domingo, 5 de octubre de 2014

Tarta Charritos World

La casa de Lola no está muy lejos de la escuela, a dos calles y dos vueltas: una a la derecha y otra vez a la derecha, dos rosales, una mata grande de lavanda y una gran adelfa plagadita de flores de distancia. Es su segundo día de clase y su padre le pregunta cómo va todo. Lola le cuenta que sigue en la misma clase del curso pasado con  los mismos compañeros, a excepción de Noelia que se ha ido y, por desgracia, también con la misma profesora. No entiende porque Doña Lucrecia es una mujer tan cruel. Es su soltería, eso la amarga, la volvió dura y hasta despiadada; tiene que vivir con la constatación de haber sido rechazada, le dice el padre. - Manuel, Cómo le dices eso a la niña? Y si no… Cómo fue? O no fue tu primo Gabriel el que después de años y  más años de noviazgo le espetó: lo siento pero he sentido la llamada del Altísimo y me hago cura.  Y ahí la dejo. Que  cantó misa y todo en el pueblo, nada más que pa darle otra vueltica de tuerca? Por supuesto, a favor de Doña Lucrecia he de decir que esto la convirtió en una profesora fantástica capaz de inculcar disciplina a los alumnos como ninguna otra. Todo tuyo, rey: “Lo que natura non da, Salamanca non presta”. Y tu hija, en asuntos del alma, amores y desamores a tu padre… ponlo en cuarentena  y del primo Gabriel, pues otro día hablamos que ahora vamos a disfrutar de algo que si nos da Salamanca:

TARTA CHARRITOS WORLD


Ingredientes:


1 bolsa de obleas de Ciperez (Salamanca)
Crema de avellana (la cantidad necesaria, aproximadamente 1 tarro)
Crema de galletas maría (aproximadamente ½ tarro)
Crema de toffe (como ½ tarro)
1 cajita de macarons de colores sin relleno (Lidl).


Elaboración:

Untamos una primera oblea con crema de toffe y colocamos otra oblea encima que untamos igualmente con crema de toffe y esta misma operación la repetimos con una tercera oblea.

La cuarta oblea la untamos de crema de galleta maría y la quinta y sexta. El resto de obleas, hasta acabar con el paquete las vamos untando con crema de avellana. Cuando acabamos con todo el paquete (y si queremos, alguna más de otro que tengamos) recubrimos bien con crema de avellana toda la parte superior y los bordes de lo que será nuestra tarta o torta.



Decoramos “pegando” con un poquito de crema de galleta maría los macarons de colores alrededor y alguno por encima.  

vista aérea de la Tarta Charritos "encajonada"


Nota: Ha pasado un riguroso control ESO de calidad y mi más dura crítica gastronómica me ha pedido un "bis" lo antes posible, así que... no hay lugar a duda: Está requetegüenísima!!!





37 comentarios:

  1. Sonsoles, cocinando eres buenísima, pero en tus mini relatos eres la mejor. Esperamos impacientes nuevas entregas. Moitos biquños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la vuelta de Colombia...más, mejor no lo sé, pero más seguro que sí, esta tierra mágica da para mucho!!!! Hoy he estado en un mercado de frutas y me han tenido que sacar a rastras de un puesto.... dioooooos qué maravillas da este suelo!!!

      Eliminar
  2. jaja..di que si, ni falta que hace pasar controles, no hay más que olerla...digo , que verla,
    es que aun estoy alucinando.. !! un besazo Sonsole, como siempre un gustazo leerte y comerte
    ññaaammm..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo.... tanto control, tanto control, lo que sus hace falta es más hambre y menos vicio....Besos para tí, de colores...como los macarons.

      Eliminar
  3. Una tía mía, hermana de mi madre, era especialista en dejar novios... a todos los terminaba queriendo como hermanos, también a uno de Salamanca que acabó haciéndose cura dicen que por despecho. Yo, como el anónimo de arriba, quiero saber más de la historia de Lola, aunque me interesa más la de Lucrecia... ponte a ello, jajaja
    La tarta de todas esas cremas deliciosas y engordativas al máximo es para sentarme a tu lado y que me cuentes el resto, a que sí? Ya nos preocuparemos de los kilos en otro momento, no antes de dar cuenta de esa maravilla!!
    Un beso gordo, niña, disfruta del día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, como sabes, pasaré una temporadita en las tierras de Gabo, las del realismo mágico, así que si consigo que algo se me pegue... habrá más vida para doña Lucrecia aunque sea detrás de la sotana de monseñor Gabriel...y todo ello aderezado con un buen bocado que esto es un bloc de recetas... besos princesa!!!

      Eliminar
  4. Tu si que sabes aprovechar las obleas, jajaja menuda tarta mas guay que has hecho..!! Te ha quedado fantástica!! Si el que sabe sabé y sino para cura, como el de tu relato.
    Un beso corazón me llevo un trocito para merendar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Maria E, era fácil después de ver la tuya. Y como andaban dando vueltas las cremas dije pues a potenciar sabores... toffe, galleta y cacao!!! lo demás, un puntito de color, que la vida se merece color!! besos, muchos.

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Sonsoles!! Ultimamente he visto en varios blogs tartas con obleas y crema de cacao y avellanas, pero, vamos, ni con la mitad de presencia y originalidad de esta. ¡¡Es preciosa!! Ni sabía que en el Lidlt vendían estos macarons de colores tan divinos y sin relleno (los pienso buscar como loca). Nunca pensé que esta tarta me fuera a impresionar tanto ¡¡y lo has conseguido!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, la verdad es que con las cremas de toffe y galleta, lo que se consigue es potenciar los sabores básicos del relleno y que el del cacao quede un poco más "discreto" y no lo tape absolutamente todo. La crema de toffe tiene un ligero punto salado-amargo que va muy, muy bien con el del chocolate y el crujiente de la oblea que se potencia con el sabor de la crema de galleta. lo de los colores... bueno, eso ni sé el por qué, quizás por la entrada misma, la protagonista, las flores, el inicio del cole.... Yo que sé!!! Mil besos.

      Eliminar
  6. Bonita y colorida,con obleas de la tierra de mi madre que me llegan al alma como la historia que nos cuentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ángeles, ya sabes que las historias que cuento muchas veces, como esta, son inventadas (aunque tienen cierto poso de realidad) y lo que hacen es servirme para dar "pie" a la receta que pongo. Me alegra un montón que te haya traído buenos recuerdos... un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  7. un postre delicioso! tiene una pinta estupenda y encima te quedó muy bonito.. me encanta le doy un 10!
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es todo un honor recibir tamaña puntuación, ni en mi mejor época de estudiante saqué nada semejante... Un enorme abrazo...de 11 u 12.

      Eliminar
  8. Bueno pero qué divertida y rica receta. Me ha encantado¡¡¡. Sin duda las tartas de oblea con su crujiente son maravillosas, pero esta con la combinación de esas cremas debe de estar riquísima por necesidad. Besos guapa¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué color prefieres? es para hacerte una de ese color y con las tres cremitas juntas.... Bss

      Eliminar
  9. Muy entretenida tu historia y de la tarta que te voy a decir, que se deliciosa con esa mezcla de cremas,no sabría decir cual de ellas esta más buena. Si para la próxima no encuentras quien pase el control de calidad y me ofrezco, jeje.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cremas se complementan, ninguna pretende quitarle protagonismo a las otras, son así de discretas. Un abrazo y... tendré en cuenta tu ofrecimiento. Besos grandes y dulces.

      Eliminar
  10. Hola preciosa, cada vez que empiezo a leer tus entradas, me quedo con ganas de más. Tus relatos cortos son fantásticos y preciosos.
    Y esta tarta de obleas, especial, porque el relleno no es sólo de nocilla o nutella . . . tú siempre dando una vuelta más de tuerca, y tan acertadamente.
    Besotes mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para vuelta de tuerca la del curita del relato, jajja. Gracias por tu comentario, me alegra que te gusten y además me animan a seguir contando "cosas" de estas que pasan por la vida... un cariños abrazo y muchos besos, esta vez desde una tierra muy mágica... la de Gabo.

      Eliminar
  11. Me encantan tus historias, me pasa como a Nuria, se me hacen cortos. Y de la tarta, me parece que la pinta es tremenda y que me comería un buen trozo. La mezcla de cremas una pasada!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es todo un elogio, a mi cuando algo se me hace corto... es porque me resulta agradable, espero que ese buen trozo de tarta también se te hiciera corto. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Buff, crema de galleta, de avellana, de toffee,....... a esto no hay quien se resista. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un poquito de cada,y otro cada de poquito... sale siempre algo rico. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me encantan tus historias, sabes que por Salamanca tengo una atracción increíble y no se porque,.. bueno si es una ciudad maravillosa y con mucha historia, pero me atare una barbaridad cada pocos años tengo que volver y pasear sus calles y soy feliz .. en fin. no se en otra vida debí de vivir allí .. en fin ...
    Que me encanta esta tarta si lo que no se te ocurra a ti, que nuca he visto la crema de galletas tengo que comprarla, esa mezcla me la imagino deliciosa
    Besinos
    El Toque de Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que te guste Salamanca, creo que es una ciudad muy "paseable", recogida y con una luz bellísima, que reflejada en la piedra de Villamayor da a veces la impresión de que el tiempo se detuvo en sus calles. No se si aconsejarte que mejor no compres la crema de galletas,es realmente adictiva, no veas como está acompañando a tortitas y crepes... muchos besos.

      Eliminar
  14. Me encantan tus relatos Sonsoles, que siempre nos dejas con buen sabor de boca y para remate nos invitas a esta tarta, que tiene que estar deliciosa con esa variedad de cremas, me cojo una porción que no me la pierdo, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofia, me alegra que te gusten ambas cosas, mis pequeños relatos y mis recetas, para mi es un verdadero estimulo comentarios como el tuyo. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Bonita historia, quien no ha conocido una maestra un poquito retorcía???...jajaja
    Yo creo que si se hubiese comido un trozo de tu tarta seguramente se la habría endulzado el caracter!! hay que ver lo bonita y rica que debe de estar!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida que con un poco de chocolate a más de una y de uno se le habría "endulzado" el carácter y seguro que habría facilitado las cosas a otros cuantos, a que sí!!! un abrazo enorme.

      Eliminar
  16. Madre miaaa, muero por esta tarta! Que delicia!!! Bonita historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los colorines Bily, que alegran un montón!! la tarta dulce sí que lo es, como tienen que ser todas las tartas...

      Eliminar
  17. A mi madre le dio una temporada por comerse paquetes y paquetes de esas obleas: según ella, "no engordaban", jajaja.
    A ver si las localizo aquí (en Madrid y en Segovia sí que hay), porque la tarta es una pasada de rica y de bonita.
    Yo también me uno: queremos saber más de Lola y de Lucrecia, jejeje.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si una madre dice que algo no engorda... a muerte con ella y "eso" no engorda aunque sea pura dinamita,que las madres son muy sabias y en materia de nutrición lo saben todo, todito, todo. Habrá más historias, no sé si de Lola, si de Lucrecia, si de ambas o de otros personajes diferentes, pero lo que si te garantizo es que seguiré trayéndote más historias y ya sabes... tu siempre lee entre líneas que ahí está la clave de todo lo que cuento, jajaja. Un beso

      Eliminar
  18. Pues nada hija, aquí me tienes, embobada leyendo tus historias y embobada con tu tarta. Había visto muchas tartas de obleas pero te aseguro que como la tuya no, y además, me encanta la decoración, seguro que de sabor estaba increible. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  19. Las obleas tienen un peligro que ni te cuento, creo que le voy a decir a mimadre q me insista en que no engordan a ver si así se obra el milagro...como iba de curas la cosa a lo mejor colaba...
    Crema de galletas maría??? ooooh diossss, cómo no he descubierto yo eso aún?
    Sigo tus historias, mejores que la tele oiga !
    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Me encanta este blog, pero tengo tan poquito tiempo y siempre tan deprisa.
    Sonsoles, la entrada digna de una buena novela y la tarta de una buena sobremesa.
    Ahora entiendo la manía que tienes con el colorido jajaja.
    Un besazo preciosa.;)

    ResponderEliminar