domingo, 13 de julio de 2014

Bizcocho "Fuego Nuevo"

Para los antiguos habitantes de Tenochtitlan, cada cincuenta y dos años terminaba un ciclo cósmico y se iniciaba uno nuevo. El sol era el actor principal. El que marcaba el paso del tiempo. Cuando se ocultaba en el horizonte, se temía que no volviera a salir. Para evitar que eso sucediera se realizaba una ceremonia que,  según los cronistas de la conquista de América, coincidía con el día en que las Pléyades se encontraban en el punto más alto del cielo. Al caer la noche, los sacerdotes, vestidos con las insignias, ropajes y máscaras de sus dioses caminaban hacia el Monte Huizache (hoy Cerro de la Estrella). Los fuegos y las luces de toda la ciudad se apagaban y las familias hacían limpieza general dentro de sus casas, destruyendo todos los objetos de uso cotidiano. Se encendía el fuego en la cima del cerro (Monte Huizache) y con él los sacerdotes prendían antorchas que eran entregadas a los corredores más rápidos para que ellos distribuyeran el Fuego Nuevo, marcando así el inicio de un nuevo ciclo cósmico. Los indígenas consideraban que la Montaña y el Sol juntos eran la representación de Dios. Cuando Fray Bernardino de Sahagún se enteró de ello, utilizó este simbolismo dentro de las cartillas con las cuales catequizaban a los indios. Esto me lo contó  Lupe mientras nos tomábamos un “cafelito” acompañando  un trozo de:

BIZCOCHO “FUEGO NUEVO



Este bizcocho es un dulce suave, ligero y aromático. Puede servir para el desayuno, como merienda e incluso se puede utilizar como base para un bizcocho relleno. Tiene una textura muy similar al Ángel Food  pero, a diferencia de éste, se prepara añadiendo mantequilla a la masa.


Ingredientes:

6 claras de huevo.
Pizca de sal.
150 grs de mantequilla.
200 grs de azúcar.
100 grs de harina (todo uso)
½ vaina de vainilla  (el interior rallado).
1 c.c de azúcar de caña  de grano un poquito grueso (opcional)
1 “copita” de tequila reposado.




Elaboración:

Montar las claras junto con la sal  a punto de nieve firme y reservar.
En un bol amplio (luego mezclaremos todo ahí) ponemos el azúcar y encima tamizamos la harina. Añadimos el interior de la vaina de vainilla y la mantequilla en  pomada.  Mezclamos todo bien.
Incorporamos  el tequila,  y removemos para  que quede todo bien integrado. Añadimos las claras montadas y las incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Una vez que esté todo bien  mezclado le echamos el azúcar de caña grueso  (opcional) y vertemos la mezcla en un molde antiadherente  (o si no, lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con harina, para que no se pegue)


Precalentamos el horno a 200º durante diez minutos, introducimos la preparación y cocemos a 180º de 25 a 35 minutos (dependiendo del horno). Dejamos enfriar entes de desmoldar y decoramos al gusto de cada quien y cada cual, en mi caso lo he espolvoreado de azúcar glas y le he puesto unas rodajas de higos frescos y alquejenjes.



Yo participo de la creencia indígena de que la Montaña y el Sol  juntos representas algún dios, lo de averiguar cuál es el día en que las Pléyades están en el punto más alto del cielo, ese será… tu trabajo de campo en esta receta.

16 comentarios:

  1. Wow muy interesante la historia.
    Delicioso este bizcocho.
    Agarro un trocito con tu permiso.
    Saludos
    Olguis.

    ResponderEliminar
  2. Interesantes historias las que nos cuentas, no suelo dejar muchos comentarios por falta de tiempo pero suelo leer casi todo lo que publicas, mi más sincera felicitación por el blog. Te he añadido en Google+.
    Un cordial saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre una historia de lo mas interesante!! y un bizcocho de lo mas rico!! porque me gustan a mi tanto los bizcochos...?? porque no hay nada mejor ar el desyuno que un rico bizcocho casero!!Bs.
    Julia.

    ResponderEliminar
  4. Una historia interesante y desconocida, me ha encantado y por supuesto el bizcocho que se ve delicioso.
    Bss
    ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar
  5. Diría que en vez de un bizcocho de fuego lo es de nieve con esa perfecta cobertura que le has puesto.
    En cualquier caso es divino.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Desayuno, merienda o ahora mismo yo quiero un trozo, enhorabuena sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  7. maria eugenia sanz14 de julio de 2014, 1:47

    Muy interesante tu relato y riquísimo tu bizcocho me alegro de verte de nuevo por el blog,
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Nenaaaaaa, no encuentro tu facebook, y no me entero cuando publicas!!! y eso no puede ser, me pierdo estas delicias. Brutal!!! como siempre y la introducción muy interesante, me encantan tu entradas, ya lo sabes.
    Besos y feliz semana
    Ettore

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Sonsoles!! Como siempre, mágicas tus entradas, y por si fuera poco, nos presentas esta maravilla de bizcocho, con ese nombre tan tentador, "fuego nuevo". Para los grandes amantes de los bizcochos como yo, una auténtica delicia. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Pues es una maravilla compartir este ratito contigo ya que sabes que me encanta leer tus historias acompañadas de esta delicia! Un beso y como siempre muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles que historia mas interesante !! y este bizcocho se ve lo mas de lo mas delicioso un textura de lo mas esponjosa
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  12. Te voy a echar de menos, voy a echar de menos leerte porque siempre es una gozada lo bien que escribes joía! Te doy lo que quieras por un trocito de ese bizcocho!!
    Nena, me tomo vacaciones hasta septiembre que lo necesito, así que nos vemos a la vuelta. Te deseo un verano magnífico, que descanses mucho y que sea un verano para recordar, disfrutando de las cosas sencillas o de lo que tú quieras, jajaja. Un beso muy grande corazón.

    ResponderEliminar
  13. Que bonito relato, desde luego eres única, haces que nos trasportemos en el tiempo y vivir ese momento, me encanta leerte mi querida amiga, y ese bizcocho, si que iba a echar fuego nuevo, por mis orejas me lo comí a bocados ahora mismo que pinta más rica y que bonito te ha quedado mi reina, bst

    ResponderEliminar
  14. Sonsoles, cuantas cosas se aprenden contigo y que recetas ten ricas nos presentas, me ha encantado el relato y eso del mar y la montaña, la verdad es que todo tiene un porque, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  15. Wuaoooo! este bizcocho compartido con la curiosa historia de Lupe forman un tandem perfecto. Disfrutar d esta delicia, en buena compañia y con una historia como la q nos has contado, resulta muy agradable. Bsos

    ResponderEliminar
  16. Sonsoles que buenos todos los postres, las tarta de higos, y que de ideas mas buenas

    ResponderEliminar