domingo, 29 de septiembre de 2013

Fruta de la Pasión bajo Terciopelo de Chocolate

Pues ni cuenta me daba y  resulta que el día 24 de septiembre hemos entrado en la séptima casa del Zodiaco, ocupada por la Balanza de Oro, bajo el control de Venus Afrodita. La personalidad dual de esta diosa la tienta con frecuencia a inclinar los platillos en una dirección o en la otra. A veces, como Venus, la belleza serena, pone un dedo sobre el platillo llamado Zubenelgebunubi e inclina la balanza a favor de la paz y la felicidad. Otras veces es Afrodita. La seductora de ojos de fuego, que sólo busca los placeres de la carne y a la que no importan las leyes de los dioses ni de los hombres. Entonces hace bajar el platillo llamado Zubeneschalami y la balanza se inclina hacia la algarada y el desenfreno. La Balanza de Oro está en el punto de equilibrio del año, cuando las estaciones en el hemisferio norte están a punto de pasar del suave otoño a los fríos y tormentas del invierno. Por lo tanto es comprensible que los nacidos bajo la influencia de Libra oscilen entre lo bueno y lo malo, entre el egoísmo y el altruismo, entre la sinceridad y el fraude. Conozco a muchísima gente que ha nacido bajo la influencia de Venus Afrodita, y por lo tanto su horóscopo es libra pues, para todos ellos y por todos ellos, haciendo gala de la belleza serena y dejándonos arrastrar por la algarada y el desenfreno:

FRUTA DE LA PASIÓN BAJO  TERCIOPELO DE CHOCOLATE




No es más que una muosse de fruta de la pasión (o maracuyá) cubierta de chocolate y cacao.
Es más fácil y rápido de lo que parece.

Ingredientes ( molde de 17 cm. Para 6 personas):
base de bizcocho:

3 huevos.
75 grs de azúcar.
75 grs de harina.
Nos sobrará pero así ya tenemos para el café con leche.







mousse de maracuyá:
100 grs de jugo de maracuyá natural (sin las semillas, pasado por un colador).
200 ml de nata montada.
170 grs de leche evaporada.
2 c.s de azúcar.
5 hojas de gelatina rehidratadas.

cobertura de chocolate:

50 grs de nata (35% m.g).
75 grs de chocolate (min. 70%) 
12 grs de mantequilla.











Elaboración:

Empezaremos por la base de bizcocho, para ello batimos los huevos (que estarán a temperatura ambiente) con el azúcar bien, bien, mejor si lo hacemos con el bol introducido en agua caliente lograremos que "espumen más" y añadimos la harina tamizada.
Precalentamos el horno a 200º.
Colocamos papel de hornear sobre la bandeja y vertemos encima la masa. introducimos en el horno y cocemos unos 6 minutos (controlar bien para que no  de nos pase) Sacamos la bandeja del horno y retiramos enseguida la base de bizcocho para cortar la cocción.
Mientras se enfría preparamos la mousse.
Partimos las maracuyás o frutas de la pasión y extraemos su interior que lo vamos poniendo en un bol cuando hayamos acabado con todas pasamos la pulpa a un colador y con ayuda de una cuchara vamos presionando para que suelten todo el jugo y las semillas se queden en el colador (hay quien lo pasa todo por la licuadora, pero a mí el sabor amargo de las semillas molidas en esta preparación como que no me gusta). Reservamos el jugo.
Montamos la nata. Lo he hecho a mano y no he tardado nada. Pongo unos minutos la nata y un bol de acero en el congelador y luego con las dos cosas frías y el batidor en unos 4 minutos estará la nata montada.
Ponemos a hidratar las hojas de gelatina.
a la leche evaporada le añadimos el azúcar y removemos para que se disuelva.
con cuidado mezclamos el jugo de fruta de la pasión con la nata. separamos un poquito de la leche evaporada para una taza y el resto se  lo añadimos a la mezcla de maracuyá y nata. 
Calentamos unos segundos en el microondas la leche evaporado y en ella disolvemos la gelatina ya rehidratada y bien, bien escurrida.
Cuando la gelatina esté completamente disuelta esto se lo añadimos a la preparación de la mousse, mezclamos y reservamos en el frigo mientras montamos el molde.
Cortamos una base de bizcocho del tamaño del fondo del molde y en el la introducimos, vertemos encima la mousse y al frigorífico unas 3 horitas (podemos acelerar el proceso metiéndola en el congelador).
Vamos con la cobertura:
Fundimos al baño maria el chocolate y le añadimos la mantequilla y luego la nata templada. 
Vertemos la preparación de chocolate por encima de nuestra mousse y llevamos al frigorífico para que acabe de enfriarse. A la hora de servir espolvoreamos con cacao puro por encima... que haga el efecto de terciopelo.
Cómo no llamarse "de la pasión" el fruto que tiene esta flor?

Nota: Puedes utilizar leche condensada en lugar de la leche evaporada y el azúcar.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Papaya, Jamón, Higos y Mozzarella... en un bocado

Hasta hoy no me había fijado o a lo peor es que ha aparecido así, de la noche a la mañana como por arte de magia; te hablo de una peluquería que hay unas cuantas calles más allá de la mía. Las peluquerías normalmente se anuncian como unisex, de caballeros, de señoras, salón de peluquería y estética o tal cual peluquería “a secas” y suelen tener nombres de mujer, alusivos al oficio o el nombre del peluquero/a en cuestión. Por  lo general tienen grandes ventanales y fácil acceso. Bueno, pues esta es todo lo contrario. Tiene una puerta metálica oscura completamente cerrada a no ser por una especie de “ventanuco” en la parte superior (que recuerda a las películas de temática carcelaria, pero… carcelaria, carcelaria) una ventana alargada y estrecha (muy estrecha) y un nombre que me ha cortada la respiración: Peluquería Tarot otra dimensión de la belleza. Ni te cuento que la estética del cartel va acorde con el largo nombre, grandes letras góticas en tonos amarillos rojizos sobre fondo negro. Todavía no me he recuperado. Vamos, que me cita el Richar Jere a cara descubierta (nada de cita a ciegas) a cenar y estoy yo con los pelos de andar por casa (que  yo pal pelo soy muy de llevarlo al punto y más si es para una cita importante) y la única peluquería que hay en 100 Km a  la redonda o en línea recta es esta y… vive Dios que el Ricardo Gere se queda sin mi grata presencia con la simple excusa de que tenía otro compromiso anterior (no arriesgarme a ir al más allá sin saber si volveré pal más acá)No puedo imaginarme como peinarán, darán el tinte o harán la manicura y mucho menos logro imaginarme quién lo hará y tu también te vas a quedar con las ganas porque lo último que se me ocurre es ir a “indagar” que ya me decía mi abuela aquello de que la curiosidad mató al gato. Mientras nos recuperamos del susto, vamos a preparar:

PAPAYA, JAMÓN, HIGOS Y MOZZARELLA… EN UN BOCADO



 Necesitaremos que McGiver nos deje su cortapastas.

Ingredientes (6/8 bocaditos):

2 rodajas de papaya madura.
4/ 6 lonchas de jamón (si es ibérico, mejor que mejor).
2 higos frescos (o brevas, o uno de cada).
1 bola de mozzarella de bufala.
Un poquito de pimienta negra recién molida (opcional)
Unas semillas de sésamo negro.
Un chorrito de aove.
Unas hojitas de menta.

Elaboración:

Lavamos y secamos los higos y de cada uno sacamos 3 o 4 rodajas (dependerá del tamaño). Cortamos  del mismo tamaño (aproximadamente) otras tantas porciones de papaya y de queso.

Colocamos las lonchas de jamón de 2 en dos y cortamos tantas porciones como bocaditos vayamos a hacer.

Montamos nuestro bocado sobre la papaya colocamos el jamón encima ponemos una rodaja de higo y rematamos con el queso mozzarella, todo esto lo regamos con un hilo de aove, lo espolvoreamos con un toque de pimienta y dejamos caer unas semillas de sésamo negro. Las hojas de menta le darán el toque aromático y refrescante.
Tan sencillo como sabroso.





 Como no tiramos nada con los “recortes” del queso y un poquito de pesto… tenemos otro aperitivo.

 Vaciamos con cuidado los tomates.
los ponemos boca abajo sobre papel absorvente (para que eliminen el exceso de agua).
Mezclamos en un bol el queso y la salsa pesto y con esta mezcla rellenamos nuestros tomatitos, le ponemos unos piñones para adornar y unas hojas de albahaca.

 La pulpa de los tomates tampoco se tira, ya te mostraré como la aproveché que seguro te gusta la idea.

Pocas cosas más fáciles que esta.


domingo, 22 de septiembre de 2013

Red Wine...Red Velvet

Vinolandia (que no Vinlandia) es un país mediterráneo dedicado a la viticultura, posiblemente el punto de origen de Dioniso (también conocido como Baco), que es el patrón de los vinateros y el inventor de todos los procesos de fabricación del vino. Todo el terreno de Vinolandia está cubierto de viñedos, desde las llanuras de la costa hasta las colinas del interior y el paisaje cambia de color según la estación: verde en primavera y verano, dorado en otoño y color tierra en invierno. Entre los viñedos se alzan numerosas aldeas pequeñas y cada una de ellas es famosa por su especialidad propia de vino blanco o tinto, y nunca hace otra clase de vino. La gran mayoría de los vinolandeses trabajan en las diversas tareas de la viticultura: la poda, la vendimia, el transporte de la uva a los lagares en grandes carromatos, el pisado de las uvas, etc.  No hay escuelas, porque los vinolandeses no creen que ningún conocimiento tenga valor alguno, a menos que esté relacionado con el vino. Y este conocimiento se transmite de palabra y con el aprendizaje directo. Cada aldea está más o menos controlada por los Ancianos de la Vid, una asamblea que se reúne cada  pocas semanas para discutir los asuntos locales, pero estas reuniones suelen convertirse en sesiones de catar vinos.  En conjunto, la gente es moderada, a pesar de que a cualquier persona, de cualquier edad, se le permite consumir todo el vino que quiera. Pero consideran que  el consumo excesivo impide disfrutar debidamente del vino. No obstante, el Gran Festivas de Dioniso, que dura unas seis semanas y se celebra en invierno, suele ser ocasión de escandalosas orgías. Los vinolandeses creen que la fabricación de vino es la ocupación más importante de la humanidad; que la benigna influencia del vino podrá resolver la mayoría de los problemas del mundo; y que el tiempo empleado en otras ocupaciones, que no sean fabricar vino, es tiempo perdido. Siguiendo los  consejos  de los Ancianos de la Vid  y aprovechando que estamos en plena temporada de vendimia:

RED WINE... RED VELVET 



Antes de seguir, te aclararé que Vinolandia es uno de esos lugares que jamás han existido, pero que  a buen seguro, hubiera merecido la pena encontrar... Dicho esto, vamos con 

Ingredientes:

250 grs de harina.
200 grs de azúcar ( he utilizado endulzante para bizcochos sin azúcar Dayelet)
60 grs de cacao puro.
1 c.c de bicarbonato.
2 c.c de levadura (tipo royal)
165 grs de mantequilla (a temperatura ambiente).
60 grs de aceite de girasol.
150 grs de vino tinto ( cuanto mejor... más mejor).
150 grs de yogur de frutos del bosque.
3 huevos enteros.
2 c.s de colorante rojo. 

 Nota: el colorante que se utilice es muy importante, yo utilicé uno de KOPYKAKE  que me aconsejaron en Hello Cakes, espeical para cakes  red velvet y  sin duda, es buenísimo.

Elaboración:

Batimos ligeramente los huevos y vamos añadiendo e integrando el yogur, el vino, el aceite de girasol y la mantequilla.
En otro bol tamizamos la harina y la mezclamos con el azúcar, el bicarbonato, la levadura y el cacao. 
Encendemos el horno a 180º.
La mezcla de harina se la incorporamos a la de huevos y lo mezclamos todo muy bien.
Añadimos el colorante y procuramos que quede perfectamente incorporado a la masa.
Untamos un molde con mantequilla (o aceite de girasol) y harina y vertemos en él nuestra mezcla.
Metemos al horno, a los 10 minutos bajamos la temperatura a 170º y cocemos durante 40 minutos.




Ya tenemos nuestro terciopelo rojo de vendimia o si lo prefieres... Vintage Red Velvet



miércoles, 18 de septiembre de 2013

Melón, Cecina y Foie

Hace unos días con un grupo de chicas (o ya no tan chicas) recordábamos algunas y a otras las ilustrábamos en un juego de nuestros años adolescentes, veranos de pandilla y campamentos,  al que probablemente tu también hayas jugado era el de “ un  limón y medio limón” por si no lo conoces o no lo recuerdas te contaré que consiste  en que las personas del grupo se numeran y se pasa rápidamente de uno a otro una llamada ( Ejemplo: empieza el número uno: “un limón y medio limón, tres limones y medio limón”, debiendo responder el jugador número tres, que llama a otro con: “tres limones y medio limón, seis limones y medio limón” y así sucesivamente pasando de uno a otro jugador). El jugador que se equivoque en la llamada, pierda el ritmo o  no responda rápidamente es penalizado. (en épocas de farra la penalización consistía en beber un chupito… como ves, la fiesta y la chispa casi que  estaban garantizadas)Hoy, Blanca nos comentó que había estado jugando “al limón y medio limón” con sus niños y unos amigos ( sin chupitos,  que los niños  son pequeños y ella una madre responsable) se lo habían pasado muy bien y reído un montón pues llegó un momento que  en lugar de limones había milones y melones,un juego divertido y que además ha inspirado la preparación de hoy, eso sí yo también me equivoqué y en lugar de limones…Melones:

RAVIOLIS CARAMELIZADOS DE MELÓN RELLENOS DE  YOGURT Y FOIE Y
 MELÓN, CECINA Y FOIE.


Necesitaremos de McGiver: la mandolina, el sacabolas grande  y el soplete.

Ingredientes:

Raviolis de melón(10/12 raviolis):


Melón.
50 grs de yogur griego.
 60 grs de foie de oca o pato (debe ser de calidad).
Azúcar  c.s para caramelizar.





Melón, cecina y foie (10 /12 bolas):
Melón.
25 gramos de foie en bloque.
5/6 lonchas finas (muy finas de cecina)
Tomillo fresco.


Elaboración:

Raviolis de melón:

Mezclamos muy bien el yogur y el foie en un bol con  la ayuda de un tenedor (nada de batidora) y lo reservamos en el frigorífico hasta su uso.
Con ayuda de la mandolina cortamos finas, muy finas  “tiras” de melón, necesitaremos 2 por cada
ravioli o una tira  si le damos forma de triángulo (es más fácil  de elaborar el ravioli ).
Ponemos dos tiras de melón cruzadas (formando una cruz) y en medio un poquito (no mucho para que no se salga) de la mezcla de yogur y foie y cerramos nuestro paquetito: 1º la de debajo de frente, 2º las de la dcha, 3º la de la izqda. Y por último la de debajo más próximo a nosotros. Debe quedar todo el relleno prisionero y bien asegurado. Ya están listos para caramelizar cosa que no haremos si no los vamos a servir inmediatamente.

la lámina de caramelo.
Si los vamos a dejar preparados conviene colocar los raviolis entre papel adsorbente (sueltan jugo) y caramelizarlos al momento de servir, para lo cual ponemos un poquito de azúcar en cada ravioli y con el soplete conseguimos una lámina de caramelo.

Melón,cecina y foie:

Con ayuda de un sacabolas grande (o una cuchara  de hacer bolas  de helado pequeña) hacemos las bolas de melón. Con ayuda de un palillo (de los de comida japonesa) o una pajita (de las de tomar refrescos) hacemos agujeros a nuestras bolas y las dejamos a un ladito.
Cortamos tiras de cecina no muy grandes y le colocamos una “barrita” de foie encima, enrollamos la cecina, no nos puede quedar muy gruesa, que tiene que entrar en el melón y con cuidado la introducimos en el melón.
Ya tenemos dos aperitivos fantásticos. La  primera salió hace años  de los talleres de J.M Arzak y el segunda ha sido obra reciente  de san Pascual bailón. Y aprovechando que el reto de septiembre de cocineros del mundo va de melón pues con esta receta participo en el Reto de Septiembre de Cocineros del Mundo Google + en el apartado de Salado.


Un melón y medio melón... tres limones y medio  milón....


Con esta receta participo en el  Reto de Agosto de Cocineros de Mundo en Google+ en el apartado de Salado

domingo, 15 de septiembre de 2013

Corazón de Tomate y Albahaca

Ando escasa de tiempo, que no de ideas. A mis días, como al de una gran mayoría de los seres animados que poblamos este planeta, le faltan horas y a esas horas minutos. Pero esto no puede ser excusa para que yo deje de alimentarme y a ser posible con cosas que me gusten. En la receta que he preparado para hoy vienen dos que me encantan el tomate y  la albahaca. La albahaca de origen asiático fue una  hierba  consagrada a Visnú y a Krishma (sí el del jare,jare, jare… Crisma) más cerca, en Huesca, es la protagonista de las fiestas de San Lorenzo, en esta celebración deja de lado su aporte gastronómico para dar  paso al del perfume y la tradición. En otros tiempos, se pensó que la albahaca agradecía las caricias de los humanos y que estaría más tiempo lozana si sus ramitas se cortaban con los dedos y no con cuchillos. Los ingleses aconsejaban a los caballeros que tuviesen una maceta de albahaca a su disposición para poder perfumarse las manos antes de acariciar a sus enamoradas… Sus propiedades en temas amatorios las desconozco, aunque sus virtudes, conocidas por muchos, son otras. Se la considera, por ejemplo, estimulante y espasmódica. Según Dioscórides, debilita la vista si se come en gran cantidad, provoca la orina, mueve ventosidades, es lenitiva del vientre y no sé cuantas ordinarieces más. Dejando atrás la temática escatológica, lo que si es bien cierto es que,  la albahaca se usaba en la preparación de ungüentos reales  (de hecho su nombre en latín es basilicum, vocablo que procede del griego basileus y significa rey) y era considerada la reina de todas las plantas aromáticas.  Por hoy relaxing, el tomate para otro día, vamos con la receting:

CORAZÓN DE TOMATE Y ALBAHACA



Ingredientes (2 personas):

4 bases de minipizzas.
Queso mozzarella rallado.
Jamón cocido.
Tomate natural.
Aove (cantidad suficiente)
Oregano (cantidad suficiente)
Sal opcional (como el queso lleva sal y el jamón también, yo no le pongo)
Pimienta molida, opcional.



Elaboración:

Le pediremos los  moldes, el cortador de pasta  y un buen cuchillo a nuestro amigo McGiver, siempre dispuesto a ayudarnos.
Cortamos las bases de la pizza con la forma deseada y sobre una de ellas espolvoreamos un poquito  de orégano y colocamos el queso rallado, encima un poco de nuestro jamón cocido, la albahaca y por último el tomate.
 Cerramos con la otra base de pizza y con ayuda del cortapastas lo pasamos todo alrededor, nos quedará más sellada la pizza con menor riesgo “de fuga” de alguno de sus ingredientes.
Pintamos la superficie con aove y espolvoreamos con otra pizquita de orégano y si queremos hasta con unas escamas de sal.
Precalentamos el horno a 190º, mientras hacemos el otro corazón.


Cocemos unos 15 minutos y… nuestros corazones estarán listos para ser saboreados.








Pues.... que el vaporcillo del calor no me deja ver la foto
ahora ya, sin el vaporcillo dichoso...

jueves, 12 de septiembre de 2013

Pastel de Merluza de Celeiro

Me gusta ofrecer una entrada a todos los platos que elaboro y cómo no, que en la medida de lo posible guarde alguna relación bien sea con alguno de sus ingredientes, con la forma de elaborarlo o incluso con el resultado final. Hoy cayó en mis manos(caer, lo que se dice caer no, que lo cogí intencionadamente) un libro  que me regalaron hace muchos años y que en su momento como que no le presté mucha atención. Volví a abrirlo y ¡mira tu por donde!  me facilitó la tarea y me dio ideas para contarte algo a cerca de los ingredientes que lleva la preparación que te traigo. El libro en cuestión tiene un titulo de lo más sugerente: “Las recetas del amor con las delicias, virtudes, propiedades mágicas y recetas secretas para todo tipo de filtros de amor y afrodisíacos probados” como ves, largo, largo, largo. Estéticamente es  bonito y se ata con una delicada cinta de raso, que parece quiere guardar a buen recaudo la preciada información que contiene. En una de sus páginas cuenta que las verduras predominan entre los alimentos considerados como “comidas lascivas”. Y que  los primeros escritores de temas gastronómicos, confirmaron las propiedades afrodisiácas de guisantes, habas, rábanos, alcachofas, puerros y cebollas. J.J Wecker (1570-1657) sugería que:“ Si un hombre desea ser un soldado fuerte en el campo de Venus, ármese comiendo principalmente, raíces bulbosas, porque todas ellas provocan el placer sexual” También menciona específicamente la cebolla, el bulbo más consumido en todo el mundo. Los babilonios enseñaron a los egipcios que la cebolla era el símbolo de la perfección, y éstos, a su vez, la adoraron hasta el punto de no comerla. Los griegos percibieron que las cebollas “nublan los ojos y excitan las propensiones amatorias”, pero también que ni siquiera la cebolla “te servirá de nada si no tienes fuerza por ti mismo”. Y todo esto… para decirte que el plato de hoy lleva cebolla y puerro, que espero te guste y que si lo preparas lo disfrutes:

PASTEL DE MERLUZA DE CELEIRO CON PUERROS, CEBOLLA Y TOQUE DE ALMENDRA.



Ingredientes (4 personas):

500 grs de merluza limpia de piel y espinas.
150 grs de leche evaporada.
50 ml de nata.
3 huevos.
1 puerro (parte blanca y un poquitín de la verde).
1 cebolla tierna (cebolleta grande).
Pimienta blanca molida.
3 c.s de aove y un poco más para untar el molde.
Sal (opcional)
Un puñadito de almendras laminadas.
Mayonesa (la cantidad necesaria)
Uvas negras para decorar.


Elaboración:

En un bol que pueda ir al microondas, picamos muy pequeños el puerro y la cebolla los regamos con una cucharada de aove, tapamos el bol con papel film y cocemos a la máxima potencia 2 minutos (con esto aceleramos el proceso para el sofrito y utilizaremos menos aceite).
En una sartén ponemos 2 c.s de aove y echamos a acabar de pochar la cebolla y el puerro unos 5 minutos a fuego bajo.
 Mientras  se  cocinan la cebolla y el puerro, desmenuzamos la merluza con los dedos procurando que no nos quede ninguna espina. Reservamos.
En un bol batimos (no mucho) los huevos, los mezclamos con la leche evaporada  y la nata y le añadimos la pimienta blanca,  y la sal (opcional).
A la mezcla de huevos le añadimos el pescado y el sofrito de la sartén, mezclando todo muy bien.
Precalentamos el horno a 200º.
Untamos un molde de cake antiadherente con aceite (o mantequilla) y echamos la mezcla.
Ponemos agua muy, muy caliente en la bandeja del horno y colocamos el molde con el contenido del pastel de pescado.  Tapamos con papel de aluminio (así no se dorará por encima, si lo quieres dorado… no le pongas el aluminio) y cocemos durante 30 minutos. Dejamos en el horno, ya apagado, unos 15 minutos más.
Mientras en una sartén sin aceite ponemos a dorar las almendras, teniendo cuidado pues al estar laminadas enseguida “cogerán” color. Reservamos. Lavamos y retiramos las semillas de las uvas y dejamos a un lado para luego decorar el plato.
Dejamos que  el pastel se enfríe bien antes de desmoldar.



Desmoldamos, cubrimos todo con mayonesa (pero sin pasarnos) y le ponemos nuestras almendras laminadas y una uvas como decoración… 

lunes, 9 de septiembre de 2013

Ensaladilla Rusa en Bocadillo

Hay cosas que te cuentan y cuanto menos, no digo que no te las puedas creer pero que te sorprenden mucho, mucho si. Una de esas cosas me ocurrió una tarde de este verano con un grupo de amigos. Una tarde de esas en las que se improvisa una merienda y sin convocatoria alguna empiezan a aparecer personas que se van acomodando alrededor de la mesa para compartir lo que en un principio parecía más que suficiente pero que a medida que aumenta el número de comensales empiezas a tener serias dudas que llegue para todos puedan probar algo (nada de comer, sólo probar). No sé si fue Vane la que preguntó si alguien quería un bocadillo de ensaladilla, si, de ensaladilla rusa. Me sorprendió la propuesta, es más, creí que había oído mal y pregunté para cerciorarme si realmente había dicho de ensaladilla y si con lo de ensaladilla se refería a la ensaladilla rusa que había sobrado de la comida. La respuesta llego por mi lado derecho de boca de Mary Carmen: “Ah, pero tu nunca has comido un bocadillo de ensaladilla rusa? Está buenísimo” No se si me lo dijeron en serio o en broma y cierto era que nunca había comido un bocadillo de ensaladilla rusa hasta unos días después de esta merienda; fuera de broma o fuera en serio yo lo hice y he de decir que estaba rico, riquísimo:

ENSALADILLA RUSA EN BOCADILLO





Ingredientes (4 bocadillos):


Cuatro panecillos integrales.
Para la ensaladilla:
2 patatas cocidas con su piel.
1 zanahoria cocida con su piel.
2 huevos cocidos.
1 lata de ventresca de atún en aceite de oliva.
10 aceitunas rellenas.
4 c.s de mayonesa.






Elaboración:

Pelamos las patatas, la zanahoria y el huevo.
Picamos la patata, la zanahoria y el huevo cocido y lo salamos al gusto, removemos y le añadimos a esta mezcla las aceitunas partidas y la ventresca desmenuzada.  Incorporamos la mayonesa y lo mezclamos todo bien.  Reservamos en el frigorífico.
Nota: le puedes añadir guisantes y pimiento rojo asado a la ensaladilla, a tu gusto.
Podemos hacer el bocadillo de dos maneras diferentes una es  cortando uno de los extremos, por ahí sacamos toda la miga de su interior dejándolo hueco.  Y la otra es quitándole una tapa superior y vaciando el contenido del panecillo (dejándolo como un cofre). Cualquiera de las dos formas estará bien.



Rellenamos nuestros panecillos con la ensaladilla y… Listos para ser degustados!!!
Toda la vida me he preguntado por qué se le llama a esta ensaladilla RUSA.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Canutos Helados de Manzana Verde y Mandarina

Estarás de acuerdo conmigo en que hay cosas que son un despropósito y la que te voy a contar creo que lo es, bueno lo son porque son dos despropósitos en uno (como si de rebajas se tratara). El lunes por la tarde, al final de nuestra reunión de pachtwork, hilos y lanas me dice Geles: “Estoy entrenando a Chan” (eso fue lo que yo oí); encima de mi cabeza se abrió un signo de interrogación tan grande que si hubiéramos tenido que salir por la puerta en ese momento o la interrogación o yo hubiéramos quedado en la sala y eso que la puerta debe temer unos 3m de altura. Mi primer pensamiento fue “no sabía que tuviera perro o gato, es más  a qué o en qué demonios lo estará entrenando?” debió ver el signo de interrogación porque inmediatamente me lo aclaró (o me generó más dudas, juzga tu) “Chan (no sé si se escribe así) es el chino de debajo de casa” vuelta a los pensamientos : “ que esta mujer es capaz de estarle enseñando el pachtwork a toda caña o a calcetar a lo loco, o a fieltrar (cosas en las que ella es una verdadera maestra entre otras muchas) que esto... hasta puede ser ilegal, peligroso o vete tu a saber” ¡yo que sé la de cosas malas que pensé en pocos segundos!Como la cara de poker seguía, continuó despejándome dudas “es que ha tenido una niña y no se le ha ocurrido otra idea que ponerla Iria y claro, cada vez que voy a su tienda le pregunto cómo se llama la niña, el muy malamente dice IIIIIIIIlia, yo me echo a reír y después de varios intentos le estoy entrenando a que aprenda a decir la ERRE”. Mi madre!!! El Chino Chan y Geles, Geles y el  Chino Chan y por medio el fonema R. Yo creo que ninguno de los dos conseguirá el propósito ni Geles logrará que  las cuerdas vocales de Chan vibren hasta la ERRE, ni Chan conseguirá llamar Iria a su niña… pero al menos,  profesora y alumno lo están intentando y  esto si que  es  bastante más difícil que hacer la O con un canuto y hablando de canutos, te propongo algo mucho más sencillo que pronunciar bien la erre:

CANUTOS  HELADOS DE MANZANA VERDE Y MANDARINA


Ingredientes:

1 bolsa de barquillos (de los más grandes)
Helado de manzana verde:
2 manzanas Granny Smith.
1 c.s de pasta de Manzana Verde.
2 yogures griegos.
4 c.s de azúcar.
Helado de mandarina:
500 ml de nata 35% m.g.
100 grs de azúcar glas.
2 c.s de pasta de mandarina
Chocolate para cobertura.



Preparación:

Helado de manzana verde:
Pelamos, troceamos la manzana y la congelamos. Mezclamos los yogures con el azúcar y la pasta de manzana verde.
Ponemos en el vaso de la Thermomix la mezcla de yogures y la manzana congelada y lo trituramos todo muy, muy bien. Colocamos esto en un recipiente y al congelador.
Helado de Mandarina:
Mezclamos el zumo de mandarina con la pasta de mandarina.
Montamos la nata  con el azúcar glas  y a mitad del proceso le vamos añadiendo la mezcla del zumo poquito a poco para que se vaya integrando pero no que “corte” la nata.
Lo guardamos en un recipiente y al congelador.
Sacamos los canutillos (canutos,  que son bien grandes) y los rellenamos con nuestros helados. Según se van rellenando los volvemos a guardar en el congelador para que el helado no se derrita.
Fundimos el chocolate al baño maría y con ayuda de una brocha o una cucharilla sellamos los extremos de nuestros canutos, el chocolate solidificará enseguida.





Nota: Podemos guardar los canutos ya preparados varios días en el congelador,  cuando los vayamos a tomar solo deberemos esperar unos minutos antes de comerlos para que el barquillo (canuto o canutillo… vuelva a su ser)

Qué rápido se pasó!!!!

lunes, 2 de septiembre de 2013

Bocaditos de Nata y Almendra

Ayer recibimos (y digo recibimos, porque fuimos cuatro) un guasa de Maruchi, era bastante escueto “a las 5 café en mi casa”. Esto solo podía significar una cosa viniendo de ella, que tenía algo muy importante que comunicarnos: un novio nuevo?, la decisión de no volver a intentarlo?, una nueva dieta, tan milagrosa como un novio nuevo?... como no tenía la más remota idea decidí preparar algo dulce para llevar porque si el comunicado era motivo de celebración, el dulce vendría bien y si lo que nos contaba era algo trágico, con algo dulce sería más llevadero. Lo que nos contó es que estaba decidida a buscar pareja a través de una sección de contactos. Nos hemos quedado a lo encuentros en la 3ª fase, totalmente descolocadas. Marta le ha comentado que eso no creía ella que saliera bien, que las cosas tenían que ser más normalitas a lo que Maruchi ha respondido “Pues mira que feliz esta Patricia que así, o parecido, había conocido a su actual marido y que tenían dos niños y se les veía felices”. Ha intervenido Lucía para decir que ver, ver no se les veía mucho (falta de tiempo?) y sí, Patricia tenía dos niños, una suegra y un cuñado que también vino incluido en el paquete y todos bajo el mismo techo, lo último que le dijimos fue “a lo mejor debes pensártelo dos veces Maruchi, que tienes muy reciente tu última ruptura” (es que no ha pasado ni un mes desde que cortó con “el que era el  definitivo”). Bueno, ha quedado en que se va a dar un tiempo, pero que lo tiene bastante claro (creo que últimamente ve demasiada televisión). Ya te contaré como sigue Maruchi, ahora te voy a dejar la receta de lo que acompañó a nuestro café:

BOCADITOS DE NATAY ALMENDRA (Choux glaseados)




Ingredientes:

Masa:

2 huevos.
55 grs de mantequilla.
Pizca sal.
125 ml de leche entera.
80 grs de harina.



Relleno:
200 ml de nata (35% m.g)
2 c.s de azúcar glás.
2 c.s de harina de almendra.
1 c.s de licor de Amaretto.

Glaseado:

 250 grs de azúcar glas.
1 clara de huevo.
6 gotas de zumo de limón.
Colorantes alimentarios en gel.





Elaboración:

Empezamos por el relleno: montamos la nata con el azúcar glas (consistencia muy dura) y le añadimos la harina de almendra con movimientos envolventes así como el licorcillo.
Reservamos en el frigorífico.

Masa:
Ponemos a calentar la leche con la mantequilla y la sal, cuando empiece a hervir añadimos de golpe la
harina y removemos bien hasta que se despegue de las paredes del cazo. Fuera del fuego,  añadimos los huevos de uno en uno, hasta que no esté incorporado el primero no añadimos el siguiente.
Encendemos el horno a 200º.
Con ayuda de dos cucharillas hacemos bolitas con la masa y las vamos colocando encima del silpat.  Metemos al horno y cocemos unos 15 minutos.
Sacamos nuestros choux y dejamos que se enfríen antes de rellenarlos.

Glaseado:

Ponemos la clara de huevo junto con 4 c.s de azúcar y empezamos a batir (batidora de varillas) añadimos el zumo y seguimos batiendo e incorporando poco a poco el azúcar. Estará en su punto cuando forme picos.
Dividimos la glasa en tantas partes como colores vayamos a hacer (en este caso 3) y los teñimos con los colorantes en gel, con ayuda de un palillo, mejor empezar de poquito a poquito para no pasarnos con el color.








Abrimos los choux y los rellenamos con nuestra nata de almendras. Los dejamos ordenaditos.













Pintamos nuestros bocaditos con la glasa de colores y…  Ya está.