domingo, 14 de diciembre de 2014

Champiñones Rellenos de Cecina y Mozzarella

Heráclito de Éfeso dijo hace un montón de años, tantos como cuatro siglos antes de que naciera Cristo, que nadie se baña dos veces en el mismo río. Y Javier Marías dice que  las historias no pertenecen sólo al que las cuenta o al que las inventa, y que una vez contadas ya son de cualquiera, se repiten, se tergiversan y tuercen. Que  nada se cuenta dos veces de la misma forma ni con las mismas palabras, ni siquiera aunque sea la misma persona quien lo cuente esas dos veces o el relato sea único para todas las veces. Pues lo mismo pienso yo respecto a las recetas de cocina que se comentan tomando un café o se publican en un blog, de repente, en el instante mismo en que se comentan o  publican dejan de pertenecer a la persona que transmite o publica la receta y esa receta publicada ya nunca volverá a ser la misma a pesar de que ingredientes, medidas, tiempos, utensilios y hasta estación del año en que se realice si lo sean. Pues al igual que no nos bañaremos dos veces en el mismo agua de un río, nuestras recetas pasarán a ser las recetas del que las repita y esta receta ahora mismo dejará de pertenecerme para  pasar a pertenecerte  si alguna vez tienes la bondad de repetirla y sólo me queda añadir que  yo estaré tan orgullosa de que no me pertenezca y sea tu receta...que no puedes ni imaginártelo.  Gracias, si así es:

CHAMPIÑONES RELLENOS DE CECINA Y MOZZARELLA


Ingredientes (2 personas):

6 Champiñones frescos grandes.
3 Tomates secos en aceite de oliva.
4 lonchas Cecina de León.
1 Mozzarella fresca.
Tomillo.
½ Limón.
Sal.
Aove.
2 rebanadas de pan de molde.


Elaboración:

Pedimos ayuda a McGiver para hacer nuestros moldes con forma de champiñón (ya sé que los venden hechos, pero yo no los tengo y este recurso me parece rápido y económico).
Limpiamos muy bien los champiñones (suelo quitarles la piel externa) luego los cocemos unos minutos en agua con sal y limón. Los sacamos y los escurrimos.
Con cuidado vaciamos el interior de los champiñones y reservamos la “carne” que retiramos.

Picamos muy menuditos el tallo de los champiñones, los tomates secos y la cecina.  Mezclamos esto con la “carne” de los champiñones y el tomillo.

Rellenamos los champiñones con el picadillo.

Cortamos el pan de molde con forma de champiñón, sacaremos dos figuras de cada rebanada de pan, las tostamos y reservamos.


Cubrimos las figuras de pan con el resto del picadillo de los champiñones.
Encendemos el  gratinador a 180º.

Metemos al horno a gratinar los champiñones y las tostadas de pan con la picada de champiñones, cuando el queso esté fundido y los champiñones calentitos tendremos nuestro plato listo…será en unos 5- 7 minutos.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Una Galleta para Alicia

Han existido tierras maravillosas desde que el Cosmos se formó del Caos. Son lugares donde pueden suceder cosas asombrosas, no necesariamente agradables, porque una Tierra Maravillosa no es más que “un país lleno de sorpresas”. En cuanto los hombres empezaron a viajar, los que regresaban traían historias de países maravillosos de todas clases, que con el paso del tiempo, demostraron ser ciertas. Según esto, Cómo no creer en tierras maravillosas no registradas en nuestros mapas? El mundo que nos rodea es mucho más grande de lo que pueden registrar los cartógrafos, porque existe en dimensiones que ellos son incapaces de delinear. Estos lugares se encuentran más allá de los horizontes de la tierra y del mar, pero no fuera del alcance de la imaginación y se puede viajar a ellos sin la menor dificultad. Estos Países Maravillosos nos enseñan que hay más en la vida que lo que ven nuestros ojos.  Las llaves del País de las Maravillas (como la llave de oro que permitió a Alicia penetrar en el jardín del Rey y la Reina de Corazones) está siempre en nuestras manos. Alicia tuvo que hacerse pequeña para recorrer el País de las Maravillas, y nosotros sin duda tendremos que seguir su ejemplo para poder disfrutar del Proyecto una galleta un cuento  Con la propuesta que nos hace Carmen desde su  blog y cuyo tema elegido es : Alicia en el País de las Maravillas.

UNA GALLETA PARA ALICIA



Ingredientes:

250 grs de harina.
85 grs de azúcar glás.
60 grs de almendra molida.
175 grs de mantequilla a temperatura ambiente
1 pizca de sal.
1 yema de huevo.
1 c.s de agua.
2 c.s de frutas escarchadas muy picadas.
1 c.s de semillas negras de amapola.
1 c.s de semillas blancas de amapola.
Fondant blanco.
Pinturas comestibles en gel.

Elaboración:
En un bol juntamos la harina tamizada con el azúcar, la sal y la almendra molida. Le añadimos la mantequilla y lo mezclamos primero con los dedos, hasta que nos quede como si fuera arena. Seguimos uniendo la mezcla hasta que esté bien integrada y le añadimos la yema de huevo, remezclamos bien. Incorporamos las semillas y las integramos a la masa. Añadimos la cucharadita de agua, amasamos un poquito e incorporamos las frutas escarchadas muy picaditas. Todo debe quedar integrado. Estiramos la masa y la metemos en el frigorífico unos 30 minutos antes de cortar las galletas para cocerlas.
Cortamos las galletas y volvemos a dejarlas un rato en el frigorífico mientras precalentamos el horno a 180º.
Cocemos unos 10 minutos. Apagamos cuando empiezan a dorarse los bordes de las galletas pero no sacamos las galletas del horno. Esperamos a que estén perfectamente frías para colocar encima el fondant.  El fondant lo colocamos entre dos plasticos finos (acetatos) y lo estiramos con el rodillo, lo más fino posible, con los mismos moldes que hemos cortado nuestas galletas cortamos el fondant que lo "pegamos" a la galleta con un poco de leche condensada, mermelada, miel o sirope de maiz (es lo que he utilizado). Esperamos que el fondant esté perfectamente seco antes de empezar a pintar nuestras galletas con las pinturas en gel, como si de pequeños cuadros se tratara. Dejamos secar.

















Si queréis ver lo que han preparado el resto de las compañeras del reto, pinchad aqui

UNA GALLETA, UN CUENTO MAGAZINE


domingo, 7 de diciembre de 2014

Chayote Relleno y Gratinado

Esa mañana cuando Marianela se disponía a peinarse notó que el cristal del espejo estaba cuarteado. O acaso tenía las raíces del pelo blancas?  Había descubierto la muerte de sus encantos  a manos de la vejez, las arrugas alrededor de sus ojos eran mudos testigos del paso inmisericorde del tiempo. Una profunda melancolía llenó su corazón. Llamó a su marido y le pregunto: Arturo… tu  cómo me ves?  Me ves así de vieja, tal como se empeña en mostrarme el espejo?  “Yo te veo igual que el día que nos conocimos, princesa”.  Las palabras de  Arturo le atenazaron la garganta y le humedecieron los ojos, él no era un hombre que se prodigara en palabras  de amor, pero esta era una declaración en toda regla, la más hermosa que le podía hacer. Los brazos de Marianela se aferraron al cuerpo de su esposo. No le reprochaba nada. Solo se colocaba ella y lo colocaba a él ante un hecho irreversible: Esa vejez llegaba al cabo de 30 años de vida en común, a lo largo de los cuales Marianela había vivido por él, para él. Supieron que el tiempo ganaba la batalla pero  que el verdadero vencedor era el sentido de la bondad que los unía y él le dijo: “Me gustaría que me siguieras llevando en tus hombros, como me has llevado a lo largo de tu vida”.

CHAYOTE RELLENO Y GRATINADO





El Chayote lo conocí hace años en México y me encantó su delicado sabor y su gran versatilidad en la cocina. Es muy popular en la cocina de Nueva Orleans, donde se conoce bajo el nombre de Mirliton. En Argentina lo llaman papa del aire y en España lo  encontramos como chayota o patata china. Muy valorado por sus propiedades diuréticas y muy usado en dietas para bajar de peso.



Ingredientes:

2 chayotes
1 pimiento verde italiano (no muy grande).
1 tomate rojo maduro.
½ cebolla.
1 zanahoria.
1 ajo.
3 c.s de aove
1 muslo de pollo.
Unas hojitas de cilantro.
Sal y pimienta.
Salsa Tajín (opcional).
Queso mozzarella rallado.



Preparación:
Cortamos longitudinalmente los chayotes y los cocemos en agua con sal, en unos 15 minutos estarán cocidos (comprobamos picando con un palito). Escurrimos y reservamos.
Mientras se cuecen los chayotes preparamos las verduras y el pollo.

 Pinchamos el muslo de pollo con un palillo (para que no explote en el micro), salpimentamos y cocemos 3 ó 4 minutos a máxima potencia en el microondas. Reservamos.
Picamos muy menuditas la cebolla, la zanahoria, el ajo y el pimiento.

Cuando los chayotes estén fríos, con ayuda de una cuchara vaciamos su interior, reservando la pulpa (que se la añadiremos a las verduras)
El pollo una vez frío lo picamos muy menudo  y lo reservamos.
En una sartén ponemos el aceite y doramos el ajo y la cebolla, cuando estén dorados añadimos el pimiento verde, dejamos que se haga un poco y luego añadimos la zanahoria y el chayote picadito. 

Dejamos que las verduras se hagan un par de minutos más e incorporamos el pollo, lo dejamos un par de minutos y le ponemos el tomate cortado en daditos pequeños. En unos cinco minutos estará todo listo.

Rellenamos los chayotes con el pollo y las verduras, lo cubrimos con el queso mozzarella rallado y un poquito de salsa Tajín y gratinamos en el horno. Cuando salga del horno ponemos por encima un poco de cilantro picadito.