domingo, 5 de abril de 2015

Ragú de Ciervo en Hojaldre con Puré y Frutas

Purita no era hermosa, pero sin duda muy atractiva, con unos ojos negros de esos que cuando se posan hacen que la piel empiece a escocer. En una fiesta sabía que no era la más bonita, pero siempre sería la más sugestiva, por eso le gustaban las fiestas. Cuando se encontraba con alguno de sus examantes, eso no la incomodaba, nunca dudó en decirles lo malo que eran en la cama, así que eran ellos los que rehuían la mirada y hacían que no la conocían.  Lo que peor llevaba Purita era vivir en esa ciudad de doble moral, que tenía lengua de pueblo, y ya sabes que la lengua aunque no tiene huesos, si que los rompe.  Para alguien como Purita un agujero en el ego podía ser peor que un agujero en el corazón, si bien es cierto que ella decía que el golpe que ves venir duele menos que el que nunca viste en absoluto. Ese era su consuelo. A  Purita le gustaba escribir un diario donde anotaba los dictados de ese diablillo que todos tenemos posado en uno de los hombros, que susurra conjuros que despiertan la lujuria. Ahí contaba que también hay un lugar en el infierno para los malos amantes,  lugar al que irían a parar más de los que se sabían y menos de los que decían de la ciudad. Un buen día  decidió cambiar de ciudad, empezar de nuevo. Dicen que a Purita se le olvidó en el autobús su diario, y dicen que alguien lo encontró abierto por aquella página en la que escribió: Vuelven los fantasmas de los amores pasados, las preguntas quedan en el aire, conducen al corazón por ese rompecabezas que llaman amor y al que siempre le faltarán piezas…Yo que esquivaba balas por ti, y fuiste tú quien me disparó a mí.

RAGÚ DE CIERVO EN HOJALDRE CON PURÉ Y FRUTAS

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas

Ingredientes (3 personas):

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas500 grs de ragú de ciervo.
1 plancha de hojaldre refrigerado.
3 patatas medianas.
1 huevo batido (para unir y  pintar el hojaldre)
½ l de vino tinto.
1 copa de ginebra.
1 copa de brandy.
1 puerro (la parte blanca)
1 cebolla pequeña.
2 dientes de ajo.
1 zanahoria.
Jengibre fresco: 3 cm.
Tomillo fresco (unas ramas)
 Romero fresco (unas ramas)
 7 bayas de enebro.
Pimienta de Jamaica y de Sichuan (al gusto)
Sal, pimienta negra molida y harina.
1 pera.
Unas frambuesas y unas hojas de rúcula para decorar.

Elaboración:
Hacemos una marinada con el vino y la ginebra a la que añadimos las verduras picadas, el tomillo, el romero, las bayas de enebro y las pimientas.  En esta marinada dejamos el ciervo durante 24 horas.
Retiramos la carne, escurrimos las verduras y reservamos el vino (lo utilizaremos luego). Apartamos las pimientas y el enebro.
En una cacerola ponemos un poquito de aove y ahí echamos las verduras a fuego medio-bajo, que se
vayan haciendo lentamente.  Mientras, secamos la carne con papel de cocina, la salpimentamos y la enharinamos.
Cuando las verduras estén doradas, apartamos la cazuela del fuego.
Ponemos una sartén con aceite al fuego y cuando esté caliente vamos friendo por tandas la carne de ciervo ya salpimentada y enharinada. La vamos depositando en la cazuela de las verduras.
Volvemos a poner al fuego las verduras con la carne, cuando esté caliente vertemos el brandy y flambeamos, dejamos que se evapore el alcohol y que la llama se apague.

Añadimos parte del vino (que cubra la carne y un poquito más) y dejamos que cueza a fuego lento al menos durante tres horas.  Unos 10 minutos antes de apagar el fuego añadimos una pera cortada en cuartos, sin piel ni semillas.
Tiempo en el que haremos entre otras cosas nuestros cestos de hojaldre:
Encendemos el horno a 200º
Cortamos tres círculos de hojaldre del tamaño deseado (yo utilicé un tazón) y hacemos tiras como de
un centímetro de hojaldre que pegaremos alrededor de la base con ayuda de huevo batido. Pegaremos dos tiras (una encima de la otra, para que el recipiente tenga fondo). Pincelamos de huevo y cocemos en el horno a 190º unos 25 minutos.
Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente antes de usar.
Cocemos las patatas (yo en el microondas: picamos bien las patatas con un palillo y ponemos 4 minutos a máxima potencia, le damos la vuelta a las patatas y le ponemos otros 4 minutos) y luego hacemos un puré con ellas.
Ponemos el puré en el fondo de los cestillos de hojaldre (evitará que el hojaldre se ablande con la salsa de la carne).

Ragú de Ciervo en Hojaldre con puré y frutas.

Una vez cocida la carne la retiramos junto con un trozo de pera (que utilizaremos laminada y cortada para decorar nuestros platos) y trituramos la salsa.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.

Mezclamos de nuevo carne y salsa.

Servimos sobre el puré la carne con la salsa y le añadimos unos trocitos de pera y unas frambuesas.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.


La versión mini: sobre una rodaja de patata cocida colocamos un trocito de carne, la salseamos y le ponemos una frambuesa , un trocito o dos de  pera y unas hojitas de rúcula.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.
Versión mini.

22 comentarios:

  1. Las carnes adobadas con vino tinto me encantan y seguro que a este tipo le va genial. Has hecho un plato de lujo con el que arrancar de nuevo después de estas vacaciones!! un beso cariño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa, la verdad es que los marinados con vino tinto suavizan mucho las carnes de caza. un abrazo y gracias por venir.

      Eliminar
  2. Tienen que estar muy bueno, y la presentación es estupenda, todo un plato de lujo.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda una salsa deliciosa y la carne está super tierna, la presentación es sencilla pero muy aparente. Un abrazo Montse.

      Eliminar
  3. Jugoso, rojo a más no poder y divinamente presentado.
    Purita sufría mucho;suele pasar con las personas que solo tienen ojos para ellas mismas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángeles, Ya de por sí el ciervo es una carne roja y me imagino que el vino tinto hace también un poco su "efecto" colorista. La presentación a poco que te lo curres..consigues despertar las ganas de probarlo!!! Bss

      Eliminar
  4. Tiene que estar expectacular, me ha encantado tu post .Te animo a echar un vistazo a mi post verás algunas ideas realmente interesantes, que creo te pueden inspirar. Deseo que pases un buen rato y espero que te guste y si es así y no eres seguidora espero que te hagas, gracias por visitarme. Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir hasta aquí. No dudes que iré a verte y muy a menudo. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que deliciosa sugestão, bem ao meu gosto.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Sonsoles!! Nunca he probado la carne de ciervo, no sé si tendrá un sabor fuerte o suave, pero tal y como la has preparado, esa combinación de sabores tiene que ser fantástica. La versión mini me encanta para un aperitivo, pero la versión grande, con esa cesta de hojaldre, se ve de lo más irresistible. Me encantan los platos que hasta los recipientes se comen, y en eso tú te llevas la palma con diferencia, ¡¡qué rico!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diré Isabel que la carne de ciervo tiene más proteínas y menos grasas que las carnes de cerdo o ternera. Proceden de animales criados en total libertad (al menos eso pone el folletito adjunto a la bandeja de compra) Y el sabor es un poco más "fuerte" que el de la ternera o el cerdo, sabe como a monte. Más luego la maceración o el adobo con las hiebas que elijas...Yo como carne muy pocas veces, pero cuando lo hago me gusta la carne con mucho sabor. Y de los recipientes...al reciclaje!!! Un abrazo.

      Eliminar
  7. Espectacular el colorido!!! Me ha encantado la combinación de ingredientes y sabores para contrarestar la fortaleza de la carne de ciervo, que a mi no me entusiasma, pero así cocinado ha de estar delicioso y la presentación preciosa.
    Besotes y feliz semana!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las carnes de monte, es cierto, no a todo el mundo le agradan, pero por ejemplo con la pera y el toque ácido de la frambuesa y un poquito de pure...ya parece que la cosa cambia. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  8. Después de los excesos voy a tener que quedarme con la versión mini, ya ves, es que eso de la fuerza de voluntad cada vez lo llevo peor. Dicen que según vas cumpliendo años hay que elegir, la cara o el culo... jajajaja, pues vale, habrá que empezar a aplicarse el cuento por lo menos en mi caso.
    Bueno linda, un placer verte de nuevo y leerte otra vez, como siempre. El plato no puede ser más vistoso, aunque lo de 3 horas al fuego no se yo, al paso que vamos con el precio de la luz vamos a pensar en las cocinas de carbón de las abuelas, jajaja
    Un beso enorme niña, espero que hayas disfrutado las vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya ni elijo, directamente paso a cara y cada vez más llena...que llegará un momento en que pareceré la luna llena!! es más estoy pensando en tomar el sol en burka...y lo de la fuerza de voluntad...eso que es? fuerza poca, que casi no puedo ni con un kilo de patatas pero voluntad? tengo que mirar en el diccionario lo que significa.... Un abrazo, corazón.

      Eliminar
  9. Hola guapísima !!!
    Mira que al ve rla receta en G+ pensé que era un postre con chocolate, ayyyy si es que me tira y no lo puedo aguantar jaja. Desde luego, qué imaginación tienes, no solo para traernos esos mini relatos (que deberías pensar seriamente en hacer capítulossss) sino en las recetas que nos enseñas.
    Esteticamente, preciosa y de sabor, segura que inmejorable. Si te digo que hace por lo menos veinte años que no como carne de ciervo no te exagero nada, y qué cosas, en aquella ocasión estaba cocinada también con frutos rojos y vino tinto.
    Espero que hayas disfrutado de unas buenas vacaciones y desconectado del día a día. Ya me contarás.
    Besotes gordos mi niña, que tengas una feliz semana.
    P.D: me voy a tatuar en la frente que publicas los Domingos, que no me gusta tanto venir a verte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy pensando que sólo para fastidiarte voy a publicar dos días a la semana, y así vendrás si o sí...jajajja.
      Creo que al ciervo es lo que mejor le va, una marinada de vino tinto y unos frutos rojos...
      Las vacaciones geniales!!!! Un abrazo, preciosa.

      Eliminar
  10. Buenas noches guapisima, vengo tarde pero no podía dejarlo para mañana, mil felicidades por ese gran premio, que compartimos, yo todavia no me lo puedo creer, así que me voy a la camita mas contenta que una perdiz, me imagino que tu igual y la alfombra roja no te preocupes que te la pongo yo para que la pises, jejeje.

    En cuanto a esta receta, decirte que conscientemente nunca he comido la carne de ciervo, pero según lo que he oido esta riquisima y muy tierna y la manera como lo has preparado me encanta, tiene que estar para chuparse los dedos, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofía, para mí ha sido como un sueño lo del Reto, todavía no me he hecho a la idea. No veas las ganas que tenía de poder hacer un curso de fotografía y me ha venido así....es alucinante. Un abrazo compañera.

      Eliminar
  11. no he probado el ciervo pero se vé una carna muy jugosa , por lo menos es lo que dicen las fotos.
    así presentado el ragú genial, buena idea.
    besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María José, la verdad es que la carne de ciervo no es dura y como encima es aconsejable que se marine o adobe, lo cual facilita que se ablanden los tejidos, pues el resultado es que te encuentras con un plato de carne muy tierna.

      Eliminar