domingo, 12 de abril de 2015

Limonada de Mango Biche

Margarita siempre ha tenido problema con los horarios. Como una enfermedad… Como algo que lleva grabado genéticamente. La única vez que llegó temprano a algo, fue a su nacimiento, pues nació a los siete meses de embarazo. Ahora justifica todas sus demoras en las citas diciendo que haber llegado tan temprano al mundo le impide cumplir puntualmente cualquier otra cita de su vida. Cuando le reprochas reiteradamente su tardanza, se enfada terriblemente y se va despotricando y jurando no volver a dirigirte la palabra. Pero no lo cumple, por supuesto. Al día siguiente, te habla como si ya te hubiera perdonado y fuera mejor persona que tu y te da un abrazo de los que notas como late su corazón. Y sin saber cómo has olvidado todo nuevamente. Margarita tiene el pelo fucsia y ciertas pretensiones de diva misteriosa y hemos decidido dejarla estar, seguirle la corriente. A veces, a media noche llama al teléfono por el mero placer de decir “tengo algo que decirte” y después colgar. Y te pasas el resto  del día pensando que no es justo que no diga lo que tiene que decir de una maldita vez. La buscas, le insistes, le lloras…y así hasta que el misterio se diluye. Porque no hay misterio. Nunca lo hay. Margarita es transparente. La delatan las muecas, el exceso de teatralidad, esa manera tan externa de decirlo todo aunque, en realidad, no diga una palabra. Cuando llega el buen tiempo, hay algo que hace que Margarita llegue un poco antes, que no puntual, a sus citas y es poder tomarse:

LIMONADA DE MANGO BICHE



Ingredientes (4 copas):

Para esta preparación utilizaremos un mango verde muy duro, de los que tocas y están como piedras, tanto que crees que nunca van a madurar.

3 limas (su jugo)
1 mango biche (mango verde, no maduro)
3 c.s de azúcar.
16 cubitos de hielo.
Sal (cantidad necesaria)



Elaboración:

Lavamos muy bien el mango y reservamos unas cuantas tajaditas cortadas en pluma para reservar y otro poquito cortado en juliana (con piel).
Ponemos todos los ingredientes menos la sal en la thermomix o el vaso americano y batimos hasta que el hielo esté completamente triturado. Si lo queremos un poquito más ligero le añadimos un poco de agua. Nos debe quedar un poquito más ligero que la textura de un sorbete.


Para servir:
Ponemos nuestra limonada en un vaso y decoramos con unas rajitas de mango verde espolvoreadas con sal… te sorprenderá el sabor del mango y la sal.


Humedecer el borde de la copa con limón y pasar por un plato con sal, poner dentro la limonada de mango y decorar con una juliana de mango biche y una rodaja de lima.


El mango biche se suele tomar con piel y una pizca de sal.

16 comentarios:

  1. Qué buena bebida. Me encanta, sin duda es una bebida de lo más adictiva. Se me ocurre un montón de aditivos prohibidos ponerle jajaj. Pero éste con la lima y la sal tiene que estar sorprendentemente buena¡¡¡ Me llevo una copita para la paella del domingo. Un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Que rico y fresquito seria una delicia degustarlo, y a Mar garita le encanta por lo que leo y sigue llegando tarde la pobre, en mi casa también hay algo así. ...Besss

    ResponderEliminar
  3. A mí me llama Margarita a media noche y me dice eso . . . y cojo el coche en camisón y zapatillas y me presento en su casa jaja, anda que no me ponen nerviosas esas esperas, vamos que ni de coña jajaja
    Así que el mando verde que solté el otro día en la frutería, te lo has llevado tú para hacer esta deliciosa limonada??? pues bien, que sepas que la pienso hacer porque me ha encantado.
    Sencilla, rabiosamente deliciosa y con una de mis frutas preferidas, el mango . . . ummm, pizquita de sal y pádentro.
    Me ha encantado, como todo lo tuyo, me tienes conquistaíta.
    Besotes regordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Sonsoles me dejas boquiabierta, lo rico que tiene que estar el mago biche, y yo sin saberlo, venga a comprarlos maduritos, con lo rico que están cuando son tan "jovencitos"...ja, ja, ja...
    Eres una "monstrua" de la originalidad.
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Felicidades, Sonsoles!! Ya veo que el jurado de Cocineros del Mundo ha tenido un criterio excelente a la hora de votar. A mi me encantó tu ensalada nada más verla, ¡¡era como una obra de arte!! Y cuando vi que habías ganado, pensé que no podía ser de otra manera, y que no sólo eran mis ojos quien había visto esa maravilla de ensalada. ¡¡Te lo merecías de verdad!!
    Bueno, y ahora me toca hablarte de esta fabulosa limonada, que mira que con lo que tardan los mangos en madurar, y que a veces piensas que nunca vas a poder comértelo, tú nos has dado la solución perfecta y en forma de bebida riquísima, sencilla y fácil. ¡¡Gracias!! Y enhorabuena de bueno. ¡¡Miles de besos!!

    ResponderEliminar
  6. Wow!! qué delicia, se me ha ocurrido añadirle un poco de chilito en polvo en el escarchado, así como en México le agregamos chile a todo, jeje... nunca se me hubiera ocurrido utilizar un mango que no estuviese maduro, sino verde, pero supongo que es lo que le ha de dar un delicioso sabor acidito, lo tendré que preparar... muchas gracias!! y te mando un enorme abrazo... siempre es un placer venir a visitarte!! :o)

    ResponderEliminar
  7. Vaya Sonsoles, nunca le hubiese puesto sal a esta bebida, pero si tu dices que está rico, seguro que si.
    Habrá que probarlo. Bss.

    ResponderEliminar
  8. Hola Sonsoles ¡¡¡ he llegado en el mejor momento, que bebida más rica, los sabores son estupendos, ya puedes ir preparando la terracita y la tumbona que me apunto a un par de ellos, seguro que está deliciosa y muy refrescante.
    Un besazo, feliz semana ¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Te prometo que yo llego a tiempo, tú prepárate un par de estos y yo voy y te cuento lo que quieras, y como se nos hará corto puedes preparar un par más, si?
    Mira que en casa los mangos tienen que entrar maduros pero tu limonada es un invento genial y no me cabe la menor duda de que habrá que repetir!
    Un beso grande preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Ay Margarita!

    Pues será esta mi amiga, con el mismo nombre, que dice riéndose cuando se cansa de que la riñas eso de "Pero tía, que yo llegaré tarde a mi entierro" Y zanja así el asunto de haber llegado... entre media hora y dos horas tarde, de media.

    Será el nombre?

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo una amiga que le pasa eso, no hay día que llegue a su hora, me acuerdo que cuando no había moviles, era desesperante y encima te preocupabas por si le había pasado algo, cuando ibamos al colegio le pasaba lo mismo, mira que a mi me gusta llegar antes, para que no me esperen, en cuanto a la limonada, vete preparando una para mi, que voy corriendo, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  12. Sonsoles, como siempre, divertida la historia (es que todas tenemos una Margarita, quien más quien menos, en nuestras vidas) y, en esta oportunidad, además, con una bebida interesante, divertida y llena de pequeños guiños curiosos que la hacen mucho más interesante todavía - casi como un desafío -.
    Un placer leerte ;)
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  13. ¡Nos han encantado tu post, tus recetas y tu blog! Así que, por aquí nos tienes de seguidores =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Pues vaya con Margarita! Ains! Si no fuera x esos latidos... Fabulosa la limonada q te has marcado! Muy original, como todo lo q tú haces. Me muero por probar la combinación de mango y sal, seguro q no me deja indiferente. Feliz finde corasón!!

    ResponderEliminar
  15. Sonsoles eres única y especial, por eso me encanta venir a verte.
    Vamos yo nunca he probado un mango verde ainsssss y con sal, madre del amor hermoso, pero vamos porque es sábado y mira la hora que es, aquí esta todo cerrado si no iba ahora mismo a comprar el mango verde, el lunes lo compro vamos que si lo compro y lo hago aseguro, tiene una pinta impresionante.
    Y Margarita jajaj yo se de alguna amiga así, pero no tiene remedio
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  16. Muy bonita presentación, y todo un lujo beber esta copa, besos

    ResponderEliminar