sábado, 1 de febrero de 2014

Corona de Elote y Canela

 Según cuenta una leyenda Maya, un día los dioses decidieron crear el mundo y así empezaron creando la tierra y el mar, los cuales llenaron de olores y colores el espacio. Posteriormente, decidieron crear seres para que les adoraran y así hicieron a los animales pero cuando descubrieron que estos no eran capaces de emitir sonidos inteligibles con los que venerar a sus creadores  decidieron castigarlos, a partir de ese momento se matarían y se alimentarían los unos de los otros. Los dioses siguieron adelante con su vanidoso proyecto y crearon al primer hombre, lo hicieron de barro  y pronto vieron cómo la lluvia  y el viento lo desmoronaban. Sin embargo, el nuevo ser tenía el don de la palabra, una voz armoniosa, jamás oída en este mundo. Pero no tenía conciencia de lo que decía. De nuevo habían fracasado, pero no por ello dejaron de intentarlo y su nuevo hombre fue una creación de madera. Estos nuevos hombres se reprodujeron y  poblaron la tierra, pero el problema llegó cuando los dioses se dieron cuenta de que estos nuevos seres carecían de sentimientos, no tenían memoria, no tenían alma y por lo tanto no recordaban quiénes les habían creado y no podían alabarles ni adorarles. Cuando hablaban no había ninguna emoción en sus voces. Los dioses decidieron acabar con estos hombres de madera  por medio de una lluvia de cenizas. Después el agua alcanzó las cimas de las montañas más elevadas. Todo fue destruido.  Los dioses crearon un nuevo ser y para ello se sirvieron del maíz rojo y blanco, crearon la carne con el maíz blanco y la sangre con el maíz rojo. Esta vez los dioses lo habían conseguido, este nuevo hombre tenía una inteligencia abrumadora. Lo conocía todo, lo observaba todo, lo entendía todo. Conocía dónde reposan los cuatro rincones del mundo, los que marcan los límites de todo cuanto nos rodea.  Pero los dioses no podían permitir que existiera un ser casi tan inteligente como un dios, así que decidieron nublar su vista para que no pudiera ver más allá de lo que tenía delante. A Los dioses ya sólo les faltaba crear a la mujer y la crearon de la misma forma y con el mismo material que al hombre. Las parejas se formaron y empezaron a tener hijos que poblaron la tierra, muchos de los cuales se dedicaron a cultivar el ingrediente principal con el que está hecha esta:

CORONA  DE ELOTE Y CANELA


Ingredientes:

1 lata de maíz dulce grande (o 2 pequeñas)
1 lata de leche condensada (370 grs)
2 huevos.
2 c.s de harina.
1 c.s de mantequilla a temperatura ambiente.
1 c.c de canela molida.
un toque de tequila (para alegrar el alma)
Pizca de sal.

Elaboración:

Escurrimos el maíz y lo trituramos bien (aunque si nos queda algún granito a medio triturar, tampoco importa mucho y le añade un cierto toque rústico). Añadimos la leche condensada al maíz y removemos, le incorporamos los dos huevos ligeramente batidos, las dos cucharadas de harina, la pizca de sal, la canela molida, la mantequilla y ese suspiro de tequila y  todo esto lo mezclamos amorosamente hasta conseguir una fina masa.
Encendemos el horno a 180º calor arriba y abajo.
Vertemos nuestra preparación en el molde elegido, en mi caso uno de corona antiadherente, por eso no lo he untado ni de aceite ni de mantequilla y no se pegó. Cocemos durante 25 ó 30 minutos. Como sugerencia, te diré que alguna vez le he añadido una cucharada de coco rallado y no le va mal... para nada.


Nota: La inspiración para la presentación de este postre con hondas  raíces mexicana viene del blog de Nuria M (siempre creí que tu atadito era de palos de canela y no de colines...)


42 comentarios:

  1. Desde luego por el corte que tiene debe ser jugosísimo... uf que pedazo te cogía ahora mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jugosito, tierno y delicadamente dulce...yo te daría dos pedazos con mil amores...

      Eliminar
  2. Que delicia con esos ingredientes tiene que quedar muy jugoso me gusta bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que queda jugoso y nada empalagoso ( mira hasta me ha salido una rima). Bss

      Eliminar
  3. Madre del amor hermoso! Qué bien escribes, puñetera, me he quedado con ganas de más hombres y más madera y más barro y más de todo!!! Además de eso, haces unas maravillosas recetas llenas de color y para mí súper originales.
    Que te hayas inspirado en mis colines, jajajajaja, me matas... claro que tú pensabas que eran canela, pero ya sabes que yo soy más de salao, y el nombre del blog me pedía un toque de panadería (comprada, ya sabes que yo no hago pan, jajaja) a lo rústico, o de andar por casa mismamente... así que muchas gracias!
    Un beso de los gordos y un abrazo apretujado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena eres Nuria... yo el pan y prácticamente todo lo que lleve levadura de panadería pues como que también se lo dejo para los señores panaderos, más que nada ´pa no meterme en harinas de otros costales...y por aquello de zapatero a tus zapatos. Un abrazo gordo y grande.

      Eliminar
  4. Qué original!!!! Me dejas con la boca abierta.....
    Besitos guapa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya mismo te daba yo un trocito de esta corona para cerrar tu boquita mientras la saboreases... Bss

      Eliminar
  5. Una entrada de lo más interesante con la que se podría hacer una buena película llena de acción, traiciones y fantasía a doquier,me encanta y de la receta:ummmmm, deliciosa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, la película... pues que cada uno nos montemos la nuestra y respecto a la receta la verdad es que está de ummmmmm.

      Eliminar
  6. Para ser dioses metieron varias veces la pata, jaja., en cambio tu con tu postre no, se ve muy jugoso y muy rico, te ha quedado tremendo, me apunto a la cucharada de coco, que me encanta. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dioses meten muchas veces la pata, más de las que nos han contado... pero mientras nos quede algo dulce, se puede ir llevando mejor.. Bss

      Eliminar
  7. Una historia preciosa,ya la conocía y me encanta,no me canso nunca de leerla o escucharla.No lo he probado nunca pero viendo la pinta que tiene ha de estar delicioso,digno manjar de los dioses!!Besitos
    Carlos http://pasteleschoco.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con las cosas ricas que tu haces Carlos, anímate y versiona esta corona a tu manera. Bss

      Eliminar
  8. Como siempre tus entradas son la mar de interesantes, siempre cuentas historias muy bonitas, y las acompañas de recetas tan ricas y vistosas como esta. Debe ser muy rica. Bs.
    julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, me alegra saber que disfrutas con "mis" historias y cómo no mucho más que también te gustan mis recetas. Bss

      Eliminar
  9. Pues para mí que algun especimen se escapó de las matanzas,que por ahí quedan tipos sin conciencia y sin alma...en fin,si la historia me gustó me gusta más esta receta, curiosa como pocas,creo que me daré el gustazo de hacerla
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma, un día de estos te pondré una receta especialmente dedicada para tí, ya sabes yo me la comeré (mentiría si dijera que ello supondrá un sacrificio, porque pienso hacerla bien rica) pero que sepas que será en tu honor. Anímate con esta corona porque estoy convencida de que te gustará, por lo sencilla y lo rica que está. Bss

      Eliminar
  10. Como siempre, una historia entretenida e interesante y una receta que aunque nunca la he probado, tiene pinta de ser una auténtica delicia! Gracias y besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Ana, la corona es muy sencilla, tanto como sabrosa. Bss

      Eliminar
  11. Una presentación inmejorable, además de lo rico que tiene que estar.
    Besitosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, pero esta corona ganaría si estuviera elaborada con alguno de los deliciosos productos de tu huerto, sin lugar a dudas. Bss

      Eliminar
  12. Una historia interesante y una receta original con una pinta estupenda.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es más complicada que la elaboración de la receta, que como ves no se tarda casi nada en preparar...Bss

      Eliminar
  13. Beautiful and very tasty!! Thank you for proposing this recipe!!

    ResponderEliminar
  14. Qué historia tan bonita, siempre me cautivan las historias antiguas de la cultura del Mundo, espero que los dioses tengan en cuenta tú pastel, pinta de maravilla y seguro es una buena ofrenda.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caty, a los dioses es mejor tenerlos de nuestra parte que no en nuestra contra, por si acaso "las moscas". Bss

      Eliminar
  15. Que bueno, nunca había oido hablar del Elote, pero con estas pintas tiene que estar riquísimo

    B7sssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen elote es como llaman en Mexico al maiz tierno, lo mismo que en Perú le dicen choclo, y a falta de maíz tierno pues... a recurrir a una lata. Bss

      Eliminar
  16. Curiosa forma la que tienen los aztecas de explicarnos el orígen de la vida y que dista de la explicación cristiana, por no hablar ya de la científica. Quizás si esos granos de maíz tuvieran como fondo un tono dulce como el de este pastel, todo sería muy diferente en esta vida. ¿no crees?

    Me ha gustado mucho tu pastel. Original por el empleo del maíz. Y basta que recomiendas el coco, con él me quedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Yolanda, el tono dulce creo que le va mejor a todo en esta vida. Y el coco, la verdad es que soy una fanática de ese sabor y olor..

      Eliminar
  17. Me encanta cuando a las recetas dulces les sumamos vegetales (zanahorias, calabazas, remolachas...). Esta corona con máiz/elote/choclo (como le decimos en mi país) debe saber a gloria. Con pocos y simples ingredientes podemos obtener una rosca bien sabrosa y jugosa. Me llevo tu receta porque pienso probarla cuanto antes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de que te gustará, es dulce pero sin llegar a ser "empalagosa" y queda muy jugosita... Bss

      Eliminar
  18. canal cocina ha hecho un nuevo programa de cocineros blogueros,deberias estar en el

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracioso/a eres anónimo, yo ya tengo más que de sobra con mi cocina sin canal, pero con vistas...y además, en la tele no dejan meter el dedo para probar lo dulce que va la cosa y tampoco dejan comer "las arrebañaúras", así que eso no es para mi...

      Eliminar
  19. Es la primera vez q oigo hablar d esta receta, así q me ha sorprendido a la vez q me ha encantado, tiene un aspecto delicioso. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es de extrañar Mar, porque casi todas las recetas de mi blog son de creación propia, fusiono e infusiono... me alegra un montón que te haya gustado. Gracias.

      Eliminar
  20. Complimenti per il blog al quale mi sono unita volentieri come tuo lettore fisso così non ci perdiamo di vista. Belle fotografie e bella ricetta molto scenografica. Bacioni, a presto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Stefania per il tuo commento e per venire alla mia cucina, spero che vi piaccia le cose che trovate qui. Un abbraccio.

      Eliminar
  21. Que bonito, me enganchó la historia y la receta me cautivó¡¡ Me encanta¡¡

    ResponderEliminar
  22. Que receta tan original y rica, me la apunto, me quedo en tu blog, ya sabes donde esta el mio.BESOS
    http://recetasdechispi.blogspot.com.es

    ResponderEliminar