domingo, 9 de noviembre de 2014

Setas Rellenas de Pollo y Castañas con su Salsa de Maracuyá y Granada.

El último verano lo pasé al lado de  mi madre, su imagen viene hasta mi memoria como la de la diosa de la Misericordia (la que escucha y entiende las penas y deseos de las mujeres), con su cara tersa, libre de preocupaciones, ojos claros. Este corto tiempo,  por motivos de su enfermedad, lo dedicamos, entre otras cosas, a “la terapia de las flores”,  salíamos al patio y pasábamos ratos cuidando y mimando sus  flores, cambiándolas de sitio, quitando las hojas secas, regando,hablándoles, girando las macetas…entre todas había una que yo no conocía, tenía las hojas con caprichosa forma redonda eran grandes y esta plagadita de abundantes y diminutas florecillas de color entre azul y morado, pero muchas, muchísimas florecitas…le pregunté qué planta era esa y me respondió desde la sabiduría que sólo las madres tienen cuando eres hija : “Esa planta es divina, puede aliviar cualquier dolor, excepto el de un corazón roto”. Quizás tu también sepas de que planta hablo, porque la he visto en varios, diría que en muchos maceteros y cada vez que la veo me pregunto si sus dueños sabrán de su imposibilidad para aliviar ese dolor que padece un corazón roto. Ahora que ya he dejado de ser hija, para pasar a ser únicamente madre y puedo asegurarte que carente de cualquier sabiduría (creo que ésta salta una generación, como en el caso de los hermanos gemelos) pero con ganas de seguir “trasteando” en la cocina, mira que plato más otoñal te he preparado:

SETAS RELLENAS DE POLLO Y CASTAÑAS  CON
 SU SALSA DE MARACUYÁ Y GRANADA


Ingredientes:

Setas de cardo (en número par): 1 bandeja
½ Pechuga de pollo picada.
Perejil: unas hojitas.
Crema de castañas (en conserva)
Maracuyá o fruta de la pasión: 2 ó 3 piezas.
Nata para cocinar: 200 ml.
Azúcar: 1 c.c
Granada: ¼ de sus semillas.
Sal y pimienta blanca molida: opcional

Para el rebozado:
Harina: cantidad necesaria.
Huevo batido: 2 unidades.
Pan rallado: cantidad suficiente.
Aceite suave para freír.

Elaboración:
Empezamos picando menudito el perejil y añadírselo al pollo junto con la sal y la pimienta. Reservamos. Limpiamos bien las setas con papel de cocina y las emparejamos de dos en dos procurando que sean de igual tamaño (si hay que recortar alguna, pues ya sabes…ajustando, que es gerundio).
Mientras el pollo coge el sabor, vamos a preparar la salsita…nada, unos minutos.
Primero, sacamos la pulpa de las frutillas sobre un colador para evitar que caigan las semillas y con ayuda de una cuchara exprimimos y recogemos el máximo de su jugo.
Ponemos a calentar la nata a fuego muy suave y le añadimos el azúcar y el jugo de la fruta (prueba, si ves que está muy ácido añade un poquito más de azúcar, no todos los maracuyás tienen el mismo “punto” y algunos son muy ácidos), removemos para que vaya tomando cuerpo, cuando empieza a espesar un poquito le añadimos las semilla de granada y apagamos el fuego, pero no retiramos el cazo del fuego.
En una de las setas, por su cara interna, colocamos una pequeña porción del pollo y encima un poquito de la crema de castañas (a lo fino filipino: crème de marrons) tapamos con la otra seta y como quien hace un cesto hace ciento… seguimos haciendo lo mismo hasta que hayamos completado todos nuestros bocaditos o bocadillos de setas.

Una vez que tengamos hechos los bocadillos de setas vamos a rebozarlos y posteriormente freírlos; para ello primero los pasamos por harina, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado.  Los vamos colocando toditos en una fuente y cuando ya los tengamos rebozados nos ponemos con la fritura.
Ponemos abundante aceite en una sartén honda a fuego medio-alto cuando esté  caliente empezamos a freír nuestros bocadillos, unos 2 ó 3 minutos por cada lado, los sacamos y los colocamos sobre papel absorbente para que escurran el exceso de grasa.
Servimos acompañados de nuestra salsa templada. Si la salsa se ha enfriado, la calentamos un poquito.

Este es un plato netamente otoñal,  he optado  ponerle carne de pollo porque me parece que su suavidad (casi, neutralidad) permite dejar al descubierto el resto de los sabores, y de eso se trata, de encontrarlos no de ocultarlos…como si fuéramos al bosque a buscar las setas.

17 comentarios:

  1. Sabia amiga... qué delicia!! como siempre un gusto leerte.. :)

    ResponderEliminar
  2. No creo en absoluto que la sabiduría esté entre una de tus carencias y lo digo aún a pesar del conocimiento de tu persona que solo este espacio deja como vía del mismo y sin ánimo de que suene a carantoña sensiblera. Para muestra, solo hay que leer el encabezamiento de tus recetas y como nos deleitas y nos haces aflorar sentimientos, esto para mí, también es sabiduría.
    Bueno, y de tu receta de hoy, ¿que te puedo decir? Pués que si me la encuentro en la carta de un restaurante, seguramente iría asociada a un "puyazo" de los de aúpa, menuda combinación de ingredientes tan dispares y que bien has sabido combinarlos para alcanzar un plato de 10, y no es coña.
    Un fuerte abrazo y que tengas una fantástica semana!!!!

    ResponderEliminar
  3. Sólo te hablaré de la receta porque lo otro duele.
    Es fantástica y la salsa me la apropio, más o menos,que eso del tuneo,nos gusta bastante.
    Besados.

    ResponderEliminar
  4. Mi madre siempre dice que habría que estudiar para ser madre y que su madre, mi abuela , sí que sabía ser madre. Yo ahora pienso que mi madre no necesitó aprender y yo sí que lo necesito y mucho a veces, porque temo equivocarme y no estar acertada con mis hijas, no saber qué responder y cómo dar buenos consejos. Hace poco mi hija me dijo, cuando yo tenga hijos , te preguntaré que tú sabes más que yo. Jajajaja!!! la cadena de la vida es la verdadera sabiduría.
    Y la receta sí que es de experta cocinera, con una combinación original que invita a probarla!!! Mil besos y como siempre un placer en venir a leerte y visitarte!!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el comienzo de tu entrada, creo que la sabiduría de ser madre, nos la va dando la experiencia que nos dan las situaciones por las que vamos pasando. A unas personas más y a otras no tanto. Pero el paso del tiempo nos hace no solo más viej@s, sino más "sabios", eso me parece a mi.
    En fin, tu receta me ha parecido diferente, original, no la había visto en mi vida, pero seguro que la haré porque es estupenda.
    Me ha encantado venir a tu blog y leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. !! Hola Sonsoles!! Pues ahora has dejado de ser hija para ser madre con mayúsculas, ahora toda la sabiduría a pasado a ti aunque todavía no lo sepas. En mi caso, he dejado de ser hija y sólo me queda el de hermana. Ahí se paran mis cargos.
    Tu plato de hoy contiene unos ingredientes que me entusiasman, la combinación es extraordinaria, y deliciosa para cualquier paladar. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras dejan una sensación agridulce...
    Sin embargo, los recuerdos dulces acabarán por vencer a los amargos, aunque a veces parezca imposible.
    En cuanto a la receta, qué te voy a decir, ¡me encanta!. Hago unos "sanjacobos" de setas que me gustan muchísimo, pero este relleno me parece diferente, original y riquísimo. Probaré, cuando encuentre setas apropiadas (por aquí son poco seteros, y en los comercios hay poquillas).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Madre mia lo que dan de si las setas y a mi que me encantan, tomo nota de la receta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. He tardado en comentar porque cualquier cosa que te diga, que ya sabes por otro lado, no va a estar a la altura del sentimiento que me produce leerte. La madre que se lleva en el corazón más allá de la vida es la de verdad y a la que hay que parecerse, la sabiduría no es tan importante como el amor...
    La receta me encanta, qué te voy a decir si todo lo bordas!
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  10. Leer tus entradas siempre produce un sentimiento agridulce...cuentas las cosas con tanta sensibilidad, da gusto leerte.
    Sobre la receta hay poco que decir, se ve fantástica, esas setas rellenas tienen que estar muy ricas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Una entrada muy emocionante, y una receta divina para este tiempo que estamos, besos

    ResponderEliminar
  12. manjar de dioses !! me ha encantado tu receta,se ve deliciosa
    besitos

    ResponderEliminar
  13. uff..Sonsoles guapa, que te voy a decir ahora si a la que vengo me dejas kao, mira hoy solo te voy a decir lo que me nace
    eres un angel de los de verdad
    un besazo grande

    ResponderEliminar
  14. Hola Sonsoles. Esa sabiduría, la sabiduría de las madres, de las abuelas, solo las tenéis las mujeres y es que si las mujeres mandaran el mundo iría de otra forma. Eso es lo que creo yo, espero no equivocarme.
    Leyendo el título de la entrada uno intuye que se va a encontrar con una delicia. Delicia que encuentra al leer como la has preparado. No he probado la maracuyá pero si hace honor a su nombre debe ser tentadora jj.
    Un bocado exquisito el que has preparado y que con la salsa con la que la acompañas hace que probarlo sea toda una sensación. Una tentación irresistible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ay Sonsoles, si tuviera semillas de la planta que cura el corazón roto te mandaba varias macetas para que decoraran tu casa y tu vida, mientras encuentro las semillas te mando un millón de abrazos que no curan pero acompañan ;)
    Y de las setas qué te voy a decir? Que aunque pintan bien,las tengo que probar para hacer una crítica con fundamento...ya está tardando el tupper...
    Mil besos Sonsoles

    ResponderEliminar
  16. Estupenda entranda y por experiencia se los momentos tan bonitos que has contado y que siempre quedarán en nuestro corazón. Una receta de lo mas original, y buenas ideas que has aportado para experimentar en la cocina. Me ha encantado la combinación de ingredientes y sobretodo como ensalzas el sabor de la seta (que a veces casi no saben a nada, sobre todo las cultivadas). Así que gracias por compartir esta estupenda receta. Besos y feliz semana¡¡¡

    ResponderEliminar