martes, 9 de julio de 2013

Huevos de oro sobre habichuelas

Hace muchos, muchos años en una cabaña del bosque vivían Juan y su madre viuda. Cuando la situación familiar fue muy mala, la madre mandó a Juan al mercado del pueblo cercano para que allí intentase vender la única vaca que poseían. El niño se fue llevando atado con una cuerda al animal, y por el camino se encontró con un hombre que llevaba un saquito de habichuelas. Son maravillosas –explicó aquel hombre- Si te gustan, te las cambio por la vaca. Y Juan hizo el cambio y volvió muy contento a su casa. Pero su madre, disgustada al ver el absurdo cambio que había hecho Juan, cogió las habichuelas y las arrojo por la ventana. Luego, se puso a llorar. Cuando al día siguiente Juan se despertó, se llevó una gran sorpresa al ver que las habichuelas habían crecido tanto durante la noche, que las ramas se perdían de vista. Juan trepó por la planta y, sube que sube, llegó a un país desconocido. Entró en un castillo y vio a un malvado gigante que tenía una gallina que ponía un huevo de oro cada vez que él se lo mandaba. Juan esperó a que el gigante se durmiera y, cogiendo a la gallina, escapó con ella. Llegó a las ramas de  las habichuelas, bajó por ellas y entró en la cabaña. La madre se puso muy contenta. Y así fueron vendiendo los huevos de oro, y con su producto vivieron tranquilos mucho tiempo. Yo no tengo gallina, pero sí:

HUEVO DE ORO… SOBRE HABICHUELAS TIERNAS CON JAMÓN Y MENTA.






Lo peor ha sido el tema de las fotos, queda mejor de lo que te muestro, ya sabes que la foto no es lo mío y hoy tampoco yo tenía el día.

Ingredientes (1 persona):

1 huevo duro.
150 grs de habas tiernas (lo más posible)
70 grs de jamón en un taquito (mejor si es de la zona del codillo, es más sabroso)
½ cebolleta.
Unas hojas de menta.
Pimienta negra molida.
Oro alimentario (colorante) en polvo (1 c.c)
 12 grs Gelificante vegetal en polvo (o Gellan).
250 ml de cava (brut nature).





Elaboración:
Esto es mucho más fácil de hacer que de contar. 
 Necesitamos que el huevo  duro esté muy frío así que lo ponemos en el congelador mientras preparamos el baño de oro, que serán unos minutos.

En un cazo llevamos al fuego el cava con los polvos de gelificante vegetal y removemos muy bien con un batidor de varillas, para que se disuelvan perfectamente, añadimos el colorante y dejamos que hierva un minuto (+ /-). Sacamos el huevo y le  insertamos por la parte más ancha un palo de brocheta y lo sumergimos en el líquido caliente,  y para que se enfríe antes yo abro la puerta del congelador y lo “enfrío” unos segundos lo volvemos a introducir en el baño caliente  y volvemos a enfríar así hasta que tenga la capa de oro que deseemos.  No te preocupes si ves que el Gellan se endurece, puedes volver a calentarlo y volverá a su ser y podrás seguir utilizándolo si fuera necesario.  Con lo que te sobre de Gellan de cava dorado extiéndelo muy fino en una bandeja, verás que solidifica enseguida y podrás hacer unos bonitos canelones de oro y rellenarlos de algo dulce, otro día los hacemos…
Ya tenemos nuestro huevo de oro, le retiramos el palo de brocheta y lo reservamos dejándolo en un platillo.
Vamos con las habichuelas:
Pelamos las habas y le quitamos la piel que recubre los granos nos quedarán muchísimo más tiernas y dulces y no necesitarán casi cocción. Las que sean un poquito más grandes podemos cortarlas.
En una sartén con unas gotas de aceite pochamos suavemente nuestra cebolleta, cuando esté transparente le añadimos el jamón y le damos un par de vueltas y ahora es el momento de incorporar nuestras  habitas tiernas, un par de minutos y le picamos unas hojitas de menta por encima. Como el jamón ya tiene sal no le he puesto al plato.



Y ahora la versión mini y con guisantes frescos:


Ingredientes (para 2 personas):

6-8 huevos de codorniz. 
300 grs de guisantes frescos y tiernos.
100 grs de jamón en un taquito.
Una cebolleta.
Pimienta negra recién molida.
Hojas de menta.
Para el “dorado”:
250 ml de cava (brut nature)
12 grs de gelificante vegetal en polvo (= Gellan)
1 c.c de oro alimentario (colorante)



Elaboración:

El proceso es idéntico al de los huevos grandes, sólo que ahora será más fácil, son más pequeños y se enfrían antes.


Para los guisantes primero los he cocido 5 minutos en agua con sal e inmediatamente los pasé por agua con hielo (para que quedaran más verdes) luego  he seguido los mismos pasos que para las habitas, sólo le he añadido unos espárragos verdes que tenía por el frigorífico, cortados en rodajas para que se hicieran rápido y las yemas de los espárragos... ni las he cocinado y estaban deliciosas.



con "visión nocturna" apreciamos mejor "los oros"


30 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Increíble. Extraordinario. Sorprendente. ¿Sigo? Sencillamente genial. Me ha encantado esta entrada. Chapeaux!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedrito, ahora que ya sabes cómo hacer oro...te puedes hacer rico, rico y más rico o como el rey Midas cubrir todo lo que cocines de oro. Saludos

      Eliminar
  3. Muy bonito plato un 10 para ese huevo de oro, te ha quedado muy bonito y rico besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adita, es otra forma de divertirse en la cocina y de sorprender a los demás. Bss

      Eliminar
  4. Me chifla el huevo de oro, que pasada.Te ha quedado un plato espectacular y seguro que muy rico.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noemí, hemos hecho un huevo, pero podemos hacer muchísimas más cosas con esta misma técnica, tanto dulces como saladas, la nota del cava también le da su puntito. Un beso.

      Eliminar
  5. Es un plato de lujo, por la presentación, por la originalidad y por el huevo de oro. Además es ligero y sano, para preparar en las noches de verano cenas con los amigos en las que quedaremos divinamente y sin temor a engordar. Perfecto.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Dolores, tienes razón es un plato a lo " Cris Dior", de lujo y glamouuuuur total, sin perder de vista las verduritas. Bss

      Eliminar
  6. oohh me ha gustado mucho la historia del principio y luego lo bien que lo has explicado todo. sisi enhorabuena. ahhh a mí las fotos me gustan.
    besoteeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam, las fotos, no he sido capaz de hacer una bien hecha y lo he intentado, pero se nota que yo de cocina poco y de fotografía menos. La historia es el cuento de toda la vida unos dicen "Juan y las habichuelas mágicas" y otros "la gallina de los huevos de oro". Me alegra que te haya gustado y que la explicación te ayude para que prepares tus propios huevos de oro. Bss

      Eliminar
  7. Qué chulo todo, y la visión nocturna está genial, jajaja. Muy bonito, realmente vistoso y además bueno, que es lo que cuenta, pero la comida entra por los ojos en primer lugar. Me gusta mucho!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, es algo que siempre he intentado poner en práctica, algo que esté bueno pero que sean los ojos los que te lleven a probarlo, pensar eso de " lo como con los ojos". Bss

      Eliminar
  8. Genial, tanto en presentación como en el enlace con el cuento. Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nissi, el cuento se merece el huevo y las habichuelas. Es algo que me gusta mucho, intentar encontrar una preparación para cuentos o historias.

      Eliminar
  9. ¡QUÉ ORIGINAL! Son increíbles los huevos. Te dejamos un regalo en nuestro blog, esperamos que te guste porque creemos que te lo mereces: http://recetasdeazucaryoregano.blogspot.com.es/2013/07/mas-de-100-seguidores.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orégano, muchas gracias tanto por vuestra visita, vuestro comentario y por supuesto...Vuestra Premio. Ya me paso a buscarlo. Gracial mil. bss

      Eliminar
  10. Una entrada muy original al igual que la receta. Me ha encantado. Un besote.

    ResponderEliminar
  11. ¡Super original! me ha encantado esta receta, tiene una presentación excelente. Bs.
    julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Julia, mi receta de los huevos de oro es toda tuya, para que la pongas en practica cuando tu quieras. Un saludo y bss

    ResponderEliminar
  13. sei un'artista della presentazione , hai delle idee così belle !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pamy Grazie per il tuo commento omaggio, mi piace cucinare e sorprendere la mia famiglia e gli amici, così alegrel ... Baci.

      Eliminar
  14. Que verdadeira delicia de sabor e de olhar :)
    Kiss, Susana
    Nota: Ver o passatempo a decorrer no meu blog:
    http://tertuliadasusy.blogspot.pt/2013/07/4-edicao-do-projeto-escolha-do.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susy, obrigado pelo seu comentário é uma receita tão saudável como agradável aos olhos. Beijos

      Eliminar
  15. La idea del dorado me ha encantado!!que belleza!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dezazu, era por el tema del cuento, habrá quien piense que queda un poco friki, pero cada uno puede opinar y luego hacerlos como quiera, yo sólo dejo la idea. Bss

      Eliminar
  16. Aunque suene muy raro, me encantan tus huevos¡¡ que bonitos te quedaron, parecen de oro, tiene que sentar muy bien comerse esos huevos tuyos, jaja. Una presentación muy bonita, Un besazo :)

    ResponderEliminar
  17. Pues Bigas Luna, le dió ese nombre de Huevos de Oro a una de sus peliculas, con Javier Bardén de prota. Homenaje doble, triple mejor a la gallina, a Bardén y a B. Luna. Y la gelé de cava tiene su puntillo.Gracias por tu visita Azucena. Bss

    ResponderEliminar
  18. genial!!! huevos de oro, que lujazo, te han quedado preciosos, de verdad, un beso

    p.d. menos mál que tus platos son de "andar por casa, casuales" jajaja otro beso

    ResponderEliminar