domingo, 12 de octubre de 2014

Bizcocho de Pollo, Tomate y Salvia

Hay momentos en los que es necesario pararse, no importa por donde vayas caminando, da igual si es por tierra, mar  o aire, lo que es verdaderamente importante es que pares. Porque, no me negarás que en más de una ocasión, has creído pisar tierra y realmente estabas en las nubes. O no recuerdas aquella vez que pusiste los pies en un charco y se obró el milagro de caminar sobre las aguas? Ya sé que me dirás que eras muy joven, que eras un niño... pero pasó. Pues ahora toca parar. Ni un paso más. Hasta aquí he llegado y ahora paro. El también lo hizo, también decidió parar. Se  propuso ir retomando el contacto con amigos y compañeros a los que por unos motivos u otros tuvo el poco cuidado de aplicar la fórmula física de la velocidad que aprendió en el instituto (la que habla de la relación entre el espacio entendido como distancia y el tiempo) el resultado es fácil de adivinar. Así pues, aunque  el tiempo ha pasado, el cariño donde lo hubo sigue y, cierto es que,  a todos la vida nos ha ido obsequiando con valses, milongas, tangos, pasodobles, cumbias, boleros, corridos, fados, guajiras y… Esa música que le recompone o descompone a usted el alma, querido amigo!!!Y como si del argumento para una novela se tratara, convocó a un grupo de amigos de juventud, necesitaba retomar, retocar, reutilizar, recuperar, recomponer...re,re,re. Antes de sentarse a la mesa, mientras preparaban la ensalada para acompañar un BIZCOCHO DE POLLO Y SALVIA, le contaba a Roberto: “Según se mire, ella era la mujer que yo más necesitaba o la que menos me convenía en ese momento. Estaba dotada de un extraño sentido de la realidad que la hacía ir de las ideas más alucinadas e incluso descabelladas  a las decisiones más firmes y racionales. Desde el principio de la relación tuvo la capacidad de hacerme sentir que hacía muchísimos años que yo la andaba buscando, que siempre la estuve buscando a ella y cuando por fin había logrado encontrarla…todo el mundo a mi alrededor, prácticamente desapareció, quedo reducido a una isla y nosotros éramos como dos náufragos. Los únicos supervivientes. Y habíamos decidido atarnos entre nosotros con el único fin de salvarnos juntos o perecer en compañía” Les llamaron para sentarse a la mesa, la conversación seguiría después. 

BIZCOCHO DE POLLO, TOMATE Y SALVIA



Ingredientes:

½ pechuga de pollo (muy picadita)
1 cebolleta fresca (muy picadita)











8 tomates secos rehidratados en aceite de oliva.
12 hojas de salvia picaditas + unas cuantas para adornar.
Unas aceitunas verdes para adornar.
3 huevos.
150 grs de queso batido 0% (sustituible por leche evaporada)
300 grs de harina.
1 c.c de bicarbonato.
2 c.c de levadura (tipo royal)
125 ml de aove (la medida del queso batido)
Sal y pimienta (opcional).

Elaboración:

Picamos muy menuditos el pollo, la salvia, la cebolla y los tomates, los mezclamos y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura y el bicarbonato. Y si le vamos a poner sal y pimienta podemos incorporarlo aquí también.
En un bol batimos (poco) los tres huevos junto con el queso. Añadimos el aove, removemos bien la mezcla e incorporamos la mezcla de harina (mejor si es tamizando).

A esta mezcla le añadimos  el pollo, la cebolla, la salvia y el tomate picaditos y lo mezclamos todo muy, muy bien.
Encendemos el horno a 180º

Vertemos esta mezcla en un molde antiadherente, le colocamos unas aceitunas y unas hojas de salvia  y cocemos en el horno a 180º unos 30 minutos (como si fuera un bizcocho dulce normal).

Estas cantidades me dieron para dos moldes pequeños como el de las fotos.

17 comentarios:

  1. A veces hay que parar... no cabe duda... y hoy que me he detenido aquí he disfrutado el momento tanto, que me alegra haberlo hecho... muchas gracias por tan maravillosa entrada y tan deliciosa receta!! saludos!! :D

    ResponderEliminar
  2. Esto es un verdadero manjar!!! Me ha encantado. Bss

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! No sé qué está más a la altura, si del bizcocho a la historia o a la inversa. La verdad es que yo me he quedado con ganas de más (de la historia) y de probar este fantástico bizcocho de pollo. Así ¡¡que me he quedado con ganas de todo!! ¡¡Maravilloso como siempre!! Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Me cuesta parar, no cabe duda que pisar el freno a tiempo te evita la inevitable caída al vacío, a la soledad, a tu propia ausencia pero me cuesta parar, quizás la edad va tirando de mí a un ritmo tan frenético como si cada día fuera el último en este mundo. Sin embargo, una paraíta a tiempo, ver las cosas tal como son y sorprenderte de que muchas de ellas son tal como las dejastes, te llena de emoción. Como de emoción y arte culinario me llena este pedazo de bizcocho salado que aparte de de originalidad de la receta debe tener un sabor de los que recuerdas bastante tiempo. Me encanta!!!!
    ¡¡¡ Feliz cumpleaños!!!!

    ResponderEliminar
  5. Es recomendable parar ,mirar alrededor e ,incluso ,mirar atrás.
    El bizcocho salado me encanta y mejor acompañado de esa ensalada que mencionas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Buena receta, me encantan los bizcochos salados, porqué me parecen muy socorridos.
    Me la apuntaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ya te lo he dicho todo... excepto que este bizcocho me ha dejado con la boca abierta y la babilla cayendo... anda que no tienen suerte ahora contigo por allá, se van a caer de espaldas!
    Un beso mi niña, que te quiero y que muchas felicidades de nuevo!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Menuda pinta más rica que tiene, me tengo que animar a hacerlo en salado ehh

    besos

    ResponderEliminar
  9. Que pasada y original este bizcocho¡¡¡ Me encanta y además he de decirte que jamás he probado un bizcocho salado. Este que has hecho puede ser un buen candidato para probarlo a hacer un dia. Me guardo la receta. Un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Me parece un bizcocho tremendo!! Tiene una pinta que te hace tener unas ganas inmensas de hacerlo!! Maravilloso y riquísimo!! Me ha gustado por todo, me quedo con la receta sin dudarlo!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Esa Sonsoles!!! Con bizcochos como este me curo los virus en un plis plas, si sabe como se intuye por las fotos lo deberían recetar en la seguridad social :D y como la historia me ha dejado con ganas de más estoy por no despegarme d la pantalla para ver como acaba...
    Qué alegría que estes disfrutando de esas tierras que te gustan tanto...la cantidad de ideas ricas que vas a compartir con nosotros,verdaaaaaad?
    Un besazo reina viajera

    ResponderEliminar
  12. Una parada viene bien en la vida, pero sólo parar un momento y continuar , siempre adelante, para atrás ni para coger impulso!! Muchas felicidades y por supuesto deliciosa receta!! Besos

    ResponderEliminar
  13. Esos parones se materializan en muchas ocasiones en decisiones determinantes en nuestras vidas, es importante hacerlos. Me parece absolutamente maravilloso este bizcocho salado, tiene un aspecto delicioso, a ver si me animo a probarlo. Bsos

    ResponderEliminar
  14. Si parara uno un poco más muchas cosas desagradables se evitarían, pero en fin todo lo vivido es enseñanza y fuerza para seguir adelante.
    Felicidades por ese pastel, se ve impresionante, es una receta muy rica.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Delicioso el bizcocho salado!!! Me ha encantado tu introducción, besos.

    ResponderEliminar
  16. Es verdad Sonsoles, a veces hay que parar donde sea y mirar y pensar a donde se va, pero nunca mirar atrás siempre adelante.
    Este bizcocho salado me encanta siempre me sorprendes con tus maravillosas recetas
    Besinos
    El Toque de Belén

    ResponderEliminar