domingo, 27 de octubre de 2013

Sopa de la Noche de Muertos

Un poco de respeto para la calabaza. No olvidemos que el mar nace de una calabaza, que es, por lo tanto, fuente de todas las aguas marinas (así lo asegura una leyenda hindú),y que en el taoísmo chino las calabaceras de Tai contienen, como fruto, todas las especies humanas y todas las variedades de arroz. Se han encontrado incluso restos y semillas de calabaza en viejas tumbas germanas y los sabios se preguntan hoy si esas calabazas sirvieron para que los rubios guerreros continuasen alimentándose en el Más Allá. Nuestras hermosas calabazas, están emparentadas nada menos que con el Sol. Algunas sociedades iniciáticas africanas ingieren semillas de calabaza para desarrollar la inteligencia y ampliar conocimientos. Para los alquimistas orientales la calabaza era la representación total de un microcosmos, recipiente ideal, como el crisol, para recibir en su interior el elixir de la vida. La calabaza  es originaria de India y junto con el melón, el pepino y la sandía es una de las cuatro semillas frías, y a pesar de que, según los viejos libros, disminuye la producción de semen y enfría excesivamente los ardores del sexo, Apicio la cocinaba con guindillas, comino, cilantro, menta, vinagre, aceite y miel.  Voy a dejar a un lado a Apicio y los viejos libros y haciendo una incursión en el folklore celta de la mano de Jack voy a preparar la cena ( ojalá pudiera ser en las cuevas de Zugarramurdi!!) de la Noche de Muertos:

SOPA DE  LA NOCHE DE MUERTOS



Ingredientes (2 personas):

Un puñadito de setas (cantharellus )
1 ó 2 bolletus.
250 grs de calabaza butternut (la de color naranja) troceada.
200 grs de zapallo (sustituible por calabacín).
1 zanahoria pelada y troceada.
1 rama de apio (limpia de fibras y troceada)
½ c.c de curry.
½ c.c de sal.
¼ c.c de pimienta negra molida.
La parte blanca de un puerro, troceado.
3 c.s de aove.
1 rebanada de pan de molde blanco.
1 tortilla mexicana de trigo.
1 loncha fina de jamón ibérico.

Como en unos 15 minutos... todo preparado.

Preparación:

Sopa:
No necesitaremos agua ni caldo con el que nos aportan las hortalizas nos llega.
Lo primero es vaciar el contenido de nuestro zapallo con ayuda de un sacabolas (o una cuchara porque su carne es muy tierna)
En un recipiente que pueda ir al microondas ponemos la calabaza, el zapallo, el apio, la zanahoria,  el puerro, las cantharellus, las especias y el aove y lo metemos a máxima potencia 2 minutos.
Removemos y volvemos a meter otros dos minutos. En cuatro minutos tendremos nuestra base preparada. Ya sólo nos queda triturarla con batidora, thermomix o pasapurés... a tu gusto.
Crujiente de jamón:
Envolvemos en papel de cocina (un par de vueltas) nuestra loncha de jamón y la metemos 1 minuto a máxima potencia al microondas (con 45-50 segundos le llega también), lo sacamos y dejamos enfriar, antes de partirlo como más nos guste (incluso podemos hacer polvo de ibérico).
Bolletus:
Limpiamos el/los bolletu/s (depende del tamaño) y lo laminamos  para poner luego a la plancha.
Picatostes:
Con ayuda del rodillo aplanamos la rebanada de pan de molde y haciendo uso de unos cortadores de galletas (o con plantilla y tijera, si no tenemos los cortadores) cortamos el pan y también la tortilla mexicana. Los freímos en aceite muy caliente y reservamos sobre papel absorbente, para decorar nuestro plato.


El por qué de los ingredientes de esta receta:
La calabaza: en homenaje a la tradición Celta del Samhain.
Las setas: por Zugarramurdi, sus cuevas, sus brujas, sus aquelarres, sus bosques…
El zapallo: Porque era el último del huerto del verdulero, como la noche del 31 será la última de octubre y porque como no tengo sopera a mano… me vino de maravilla.
Las tortillas mexicanas: Porque si hay un país que sepa de Noche de Muertos… ese es Mexico.El Jamón Ibérico: Porque nadie debería irse de este mundo sin probarlo y es una pena no poder llevarnos un poco para el otro.

Esta receta se va a participar en el Reto de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado "Salado".


jueves, 24 de octubre de 2013

Pastel de Patatas

Aquí está, llegó hoy y lo hizo bajo un paraguas, no podía ser de otra manera por dos razones, una es que estamos en otoño y la otra que esto es Galicia y el maravilloso paisaje verde tiene un coste de mantenimiento: la lluvia. Visto el panorama lo primero que he hecho  ha sido prepararme para el recibimiento, cuatro velas por aquí, dos cirios por allá, un pañuelo a la cabeza y mi bola mágica enchufada a la corriente  (mi bola además de cristal es eléstrica, soy pitonisa moderna, tanto que  no establezco contacto con el más allá ni con el pasado, sólo con el más acá y siempre pensando en el futuro) Una vez que te he puesto en situación ya sabes a quien le he abierto las puertas, justo…  a Escorpio, aunque cualquiera le dice “no, a usted yo no le dejo pasar y por favor baje ese aguijón que no soy de fiarme de quien tiene veneno en sus interiores sea persona, animal o cosa”. Escorpio es el señor y guardián de la octava casa del Zodíaco, descendiente de Selket, la diosa-escorpión de Egipto. Era diosa de la fertilidad y de la otra vida, y guardaba una de las cuatro puertas del Reino de los Muertos. Como el animal que la simboliza, no dañaba a los que la dejaban en paz, pero castigaba terriblemente a los entrometidos. Escorpio es posiblemente el más poderoso y misterioso de todos los seres cósmicos del Zodíaco. Tiene el poder de destruir o iluminar, de crear o de suprimir. El veneno de su aguijón puede ser tan mortal como el de una serpiente, o tan puro y vital como las esencias que fluyen entre el hombre y la mujer. No es de extrañar que en las personas nacidas bajo el signo de Escorpio, estas poderosas fuerzas se manifiesten en forma de creatividad y lealtad, o de egoísmo y abuso a los débiles. Nosotros   para nada queremos la segunda parte de Escorpio, vamos a quedarnos con la parte creativa y leal y para demostrarlo:

PASTEL DE PATATAS 
(o cómo aprovechar restos de un asado)



Ingredientes  (4 personas):

½  Kg de  carne (asada o cocida, que nos haya sobrado)
4 patatas medianas.
1 cebolla.
1 pimiento rojo.
1 pimiento verde.
3 dientes de ajo.
1 zanahoria  mediana.
1 calabacín no muy grande.
½ vaso de vino blanco seco.
½ c.c de tomillo.
½ c.c de romero.
Unas hojas de menta.
Sal (opcional)
Pimienta negra recién molida.
Aove.

Elaboración:

Empezaremos deshebrando la carne y retirándole cualquier hueso o huesecillo que pudiera tener (he utilizado costilla de cerdo que había sobrado de una barbacoa).
Lavamos, secamos y picamos muy menuditas todas las verduras  (la zanahoria la pelamos, el calabacín no es necesario) y las reservamos por separado.

En una cazuela  ponemos  aove a calentar (unas 6 c.s) y  añadimos la cebolla y el ajo y dejamos que se vayan  haciendo, cuando estén un poquito dorados añadimos el pimiento rojo y el verde y dejamos que se cocinen unos  5 minutos, añadimos la zanahoria le damos a todo un par de vueltas  e incorporamos el calabacín, removemos, añadimos el tomillo, el romero y la sal (opcional) y dejamos que el conjunto se cocine durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando.  Subimos el fuego y añadimos el vino blanco dejamos que se evapore el alcohol durante un par de minutos.  Bajamos el fuego, incorporamos la carne y dejamos que siga  cociendo a fuego bajo  sin tapar. Seguimos preparando el plato.
Mientras,  lavamos y picamos con un palillo las patatas y las ponemos a cocer en el microondas, de 2 en 2 y durante 4 minutos cada vez.  Dejamos enfriar las patatas, las pelamos y las cortamos  en rodajas finas.
Ponemos un poco de aove en una sartén y dejamos que las patatas se pochen a fuego bajo durante 12 minutos.
Apagamos ahora el fuego de la carne, pero la dejamos al calor residual.
 Sacamos, escurrimos y  cubrimos el fondo de una fuente con la mitad de las patatas, las salpimentamos y vertemos la mezcla de verduras y carne, le picamos unas hojas de menta por encima y tapamos esto con el resto de las patatas, procurando que quede todo bien cubierto y salpimentamos. Todo está caliente, pero si necesita más calor… toque de microondas.

Adornamos  con unas hojas de menta y unas bolitas de pimienta rosa.


lunes, 21 de octubre de 2013

Bizcocho de Limón sin Huevos y sin Leche

La mesa del taller estaba llena de botes de barnices, pinturas, brochas, lacas y varios productos más de la misma gama, de repente Merche me dice “te tengo que dar la masa” Qué masa? “La masa madre” De qué masa y de qué madre me hablas? “sí mujer, de la masa madre de los frailes” Sigo sin entender nada, te pasa algo? A estas alturas no se bien quien intervino  “Merche, es que no te enteras, que no es de los frailes, que es de los monjes”. Juro que la que no se enteraba de nada era yo y creo que tu tampoco te estás enterando. La cosa es que Merche quería darme una masa madre para hacer un bizcocho, que para que te salga bien te la tienen que regalar y tu se la tienes que regalar a otra persona, vamos que más que masa madre parece la falsa moneda de la copla, la que va de mano en mano y ninguno se la queda. Y ahí no queda todo que la masa tiene que andar nueve días por la cocina a temperatura ambiente, no se especifican muy bien los grados, depende del ambiente (que digo yo que no será lo mismo el ambiente de Galicia que el de Soria, por poner un ejemplo)y cada día hay que rezarle un credo. Pues a mí eso no me convence mucho y menos aún lo del credo que de tantos como recé en las monjas he olvidado la letra y la música. Después  Charo confesó que ella le acortó el periodo de estancia y que no aguantó más y a los tres días hizo el bizcocho, que de credos ni uno  y le quedo bueno de caray.  No me voy a complicar ni miajita, y no te voy a liar ni con la masa ni con su madre y te voy a proponer algo muchísimo más rápido, sencillo y seguro que igualmente delicioso y encima sin huevos y sin leche:

BIZCOCHO DE LIMÓN SIN HUEVOS Y SIN LECHE.




Ingredientes:

180 grs de harina (todo uso)
150 grs de azúcar.
150 ml de agua.
1 limón: su zumo  y su piel rallada.
5 c.s de aceite de girasol.
1 c.c de vinagre de manzana (o de vino blanco).
1 c.c de bicarbonato.
1 c.c de esencia de vainilla (opcional).



Elaboración:

Precalentamos el horno a 170º.
Mezclamos la harina tamizada con el resto de los ingredientes y lo ponemos en un molde forrado con papel de horno.
Cocemos a 170º durante 30 ó 35 minutos.

Sacamos y dejamos enfriar antes de decorar (lo he decorado con unas finas rodajas de lima y limón, unos trocitos de cáscara de limón confitada y lo he bañado ligeramente con glaseado de manzana). 









Como ves, más sencillo... difícil.

jueves, 17 de octubre de 2013

Empanadillas de Calabaza, avellanas y queso con toque de Amaretto

Se acerca la noche del 31 de Octubre, víspera del día de la Misa de Difuntos. Es la noche en la que los espíritus de los muertos visitan a sus familiares vivos en busca de consuelo. La multitud de espíritus que vagan libres en Hallowe´en crea una atmósfera ideal para toda clase de actividades ocultistas. Los goblins aprovechan su última oportunidad, antes de quedarse aletargados todo el invierno, para cometer toda clase de maldades contra los humanos. Los gritos y risas de las brujas llenan el aire de la noche, ya que bandadas enteras de ellas vuelan al último Sabbat del año. Las hadas raptan a jóvenes esposas, a las que devuelven confusas y amnésicas trescientos sesenta y seis  días después. Los hombres-lobo aúllan mientras rondan en busca de presa; toda clase de fantasmas murmuran y gimen junto a las puertas y ventanas. Manos esqueléticas salen de antiguas tumbas. Todas estas tensiones sobrenaturales crean un espléndido ambiente para la adivinación y la predicción del futuro. Los lectores de bolas de cristal tienen más trabajo que en cualquier  otra época del año y los quirománticos hacen buen negocio. Los mortales no deben acurrucarse en sus casas la noche de Hallowe´en, sino encender grandes hogueras en lo alto de las colinas para ahuyentar a las brujas, celebrar fiestas ruidosas y bailar alrededor de las casas y graneros para espantar a los goblins,  las hadas y las brujas y dar abundante comida  y bebida a los niños y a los pobres.  La comunidad que organice un Hallowe´en bien estruendoso logrará alejar a todos los acechantes nocturnos.  Vayamos preparando nuestra fiesta de Hallowe´en y empecemos preparando:

EMPANADILLAS DE CALABAZA, AVELLANAS Y QUESO CON TOQUE DE AMARETTO. (Calabazadillas para Hallowe´en)



Para la elaboración de esta receta he usado calabaza butternut porque la textura de su pulpa densa es sedosa y de grano fino y combina muy bien con ingredientes salados y me he inspirado, digo inspirado, en los  tortelli de calabaza y amaretti de la Chef Nadia Santini (mejor chef femenina del mundo 2013).

Ingredientes (para unas16 calabazadillas):

8 ó 9 obleas para empanadillas.
las calabazadillas fritas
Las calabazadillas cocidas en el horno


100 grs de calabaza (asada o cocida en el microondas)
1 puñadito de avellanas tostadas.
2 c.s de nata espesa.
Un poco de queso mozarella rallado.
2 c.s de Amaretto (licor)
Pizca de sal.
Elaboración:

Avellanas recién tostadas  y molidas en la thermomix o en un mortero.
Una vez asada o cocida la calabaza, con una pizca de sal,  la aplastamos con un tenedor y le añadimos
las avellanas  y las 2 c.s de Amaretto. Mezclamos todo bien y reservamos tapado con film.

Con ayuda de un cortapastas recortamos las calabacitas en la oblea de empanadilla, de cada oblea salen cuatro recortes (dos calabacitas).
Rellenamos una parte de la calabaza primero ponemos una pizca de queso rallado y luego un poquito de la mezcla de calabaza, colocamos otra base de oblea encima y procuramos que no se nos salga el relleno. Le damos forma de calabaza.

Para la cocción hay dos métodos: uno que  consiste en freír las empanaditas por tandas en aceite caliente y el otro que consiste en pintar con aove las empanaditas y luego cocerlas en el horno a 180º unos 10 minutos.  Con el horno hay que tener cuidado, pues se hacen muy rápido y se nos pueden quemar.  


Y aprovechando... con esta receta participo en el Reto de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado "Salado".

 http://cocinerosdelmundodegoogle.blogspot.com.es


  


domingo, 13 de octubre de 2013

Bizcocho de Helado

Hace tiempo que te hablé de mi admiración por el gaditano Angel León (el cocinero del mar) ahora mucho más conocido por su participación en el programa Top Chef, pero desde hace años no deja de sorprender por su cocina basada en el mar y en el aprovechamiento de sus producto respetando al máximo tanto el medio como lo que de él obtiene. Pues bien, Angel León acaba de presentar en el Congreso San Sebastián Gastronómika el azúcar marino. Sí, has leído bien, todo lo opuesto a lo que siempre se ha sacado del mar y que en su momento sirvió de moneda de cambio  y fue objeto de guerras: La sal. Esperemos que no pase lo mismo con  el azúcar marino, el cual es un polvo verde intenso (más que el té verde en polvo) y con matices dulces de sabor, un nuevo ingrediente que aportará un nuevo mundo de posibilidades gastronómicas. El estudio sobre los detalles científicos del azúcar marino será presentado por la Universidad de Cádiz en  un congreso a principios de 2014 (te adelanto la primicia), los resultados están en proceso de patente, lo cual indica que pronto podremos disfrutar de este azúcar. Es tiempo de espera y mientras llega y se comercializa, de momento tendremos que seguir usando el azúcar que hay por casa para preparar:
  
BIZCOCHO DE HELADO



La receta original la vi en el blog de Carmen, yo le he añadido un poquito de mi parte. Es un bizcocho muy sencillo y que admite el sabor que tu prefieras.

He preparado dos versiones una con helado de tiramisú y la otra con helado de crème brûlée y pera.

Ingredientes:
Con Helado de Tiramisú:
½ litro de helado  de tiramisú.
1 huevo.
150 grs de harina.
2 c.c de levadura (tipo royal)
1 c.c de sirope de caramelo MONIN.
2 c.s de azúcar morena.






Con Helado de Crème Brûlée:
½ l de helado de Crème Brûlée
1 huevo.
200 grs de harina.
2 cc de levadura.
1 c.c de sirope de caramelo.
1 pera bien lavada pero con su piel.

 Elaboración:
Ponemos el horno a 180º.
La mezcla la he preparado en la thermomix (más rápido).
Dejamos el helado fuera del frigorífico un buen rato, que quede cremoso sin que llegue a estar derretido del todo. Lo ponemos en el vaso de la thermomix y le añadimos el huevo, la harina mezclada con la levadura, el sirope de caramelo  y el azúcar. Mezclamos todo bien y pasamos a un molde.

Metemos en el horno, 10 minutos a 180º y luego bajamos a 165º y dejamos cocer 20 minutos más (para más cantidad, más tiempo).
El procedimiento es el mismo para el de Crème B y pera, vertemos un poco en el molde, colocamos la pera y llevamos al horno. La pera se hará al mismo tiempo que el bizcocho.


Observaciones personales:
A pesar de que el elemento lácteo y graso lo aporta el helado, conviene ponerle el huevo, ayuda a ligar los ingredientes.
El azúcar le hubiera venido bien al bizcocho de crème B, hubiera potenciado un poco el sabor  y para mi gusto, un poco  menos de harina (unos 50 gramos menos).
Cociendo a dos temperaturas el bizcocho “esponja” más y los sabores se concentran mejor que a alta temperatura.
El tiempo de cocción en para un bizcocho pequeño.






Elige el que más te guste, aunque los dos están... requetebuenos.

jueves, 10 de octubre de 2013

Bocaditos de Lentejas Coral

Cuentan las crónicas, que estaba el filósofo Diógenes el cínico (el mismo que luego daría lugar a un síndrome con sus respectivos síntomas) una buena noche  cenando lentejas, cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey, y le dijo: “si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas”. A lo que Diógenes replicó: “Si hubieras tu aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”. De siempre me ha caído bien Diógenes, vivía en una tinaja y andaba por las calles desnudo con una lámpara y cuando era preguntado qué hacía con la lámpara él respondía que estaba buscando a un hombre honesto y que el día que lo encontrara  apagaría la lámpara. Te diré que, hay quien dice que la lámpara  nunca  se apagó  y que a día de hoy sigue encendida. No lo sé, sólo te cuento lo que se dice.  Diógenes nació en Sínope que es una región de Turquía,  pues de por allí, kilómetro arriba, kilómetro a bajo te traigo esta receta, para que no se nos olvide que comer lentejas no nos convertirá  ni en cínicos ni en reyes y seguro que en filósofos tampoco pero  al menos, nos dejará buen sabor de boca:

BOCADITOS DE LENTEJAS CORAL



Ingredientes (4 personas):

200grs de lentejas coral  (las rojas que ya vienen peladas).
1 hoja de laurel
1 cebolla morada pequeña.
Unas hojas de cilantro  muy picadas.
Jengibre fresco rallado.
6 tomates cherry muy picados.
60 gr de queso feta desmenuzado.
1 lima (el zumo).
40 grs de pan rallado.
1 huevo.
Sal y pimienta.
Si te gusta el picante puedes ponerle un poco de chile rojo picadito.
Aceite de girasol para freír.

Elaboración:

Cocemos las lentejas en el  agua con la hoja de laurel. Mientras picamos muy pequeña la cebolla  y reservamos.
Cuando las lentejas estén cocidas las pasamos por agua fría, las escurrimos muy bien y las molemos un poco (con un tenedor) les añadimos la cebolla picada, el cilantro muy picadito, unos toques de pimienta negra, el jengibre rallado y el zumo de lima, removemos bien y seguimos añadiendo el queso feta desmenuzado el pan rallado y el huevo ligeramente batido. Salamos al gusto. Mezclamos suavemente todo.


Ponemos el aceite a calentar y con ayuda de dos cucharas vamos formando nuestras albóndigas. Cuando estén doradas sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente, antes de servir acompañadas de una ensalada.


domingo, 6 de octubre de 2013

Manzana, Miel y Limón en un bizcocho de Arroz.

En casa cuando estamos malos de la barriga, es decir de la tripa o como diría mi madre “con el vientre suelto” (suelto de no sé dónde, que tu te dices a ti misma no, si el vientre está donde siempre, lo que tengo suelto y bastante es otra cosa…) Dejando el tema escatológico a un lado voy a contarte los remedios familiares para “atacar de frente este problema” y que estoy convencida coincidirán con los que a buen seguro usas tu. Uno es tomar coca-cola entera, nada de la light a cucharaditas, de poco en poco  mientras pasamos un día o dos a base de arroz blanco,pero blanco, blanco. Hervido sin más, como muuucho una hoja de laurel ´pa que le de sabor y  rematamos tan níveo menú con  manzana rallada acompañada de  miel y limón. Esto te lo cuento porque por motivo de los mismos nervios o de los nervios míos hace un tiempo tuve un día de estos y no me quedó otra que recurrir a los remedios caseros, todos juntos, días después cuando ya estaba perfectamente recuperada y en optimas condiciones pues como que me vino un rayo de luz  e inspirándome en los ingredientes de este remedio casero preparé algo realmente bueno que quiero compartir contigo:

MANZANA, MIEL Y LIMÓN EN BIZCOCHO DE ARROZ.



Ingredientes:

200 grs de harina de arroz.
750 grs de manzana Golden troceada (sin piel).
100 grs de harina de todo uso.
1 limón: su zumo y su ralladura.
225 grs de miel de romero.
3 huevos.
1 yogur natural.
3 huevos.
1 sobre de levadura.
6 c.s de aove (hojiblanca)





Para decorar:
1 manzana roja cortada muy fina en gajos (mejor con la mandolina).
200 grs de agua.
200 grs de azúcar.
1 c.s de jugo de limón.
Un bol con agua con hielo.

Elaboración:
Encendemos el horno a 180º mientras preparamos el bizcocho.
Trituramos todos los ingredientes (menos los que utilizaremos para la decoración), lo he hecho en la Thermomix para ahorrar tiempo.
Vertemos esta preparación en un molde untado de mantequilla (o aceite) y espolvoreado de harina. Y lo metemos a cocer en el horno, lo ponemos 6 minutos a 180º y luego 30 minutos a 165º. Dejamos enfriar dentro del horno.
Mientras se hace, prepararemos nuestra decoración (yo la tenía congelada de una vez anterior, así que sólo tuve que sacarla. Con esto te quiero decir que una vez hechas las manzanas las puedes guardar en el congelador por capas, separadas por papel film.
Preparamos un bol con agua y hielo
Mezclamos el agua con el zumo de limón y el azúcar y lo llevamos a hervir en una cazuela baja y amplia. Una vez que ha hervido mantenemos el jarabe a fuego bajo. Sumergimos por tandas en el almíbar las lonchas de manzana, hasta que estén transparentes (unos 3 minutos) y luego las pasamos por agua helada y las dejamos ahí mientras ponemos otra tanda en el almíbar. Sacamos las otras manzanas del hielo y repetimos la operación hasta acabar con todas las lonchas de manzana.


Desmoldamos nuestro bizcocho y lo decoramos con las manzanas en almíbar. 

Textura del bizcocho a las 48 horas.

jueves, 3 de octubre de 2013

Carapulcra Chinchana

Martin Luther King habló en presente y dijo: Yo tengo un sueño… y lo que sigue, yo hablo en pasado y escribo: ayer tuve un sueño. Y te contaré que en el sueño estaba yo en un concierto de María Dolores Pradera y ella en ese mismo momento estaba cantando la frase de una canción que dice: “Del puente a la alameda, menudo pie la lleva, por la vereda que se estremece, al ritmo de sus caderas…”  Y mira tu por donde que me desperté con esa canción en mi cabeza y esto no podía querer decir otra cosa más  que,  tenía que preparar un plato peruano, en homenaje a María Dolores, al camino del puente a la alameda (que yo también recorrí alguna vez, como la flor de la Canela…) y a ese maravilloso país que es Perú. Y como hay sueños que realizarlos cuesta poco, me puse a ello. Te contaré algo a cerca de este plato de origen andino, popular entre las civilizaciones precolombinas que lo preparaban con carne de llama o vicuña. Los Incas subieron las papas hasta lo más alto de sus montañas para  secarlas al sol en los días fríos hasta que perdían su humedad y así convertirlas en pequeñas “joyas” que posteriormente  los esclavos negros, a ritmo de guarapo y cocinando a fuego lento extendieron por toda la costa. Actualmente se hace con carne de chancho (cerdo), pollo o ambos pero sigue el ritmo lento de sus orígenes, cocinado en ollas de barro. Me enseñaron a preparar  la que se elabora en la zona central de  la costa peruana, en la región de Chincha, de ahí su nombre, su bonito nombre:

CARAPULCRA CHINCHANA




El sabor y la textura de estas "papas" es totalmente diferente a cualquiera que hayas probado...
El maní es la aportación criolla a esta receta.


Ingredientes:

250 grs de papa seca (puedes encontrarlas en tiendas de productos sudamericanos).
1 zanco de pollo.
½ cebolla morada muy picadita.
1 diente de ajo prensado o machacado.
2 c.c de ají panca ( si no lo encuentras- lo compré en el C. Inglés- puedes sustituirlo por pasta de pimiento choricero).
1 c.c de comino molido.
½ l de caldo de pollo.
1 puñadito de cacahuete tostado molido.
Aove 3 c.s.
Sal y pimienta al gusto.






Elaboración:

papa seca y papa rehidratada
Lavamos la papa seca y la dejamos a remojo toda la noche (como si fueran garbanzos)para que se rehidrate.
Si tenemos cazuela de barro… ¡qué maravilla!! Si no, no importa no te pierdas este delicioso plato por no tener cazuela de barro.
Ponemos el aove en una cazuela al fuego y cuando está caliente ahí doramos el pollo partido en trozos. Sacamos el pollo y reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla y el ajo a fuego muy, muy lentos (dale su tiempo, unos 20 minutos) pasado este tiempo le añadimos el ají panca, damos una vuelta y le incorporamos las papas escurridas.

Removemos y dejamos un par de minutos, que tomen saborcito.
Añadimos el comino, la pimienta, la sal, el pollo y lo cubrimos todo con el caldo de pollo (he utilizado un brick de ½ l de Aneto), procuraremos que el caldo cubra unos 5 cm por encima la carapulcra, tapamos y dejamos cocer a fuego lento como unos 40 minutos,
añadimos el maní (cacahuete) molido y que cueza otros 5 minutos.
 Apagamos el fuego y dejamos que repose unos minutitos más antes de servir.



Nota: Se suele servir este plato acompañado de arroz blanco o con yuca frita.  La carne puede incorporarse ya cocida deshebrada.