domingo, 26 de octubre de 2014

Trigo tierno y Setas

Dirás que a buenas horas vengo con la novedad, que no hace falta que te diga que me gusta el lenguaje en todas sus formas: sonidos y palabras, expresiones faciales, ademanes con las manos, la postura corporal y sus ritmos, lo que la gente piensa pero no dice necesariamente con palabras. Siempre he amado las palabras; su poder, hasta su silencio. Atiende a cómo el sonido de la palabra se forma en los labios, los dientes, la lengua se eleva, luego se mantiene y por fin se desvanece.  Una de las palabras que en este momento se me antoja más bonita que otra, es la palabra vapor. Que por  qué?  Pues, porque involucra todos los sentidos. El vapor  puede ser opaco pero nunca llegará a ser sólido; lo percibes pero no tiene una forma definida ni permanente. Es más, puede estar frío o caliente. A veces huele fatal, otras veces maravillosamente bien. Algunos vapores son tremendamente peligrosos y otros puramente inofensivos. Con una simple inspiración el vapor entra por la nariz y llega a nuestros pulmones. Y también está la presión del vapor, el equilibrio entre dos estados que se alcanza a los 100º. Tienes agua y un instante después debido a la presión del calor…se convirtió en vapor. Esto ocurre continuamente en nuestras cocinas. Y ahora... juega, cierra los ojos, inspira, deja que un cálido vapor penetre por tu nariz y traiga todos los aromas  de una tarde de otoño para acompañar este plato de:

TRIGO TIERNO Y SETAS 



Ingredientes (2 personas):

4 ó 6 níscalos.
1 puñadito de Cantharellus.
4 c.s de aove
1 ajo.
½ vaso de vino blanco seco
Sal (opcional)
Pimienta negra recién molida (al gusto)
 1 taza de trigo tierno.
 2 ½ tazas de Caldo de verduras o de pollo ( brick)



Elaboración:
Cocemos el trigo tierno en el caldo de verduras o pollo y una vez cocido lo reservamos.

Limpiamos bien nuestras setas (preferiblemente con un cepillito y sin mojar) y si son grandes las cortamos en trozos.

Ponemos en una cazuela el aceite y echamos el ajo picadito, cuando comience a tomar color añadimos las setas, las salpimentamos, le damos un par de vueltitas y las regamos con el vino blanco dejamos que evapore el alcohol un par de minutos y agregamos nuestro trigo tierno, que tome un poquito de sabor, hasta que se absorba todo el líquido de cocción. Un sencillo plato que te embriagará con su cálido vapor.



domingo, 19 de octubre de 2014

Pollo a la lima y al limón

Mi abuela cantaba: “A la lima y al limón. Tú no tienes quien te quiera. A la lima y al limón. Te vas a quedar soltera. Qué penita y que dolor, qué penita y que dolor. La vecinita de enfrente solterita se quedó” y la tragedia, perdón, la canción seguía. Pues yo también le he cantado hoy  a la lima y al limón al pollo y en unos minutos  con la ayuda del microondas, he preparado un plato  que luce lindo, lindo que es un primor. Realmente el plato lo he preparado para Maruchi que cuando le he empezado a tararear la canción casi se echa a llorar que dice que la canción parece que se la escribieron para ella,que su destino lo sabía hasta el letrista de semejante toná y me  ha aclarado: Es que tengo el firme convencimiento de que yo nací para ser una señora casada pero me voy a quedar solterísima  del todo  ¡y mira que he buscado  y rebuscado en los cinco o seis continentes un churry! y esto casi que me hace hasta de llorar si lo pienso, que hasta mi madre le ha dejado de poner velitas al santiño porque dice que lo mío ya lo da por caso perdido. ¡Caray Maruchi! Debe ser  de la única cosa que te he oído decir que estás convencida. Tu crees que has buscado bien, bien? Por cierto, Qué película viste anoche? Creo que el argumente te influyó y mucho. Anda, vamos a poner la mesa que se enfría nuestro:

 POLLO A LA LIMA Y AL LIMÓN… CON PATATAS CHIPS



Ingredientes (2 personas):


2 muslos de pollo.
1 limón.
1 lima.
6 hojas de salvia.
1 c.s de  especias mezcladas (pimienta, cúrcuma, jengibre en polvo, comino molido, sal de apio, ajo en polvo…) a gusto del cocinero o comensal.
Sal (opcional)
1 diente de ajo.
Unas hojas de perejil.
1 c.s de aove.
2 c.s de miel de romero.
Patatas Chips:
Receta aqui


Elaboración:
Limpiamos bien de cualquier resto de plumas los muslos de pollo, les retiramos hacia atrás la piel (pero sin quitársela, luego los volveremos a tapar con ella) y les quitamos la grasa que veamos.
Lavamos bien el limón y la lima y los cortamos en rodajas finas.
Salamos los muslos y los aliñamos con la mezcla de especias. Colocamos encima unas hojas de salvia y unas  rodajas de lima y limón. Volvemos a cubrir con la piel del pollo y cerramos con ayuda de unos palillos o de unas gomas de silicona (aptas para cocinar con ellas).
En el mortero majamos el ajo con el perejil, añadimos el aove y con esta mezcla untamos los muslos de pollo.
Colocamos los muslos en un plato y los cocemos 5 minutos a máxima potencia en el microondas.
Encendemos el horno a 200º sólo la parte de gratinar.
Colocamos los 2 muslos en una bandeja de horno y los “pintamos”  con la miel (podemos calentarla un poco, para que esté más líquida).

Gratinamos hasta conseguir un bonito color dorado (unos 6/ 8 minutos).
 Recogemos los líquidos que hayan soltado y servimos en una salsera aparte. El pollo quedará muy jugoso por dentro y crujiente por fuera.



Acompañamos nuestro pollo con unas patatas chips al horno.


domingo, 12 de octubre de 2014

Bizcocho de Pollo, Tomate y Salvia

Hay momentos en los que es necesario pararse, no importa por donde vayas caminando, da igual si es por tierra, mar  o aire, lo que es verdaderamente importante es que pares. Porque, no me negarás que en más de una ocasión, has creído pisar tierra y realmente estabas en las nubes. O no recuerdas aquella vez que pusiste los pies en un charco y se obró el milagro de caminar sobre las aguas? Ya sé que me dirás que eras muy joven, que eras un niño... pero pasó. Pues ahora toca parar. Ni un paso más. Hasta aquí he llegado y ahora paro. El también lo hizo, también decidió parar. Se  propuso ir retomando el contacto con amigos y compañeros a los que por unos motivos u otros tuvo el poco cuidado de aplicar la fórmula física de la velocidad que aprendió en el instituto (la que habla de la relación entre el espacio entendido como distancia y el tiempo) el resultado es fácil de adivinar. Así pues, aunque  el tiempo ha pasado, el cariño donde lo hubo sigue y, cierto es que,  a todos la vida nos ha ido obsequiando con valses, milongas, tangos, pasodobles, cumbias, boleros, corridos, fados, guajiras y… Esa música que le recompone o descompone a usted el alma, querido amigo!!!Y como si del argumento para una novela se tratara, convocó a un grupo de amigos de juventud, necesitaba retomar, retocar, reutilizar, recuperar, recomponer...re,re,re. Antes de sentarse a la mesa, mientras preparaban la ensalada para acompañar un BIZCOCHO DE POLLO Y SALVIA, le contaba a Roberto: “Según se mire, ella era la mujer que yo más necesitaba o la que menos me convenía en ese momento. Estaba dotada de un extraño sentido de la realidad que la hacía ir de las ideas más alucinadas e incluso descabelladas  a las decisiones más firmes y racionales. Desde el principio de la relación tuvo la capacidad de hacerme sentir que hacía muchísimos años que yo la andaba buscando, que siempre la estuve buscando a ella y cuando por fin había logrado encontrarla…todo el mundo a mi alrededor, prácticamente desapareció, quedo reducido a una isla y nosotros éramos como dos náufragos. Los únicos supervivientes. Y habíamos decidido atarnos entre nosotros con el único fin de salvarnos juntos o perecer en compañía” Les llamaron para sentarse a la mesa, la conversación seguiría después. 

BIZCOCHO DE POLLO, TOMATE Y SALVIA



Ingredientes:

½ pechuga de pollo (muy picadita)
1 cebolleta fresca (muy picadita)











8 tomates secos rehidratados en aceite de oliva.
12 hojas de salvia picaditas + unas cuantas para adornar.
Unas aceitunas verdes para adornar.
3 huevos.
150 grs de queso batido 0% (sustituible por leche evaporada)
300 grs de harina.
1 c.c de bicarbonato.
2 c.c de levadura (tipo royal)
125 ml de aove (la medida del queso batido)
Sal y pimienta (opcional).

Elaboración:

Picamos muy menuditos el pollo, la salvia, la cebolla y los tomates, los mezclamos y reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura y el bicarbonato. Y si le vamos a poner sal y pimienta podemos incorporarlo aquí también.
En un bol batimos (poco) los tres huevos junto con el queso. Añadimos el aove, removemos bien la mezcla e incorporamos la mezcla de harina (mejor si es tamizando).

A esta mezcla le añadimos  el pollo, la cebolla, la salvia y el tomate picaditos y lo mezclamos todo muy, muy bien.
Encendemos el horno a 180º

Vertemos esta mezcla en un molde antiadherente, le colocamos unas aceitunas y unas hojas de salvia  y cocemos en el horno a 180º unos 30 minutos (como si fuera un bizcocho dulce normal).

Estas cantidades me dieron para dos moldes pequeños como el de las fotos.

domingo, 5 de octubre de 2014

Tarta Charritos World

La casa de Lola no está muy lejos de la escuela, a dos calles y dos vueltas: una a la derecha y otra vez a la derecha, dos rosales, una mata grande de lavanda y una gran adelfa plagadita de flores de distancia. Es su segundo día de clase y su padre le pregunta cómo va todo. Lola le cuenta que sigue en la misma clase del curso pasado con  los mismos compañeros, a excepción de Noelia que se ha ido y, por desgracia, también con la misma profesora. No entiende porque Doña Lucrecia es una mujer tan cruel. Es su soltería, eso la amarga, la volvió dura y hasta despiadada; tiene que vivir con la constatación de haber sido rechazada, le dice el padre. - Manuel, Cómo le dices eso a la niña? Y si no… Cómo fue? O no fue tu primo Gabriel el que después de años y  más años de noviazgo le espetó: lo siento pero he sentido la llamada del Altísimo y me hago cura.  Y ahí la dejo. Que  cantó misa y todo en el pueblo, nada más que pa darle otra vueltica de tuerca? Por supuesto, a favor de Doña Lucrecia he de decir que esto la convirtió en una profesora fantástica capaz de inculcar disciplina a los alumnos como ninguna otra. Todo tuyo, rey: “Lo que natura non da, Salamanca non presta”. Y tu hija, en asuntos del alma, amores y desamores a tu padre… ponlo en cuarentena  y del primo Gabriel, pues otro día hablamos que ahora vamos a disfrutar de algo que si nos da Salamanca:

TARTA CHARRITOS WORLD


Ingredientes:


1 bolsa de obleas de Ciperez (Salamanca)
Crema de avellana (la cantidad necesaria, aproximadamente 1 tarro)
Crema de galletas maría (aproximadamente ½ tarro)
Crema de toffe (como ½ tarro)
1 cajita de macarons de colores sin relleno (Lidl).


Elaboración:

Untamos una primera oblea con crema de toffe y colocamos otra oblea encima que untamos igualmente con crema de toffe y esta misma operación la repetimos con una tercera oblea.

La cuarta oblea la untamos de crema de galleta maría y la quinta y sexta. El resto de obleas, hasta acabar con el paquete las vamos untando con crema de avellana. Cuando acabamos con todo el paquete (y si queremos, alguna más de otro que tengamos) recubrimos bien con crema de avellana toda la parte superior y los bordes de lo que será nuestra tarta o torta.



Decoramos “pegando” con un poquito de crema de galleta maría los macarons de colores alrededor y alguno por encima.  

vista aérea de la Tarta Charritos "encajonada"


Nota: Ha pasado un riguroso control ESO de calidad y mi más dura crítica gastronómica me ha pedido un "bis" lo antes posible, así que... no hay lugar a duda: Está requetegüenísima!!!