lunes, 6 de mayo de 2013

Tortilla del Peregrino y Tortilla de Espárragos Silvestres


He pasado unos días por tierras castellanas, a lo Cid Campeador pero sin luchar contra ningún moro ni cristiano, campo y más campo que por cierto está precioso, con tanta agua da gustito ver lo verde que es mi Castilla (aunque esto dure sólo hasta la época de las cosechas, en nada todo será amarillo). He aprovechado un ratito para acercarme hasta un monte donde sé que crecen espárragos silvestres, cierto que ya  su apogeo casi ha pasado, pero todavía quedaba alguno, sólo es cuestión de paciencia y saber  encontrarlos.  A los que ya habéis contado con el lujo de saborear unos espárragos silvestres…Qué os puedo decir de su sabor???   Que la tierra produzca milagros como este es lo que hace que el Papa  de Roma bese el suelo y los demás… deberíamos imitarle. Desde aquí  te animo a que siempre que puedas salgas al campo y seguro… que algo maravilloso encuentras con lo que elaborar algún plato o comer así, tal cual te lo ofrece la naturaleza. Eso sí, no dudo que lo vas a hacer con respeto, cuidado y cariño por el campo y todo lo que en él habita.  Ahora te voy a mostrar la tortilla que me llevé al campo y la que me hice luego con lo que  del monte recogí:

TORTILLA DEL PEREGRINO (2 versiones)

  
Versión  del buen peregrino:

Ingredientes:

1 rabo de pulpo cocido.
2 patatas.
2 cebolletas tiernas.
3 huevos.
Aove suficiente.
Sal.

Preparación:

Picamos las cebolletas en pluma.
En un poquito de aove, pochamos las cebolletas hasta que estén muy  blandas y casi caramelizadas. Mientras  se hace la cebolla, vamos pelando y picando muy finamente, en rodajas las patatas (mejor con la mandolina).
Sacamos la cebolla y la reservamos.
Ponemos a freír las patatas en abundante aceite caliente, a fuego bajo, que se confiten, y mientras se hacen las patatas podemos ir cortando la pata de pulpo  en rodajas muy finas. Reservamos el pulpo cortado.
Batimos los huevos y los salamos.
Sacamos la patata del aceite, escurriéndola lo máximo posible.
A los huevos batidos le añadimos la cebolla, la patata y el pulpo, procurando mezclar e integrar los ingredientes con delicadeza.
En una sartén antiadherente echamos 2 cucharada soperas de aceite (sirve la de las patatas) y cuando esté bien caliente vertemos el preparado de la tortilla. 2 minutos, damos la vuelta otros 2 minutos y estará nuestra tortilla. Queda cremosa. Si te gusta más pasada sólo tienes que dejarla unos minutos más, con el fuego un poco más bajo para que no se te queme.

Versión  del peregrino menos bueno (a lo falsarius)

Ingredientes:

1 latita de cebolla caramelizada.
2 latas de pulpo en aceite.
2 patatas.
3 huevos.
3 c.s de aove.

Elaboración:

Lavamos bien las patatas pero no las pelamos y las picamos muy bien por toda la superficie (con un cuchillo, un palillo de brocheta…) las ponemos 3 minutos en el microondas a máxima potencia.  Dejamos que se enfríen bien antes de pelarlas (cuidado porque su  interior sigue cociendo un poquito más). Pelamos las patatas y las cortamos en rodaja lo más finas que podamos.  En una sartén ponemos el aceite y ahí le damos un toque (unos 6 minutos) a nuestras patatas.
Apagamos el fuego, pero en la misma sartén añadimos la cebolla caramelizada, removemos y le ponemos el pulpo escurrido de la lata.  Mientras “se toman” los sabores, batimos los huevos y le incorporamos  la mezcla (escurrida) de patata, cebolla y pulpo. Removemos.
Ponemos a calentar un poquito de aceite en una sartén y cuando esté bien caliente cuajamos nuestra tortilla (dependiendo de cómo nos guste, más o menos tiempo)
Nota: Como las conservas llevan sal, no es necesario añadirle más.
Con esta tortilla, el peregrino  ganar no ganará  el jubileo pero disfrutará un montón.

TORTILLA DE ESPARRAGOS SILVESTRES


Ingredientes (2 personas):

1 manojo de esparragos silvestres (unos 200 grs).
3 huevos (a poder ser caseros).
Aove (cantidad suficiente)
Sal (al gusto)

Elaboración:

Limpiamos con cuidado los espárragos y comenzamos a partirlos desde la punta hacia la base del tallo hasta que le cueste ceder un poco al corte y desechamos esa parte que estará dura.
Ponemos aove en una sartén (justo cubrir el fondo) y doramos a fuego medio nuestros espárragos, esto nos llevará de 10 a 15 minutos, a mitad de la cocción podemos salarlos, esto hará que “se ablanden” un poco. Mientras batimos los huevos.
Sacamos los espárragos para el huevo batido y lo mezclamos con cuidado, si hubiera exceso de aceite en la sartén lo retiramos y pasamos a cuajar nuestra tortilla y según nos guste más o menos cuajada la tendremos más o menos tiempo. Con un par de minutos por cada lado, yo creo que le llega.

Placeres gastronómicos como este… ni en el mejor restaurante del Planeta.

5 comentarios:

  1. Qué ricas tortillas, tienen una pinta bárbara. (Nunca había visto poner pulpo en la tortilla, pero la próxima que haga lo incluyo...)

    ResponderEliminar
  2. Nunca ,nunca se me hubiera ocurrido una tortilla con patatas y pulpo y ahora mismo estoy babeando viendola...y los esparragos trigueros...que envidia ,eso aqui sí que no los encuentro ni en sueños y ese sabor es único
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma qué razón tienes... el sabor de un esparrago silvestre es único, saben a tierra mojada...(eso me parece a mí)

      Eliminar
  3. Lo dicho, a ti en el reparto de imaginación, te toco todita. Menos mal que compartes tus recetas... Mañana mismo comeremos "Tortilla de Pataca con Polbo" y "Cristas de Galo". Graciñas.

    ResponderEliminar
  4. Madre mia !!! esto si que es bueno,,,todo lo tradicional y hecho de manera rtesanal,,las tortillas todo un lujazo y los esperragos dificiles de conseguir por estas tierras,,,

    Estupendo,,,de un 10 las dos.

    Besitos guapa

    ResponderEliminar