domingo, 28 de junio de 2015

Papaya, Naranja y Azahar, Semifrío sobre Nougatine de Avellanas

Faltaban tres horas para que cayera la tarde y el cielo se había encapotado. Miró su reloj y comprobó alarmada que apenas eran las dos y media y sintió que había atravesado una larguísima mañana de minutos perezosos y horas blandas y difíciles de superar, y  contempló en su muñeca un reloj de Dalí. Cerró los ojos y se oprimió los párpados con la yema de los dedos y vio volar unas luciérnagas que le habían nacido en los ojos debido a la presión de sus dedos. Empezaron a caer las primeras gotas que iban dejando las calles desiertas y una abulia gris dominaba la ciudad que se recogía con aquella tímida frialdad y un poco de agua. Esta larguísima primavera iba y venía incluso en el plazo de un día y era difícil saber en qué tiempo se vivía: una primavera rara, se dijo y observó su calle barrida por un viento marino que arrastraba papeles y hojas muertas. Nadie se atrevía a ocupar los bancos del paseo marítimo que ahora eran propiedad absoluta de una pareja que hacía footing enfundados en sus chubasqueros. ¡Qué voluntad! Una tarde así se hubiera tirado en el sofá con un libro en las manos y el sueño al doblar de la tercera página leída. Una tarde así, pensaba, el frío y la lluvia enervaban a la gente condenada al encierro y las personas más apacibles convierten en cuestión de honor el empujón hacia el otro y la respuesta borde. Una tarde así, para quitar las ganas de tirarse en el sofá buscó su cuaderno de recetas contra la nostalgia, de esas que apetece hacer en los días de lluvia y melancolía, cuando un poco de música y una nota de color consiguen devolverte a la primavera:

PAPAYA, NARANJA Y AZAHAR EN UN SEMIFRÍO
 SOBRE NOUGATINE DE AVELLANAS



Ingredientes:

Semifrío:
450 grs de papaya madura (mejor si es canaria).
2 naranjas (su zumo).
2 c.s de agua de azahar.
300 grs de queso crema (tipo Philadelphia).
100 grs de miel de romero.
4 hojas de gelatina (6, 6  grs.)
 2 clavos de olor molidos.
pimienta rosa molida (opcional).
Nougatine de avellanas:
45 grs. de mantequilla.
20 grs. de glucosa líquida.

60 grs. de azúcar glás.
1 gr. de pectina.
150 grs de avellanas.
Para decorar:
Unas hojas de menta.
Una naranja cortada en rodajas muy finas.
Flores de fondant.
Glaseado de manzana (para el brillo), sustituíble por gelatina o por un poquito de mermelada clarificada con zumo de limón y colada para que no tenga grumos.

Elaboración:
Ponemos a rehidratar la gelatina en agua fría.
Trituramos la papaya (mejor con la minipimer).
Mezclamos la papaya triturada con el queso, parte del zumo (reservamos la mitad para deshacer en él la gelatina) el azúcar y el agua de azahar, procurando que nos quede una masa lisa y homogénea.
Calentamos el zumo reservado unos segundos en el microondas y ahí desleímos completamente la gelatina rehidratada bien escurrida y seca (con papel de cocina, para que no aporte agua a la preparación).


Untamos nuestros moldes con aceite vegetal (almendras, nuez, girasol…) para facilitar el posterior desmoldado.
Incorporamos la gelatina disuelta en el zumo a la masa de papaya y queso  procurando que se mezcle bien, muy bien y esto lo vertemos en nuestros moldes.
Dejamos reposar un mínimo de 6 horas antes de desmoldar, aunque lo ideal sería dejarlo toda la noche.

Nougatine:
Tostamos las avellanas en el horno o en una sartén sin aceite (esto potenciará el sabor de las avellanas). Una vez tostadas, las picamos procurando que no queden molidas en exceso. Reservamos.
Ponemos todos los ingredientes en un cazo al fuego (excepto las avellanas), removiendo de vez en cuando, hasta que lleguen a los 75º C, apartamos del fuego e incorporamos las avellanas picadas.
Extendemos sobre silpat o papel de hornear y colocando otro papel encima, pasamos el rodillo y dejamos una capa como de ½ cm de grosor.  Metemos la nougatine al horno unos 10 minutos a 170º (sin precanlentar).  Sacamos del horno y cuando no esté frío del todo (será más fácil cortarlo sin romper) cortaremos la base de nuestro semifrío un poco más grande que el tamaño del molde del semifrío. (Podemos sacar el molde en papel y con una puntilla o un cuchillo afilado recortarlo). Los recortes que  sobren de la nougatine nos servirán para  la decoración (aunque si empiezas a picar...no pararás de bueno que está).


Colocamos la base de nougatine en el plato de servicio y sobre ella nuestro semifrío. Calentamos el glaseado de manzana con un poquitín de agua y con él pintamos toda la superficie de nuestro semifrío, luego... decoramos a nuestro gusto personal y particular!!!


Nota: con las cantidades que he puesto me dio para preparar estos dos semifríos (los moldes son de 4 a 6 raciones).
Renota: He de decirte que este semifrío ha pasado el control de calidad ESO de "mis críticas" de costuritas con un aprobado alto, también he de decirte que la Charito ha dicho que parecía un homenaje a Victorio y Lupino, por lo del agua de azahar que a ella eso le recordaba y sabía a colonia, pero señores...para gustos colores y  olores y  la suya es una opinión muy a tener en cuenta, aunque moraíta se puso con la nougatine, que todo hay que decirlo!!!

22 comentarios:

  1. Impresionante receta. El semifrío me encanta, aunque la papaya en Madrid sea un artículo de lujo, tienen un precio desorbitado, pero es verdad que están muuuuy buenas. Y el nougatine... completa un postre sensacional.

    Para quitarse la pereza una tarde de primavera feota.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, qué aguda Charito para el agua de azahar. A mi me pasa igual, me sabe a colonia, pero sin embargo, el roscón de reyes lleva agua de azahar y me está muy bueno, supongo, que como todo, será según la cantidad que se eche.
    A mi me encantan los días que describes, lluviosos y con frío. Esos días, lo que más me apetece es hornear algo dulce y lleno de aromas. Bueno, con el calor que está haciendo en estos momentos, entiendo que no hayas optado por hornear, pero lo que no se le puede negar a este postre es que no esté lleno de aromas, ¡¡y deliciosos!! Fresco, apetecible y oloroso, ¡¡me trasportan al trópico de lleno!! El noguatine es pura tentación, como Charito, ¡¡me pondría las botas, je, je!! Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Con este delicioso relato, parece que hasta aquí que rozamos los 42 grados, parece que ha llegado esa brisa marinera y hasta unas gotas de esa fina lluvia...
    Una fantástica e imaginativa receta a la que me encantaría incar el diente!!!!
    Un abrazo muyyyy cariñoso querida Sonsoles :)

    ResponderEliminar
  4. Estaba de vicio, nos supo a poco, para la próxima, la de cuatro raciones solo para Charito y la de seis para el resto de controladoras de calidad... La tarta deliciosa, yo me quedo con esas avellanas crujientes, que ricas estaban con el semifrío papaya+naranja+"colonia"... ¡Que paciencia tienes¡
    Moitos biquiños

    ResponderEliminar
  5. Que rico!!!!!!!!!!! Se ve delicioso y la presentacios de lujo. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Oi oi oi...¿eso te ha dicho la Charito?..joer Sonsoles , que cobayas te gastas jamia..pero si yo me quedao semifria de ver que no la puedo ni catar..anda , que a la otra me mandas el billete que me subo con la boquita abierta...pero a mi si puede ser me la haces de saldo , que asi tan bonita con esas florecillas blancas no sería capaz de comermela.. que daria por probar esta delicia, Sonsoles ..eres una maquinorra..!!!

    ResponderEliminar
  7. Sonsoles tesoro, yo entiendo tus relatos a la perfección, pero hoy no veas el trabajo que me ha costado, que acabo de llegar a casa y el termómetro roza los 44ºC, no se adonde vamos a llegar, esto no hay quién lo aguante xD!!!
    Y tu dile a la Charito, que no sea tan quejicas, que el agua de Sevilla, está pa'comérsela, de lo bien que huele, ja, ja, ja...así que me imagino lo rico que tiene que esta preciosidad que nos has invitado a disfrutar.
    Mil besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  8. Es un postre maravilloso,de los que me gustan sin necesidad de meter la cuchara.
    Las tardes de primavera invierno están hechas para meterse en la cocina y disfrutar,no cabe duda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que rico postre!! Te ha quedado genial.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  10. Te ha quedado una presentación brillante, menuda gran receta de frutas.

    ResponderEliminar
  11. Un postre espectacular¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ te ha quedado muy bonito y rico, me encanta, besos

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí sí que me gusta el azahar, al menos en el té y en los roscones. Este semifrío me vendría genial para mitigar el calor que tenemos en el sur , una delicia para la vista y el paladar , como es todo lo que nos pones delante y a lo que nos tienes acostumbrados. ya sé dónde usar la papaya!! Un beso tesoro mío

    ResponderEliminar
  13. En primavera o en pleno verano ese postre debe ser una exquisitez y que preciosa presentación!!! A mi me pasa igual con el agua de azahar, pero me encanta en los brioches, será cuestión probarla en otras preparaciones como esta y el nougatine una pasada, dan ganas de coger un trocito.
    Besos y feliz semana!!!!

    ResponderEliminar
  14. Dios Bendito!! esta mujer me tiene fascinada! no hay vez que no te visite que me quedo " alelá" viendo las fotos de lo que has preparado y leyendo sus ingredientes. Este semifrío tiene que ser una maravilla! con esa combinación de sabores el éxito está asegurado. que rico!! muuua!

    ResponderEliminar
  15. Impresionante!! me he quedado boquiabieta viendo esta maravilla de postre, un lujo para el paladar y un regalo para la vista, te ha quedado maravilloso, vaya que pintaza tiene...Bess

    ResponderEliminar
  16. Madre mía!!! Presentas un postre para sorprender y vaya si lo consigues. Es provocador a la vista y una gran tentación al paladar. Seguro que fué todo un éxito. Bss.

    ResponderEliminar
  17. Ya estoy otra vez por aquí, madre mía que de cosas ricas me he perdido, pero bueno llego para lo que más me gusta, el postre. Este postre se ve muy rico y refrescante, es de lo más apetecible, tu como siempre dejandonos con ganas de probar, tiene que estar deliciosos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Espectacular la receta, me encanta. Una receta muy fresca y perfecta para el verano, seguro que estaba deliciosa.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  19. Ummm...Un postre bien bonito, bien original, rico y fresquito! =)
    Muy saludable con toda esa fruta, y el toque de azahar que tiene que dejarlo de vicio!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. Delicioso contraste de sabores. Me encanta.
    Y la papaya es ideal para estos calores tan horribles.
    Me encanta leerte :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Perfecta para verano!! bonita y original Besos

    ResponderEliminar
  22. Guau, Sonsoles vaya pintaza, me encanta.

    ResponderEliminar