 c.s de aove.
Para la olla:
3 c.s de aove
½ cebolla en dos trozos.
1 diente de ajo entero.
2 hojas de laurel.
6 granos de pimienta.
½ vaso de vino blanco seco.
1 vaso de agua (escaso).
Una pizca de sal ahumada por el plato (hará que suba un ligero aroma que evoca los pescados ahumados)

Elaboración:

Lavamos y picamos todas las verduras muy chiquititas, pues van a acompañar a la quinua que es muy pequeña y si no… pues queda un poco basto el plato y nosotros somos fisnos.
Lavamos la quinua y la escurrimos.
Ponemos 3 cucharadas de aove en la cazuela y echamos la cebolla, el puerro y el ajo, cuando está esto pochadito (no quemado), tardará unos 7 minutos le añadimos el pimiento rojo y el verde, dejamos un par de minutos o tres y le añadimos la zanahoria, el calabacín y las algas picadas, dejamos que se hagan unos 5 minutos a fuego bajo, lo sazonamos y le ponemos el tomillo y el jengibre.
Incorporamos la quinua le damos un par de vueltas y le añadimos el agua, dejamos que cueza hasta que absorba todo el líquido (en 15 ó 20 minutos estará). Apagamos el fuego y reservamos.
Nuestras choupas ya estarán limpias y perfectamente descongeladas, con ayuda de una cuchara vamos rellenando el cuerpo de la choupa con la quinua, que quede bien apretadito y cerramos “el bicho” con ayuda de un palillo. Lo mismo con la otra. Nos sobrará quinua, no pasa nada porque la pondremos a un ladito del plato.

En la olla a presión ponemos 3 cucharadas de aove y echamos la cebolla y el ajo entero, cuando estén dorados añadimos el laurel y las bolitas de  pimienta e introducimos las choupas rellenas y los tentáculos, para que se doren un pizquito por fuera. Le damos dos vueltas y vertemos el vino que dejamos  evaporar durante 3 minutos, momento en el cual añadimos el agua. Cerramos la olla y cuando empieza  a echar vapor dejamos que pasen 10 minutos y ya tendremos nuestro fantástico MAR Y MONTAÑA.


Un plato económico y lleno de sabor, con los matices del tomillo para el toque montañés y el de las algas para el toque marino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada