miércoles, 25 de febrero de 2015

Galletas de Almendra y Espuma de Manzana Verde (con Polvo de Hadas)

Si le preguntas ahora, después de tanto tiempo, te responderá que no sabe por qué llegó  hasta esta ciudad y no a otra. No sabe si vino detrás de un amor o llegó empujada por un desamor, pero ya que amaneció aquí, aquí se quedó. Unas veces con  todo el amor y otras a solas con el desamor.  Instalada en este barrio donde las casas son pequeñas, donde el cariño rueda por las calles y el odio le sigue. Muchas noches, se sienta en su pequeña terraza sintiendo el mundo fuera de sí tan inmenso, la noche cayendo sobre la ciudad, el corazón de la tierra girando, y ella allí  tan quieta,  tan callada, con sus pensamientos… Así pueden pasar las horas, mientras espera que Morfeo venga y la rodee con sus brazos. Amparada por la oscuridad, contempla el edificio de enfrente, casi lo conoce de memoria. En el piso que queda a su altura, a través de una ventana sin cortinas, se aprecia una cama y seguro que hay una mesilla con una lámpara; por las noches alguien enciende su bombilla y en el cuarto se hace la luz y después la sombra. Más arriba, en la terraza, una columna de viento atraviesa las cuerdas donde cuelgan la ropa, ese mismo viento levanta un poco la cortina plástica que deja pasar unos rayos de luz rosada de un pequeño cuarto levantado sin  proyecto  de arquitecto alguno, pero que esconde, muchos sueños, secretos, amores y hasta algún proyecto de los muchachos de ese edificio. Todas las noches hay luz , música y risas. Algunas veces, creyó ver salir por entre esas cortinas a Peter Pan camino de la Isla de Nunca Jamás…

GALLETAS DE ALMENDRA Y ESPUMA DE MANZANA VERDE (CON POLVO DE HADAS).
(Galletas para Peter Pan)

Galletas  con polvo de Hadas para Peter Pan

Ingredientes:
100 grs de mantequilla a temperatura ambiente.
250 grs de azúcar.
75 grs de harina de almendra.
250 grs de harina de uso común.
3 huevos.
Pizca sal.
Almendras laminadas.

Espuma de manzana verde:
200 ml de nata 35% m.g.
1 c.s de pasta de manzana verde.
½ c.c de canela.
3 c.s de leche (mejor entera).
50 ml de licor de manzana sin alcohol.
1 carga  de sifón.
Purpurina comestible.

Galletas de Almendra y Espuma de Manzana Verde (con Polvo de Hadas)
Elaboración:

Mezclar la mantequilla con el azúcar y la sal y batir con las varillas eléctricas. Añadir los huevos y seguir mezclando. Por último añadir la harina de almendra y la harina de uso común y mezclar todo bien.
Introducir la masa en una manga pastelera.

Encender la maquinita de hacer galletas/ gofres.

Depositar pequeños montoncitos de masa (del tamaño de una nuez, o menos) separados, que al aplastarlos crecen y mucho. Sobre cada montoncito de masa poner unas cuantas almendras laminadas y cerrar la tapa de la maquina galletera. Esperar un par de minutos o tres y… tachí- tachán…nuestras galletas estarán!!!
Espuma de manzana verde:
Mezclamos muy bien en un bol (o bowl, como prefieras…) la pasta de manzana verde y el licor de manzana (sin alcohol, si es para niños) y le añadimos la canela. Que todo quede perfectamente integrado. 
Incorporamos la nata bien fría y 3 c.s de leche.
Cerramos el sifón. Ponemos una carga  y agitamos bien, bien. Guardamos hasta el momento de su uso en posición horizontal en el frigorífico.


A la hora de servir presentamos nuestras galletas con una flor de espuma de manzana y una lluvia de purpurina comestible...
proyecto una galleta un cuento cambio tamaño.png

Esta galleta se va para el proyecto una galleta un cuento, cuya temática de este mes propuesta por nuestra compañera Rocio de Kids &Chic era  el cuento de Peter Pan. 

Galletas con polvo de hadas para Peter Pan 

Para ver las delicias que han preparado el resto de lo compañeros que han acompañado a Peter Pan, Campanilla, Wendy y los niños perdidos... pinchad Aquí.

domingo, 22 de febrero de 2015

Pavo en Achiote

Dicen en la academia de cocina “El Achiote” que la mirada del boticario es la más varonilmente hermosa de la comarca. En sus pupilas guarda restos de esa timidez vencida a medias que es la más peligrosa. Algo sonríe abiertamente en ellas y algo se esconde socarronamente. Su mirada adquiere condiciones de ducha cuando habla con mujeres: todas se sienten desnudas; los ojos del boticario les desgarra el vestido y ellas no pueden evitar suspirar y llevarse las manos al pecho en su presencia. Doña Agustina, solterísima y dueña de la academia, es la que más vive con la obsesión de esa mirada. Indecente – dice. Algunas alumnas guiñan el ojo, pues creen que es esa mirada la que ha resucitado a doña Agustina. Cuando se acerca el boticario al establecimiento, quisiera deshacerse en atenciones pero, claro, eso sería estimular a un hombre de mirada mala. Y si alguna dice “Ahí viene…”, se apretujan en la puerta o la ventana y doña Agustina estira su cuello por sobre los hombros de sus alumnas. Un silencio se forma al pasar el boticario. –Buenos días, señoritas. Saluda afablemente. Ellas ni contestan, también (piensan) la voz se parece a la mirada. Luego silenciosamente, regresan al trabajo, hasta que la voz de doña Agustina se deja oír: ¡Debería darle vergüenza mirar de esa forma! Con las manos soba el rostro y el delantal queriendo despegarse esas miradas, puro vaho de miel infernal…

PAVO EN  ACHIOTE


Ingredientes:

½ pechuga de Pavo

Marinada:

1 naranja grande (su zumo).
½ lima (su zumo).
½ cebolla.
1 diente de ajo.
1 c.c de orégano.
Pizca de pimienta negra molida.
Jengibre fresco  un trocito de unos 3cm en trozos (opcional).
½ copa de tequila.
Opcional: chiles variados (chipotle, pasilla y de árbol) secos.
1 c.c de especias sazonadoras mejicanas (en grandes superficies).
1 pastilla de achiote (en tiendas de productos sudamericanos).
3 c.s de aove.
Para acompañar: Piña, cilantro, cebolla morada.

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes, menos los chiles, en el vaso de la thermomix y los trituramos durante 5 minutos a 37º en velocidad 4.  Para que el achiote se desmenuce completamente.
Mientras, le damos forma a la pechuga de pavo, bien con hilo de cocina, bien con gomas de silicona de uso culinario.
Ponemos la marinada en un recipiente  adecuado y le incorporamos los chiles, le aportarán sabor, cuidaremos que no se nos salgan las semillas. 
Si no nos gusta muy picante nos saltamos los chiles.  Introducimos el pavo en la marinada. Lo dejaremos 24 horas, dándole un par de vueltas, para que tome bien los sabores.
Sacamos el pavo de la marinada y lo escurrimos bien. Reservamos la marinada, la utilizaremos para cocinar.
En la olla a presión ponemos 3 c.s de aove y sellamos el pavo por todos los lados. Una vez que esté sellado, separamos la olla del fuego (para que no salte y nos queme al echar la marinada) añadimos la marinada y cocemos por 20 minutos nuestro pavo.


Ya tenemos listo nuestro plato, por un lado la salsa que podemos hacerla bien “picosita” triturándo los chiles (sin sus semillas) o más suave, retirándole los chiles.


El pavo lo filetearemos y servimos acompañado de piña, cilantro y cebolla morada.
Es un plato que permite varias combinaciones: Pavo y salsa calientes, Pavo caliente y salsa fría, Pavo frío y salsa caliente… en tacos, en plato, en bocadillo…como tu quieras, pero estoy segura que querrás más.

Para este plato me inspiré en una receta de Ivonne de Chocolate y Molinillo,  estupenda cocinera mexicana ,en cuya cocina es un verdadero placer meterse.

Hasta el miercoles 25, que toca "Una galleta un cuento".  

domingo, 15 de febrero de 2015

Limas Rellenas de Coco

Tenían sobre la mesa un archipiélago de posesiones coloniales, dos móviles, un bombón, una fotografía, tres monedas y dos vasos vacíos. Mucho complemento para estos piratas del  atardecer. Tenían en común un hervor en el alma que sólo el tequila podía aplacar. Quién llegó primero? Quién se había acercado al que ya estaba sentado? A estas alturas, eso ya poco o nada importaba. Lo cierto es que ambos habían llegado puntuales al peor momento de sus vidas, ese donde comienza el círculo, donde para bien o para mal se juntan la llegada y la salida. De preguntas que se hacen los desconocidos habían pasado, ayudados por el tequila, a las de los que  se quieren conocer más.  Le preguntó por la fotografía y,  lo miró con aquella intensidad verde y punzante capaz de llegar al alma y hundirse en ella.  Dos copas y unas rodajas de lima fueron testigos de la mirada más triste que le habían echado en los últimos años. Sin darse cuenta, se vieron brindando en silencio y tomando el último trago como dos desconocidos, ese que dio paso a pedir dos tequilas de amigos porque estaban en la taberna El Milagrito, Chavela acariciaba sus oídos y la noche empezaba a depositar estrellas… también en sus corazones.

LIMAS RELLENAS DE COCO 


Esta receta mexicana, aunque poco conocida, es bastante común en las regiones de  Toluca, Puebla, Veracruz,  y Yucatán.
Ingredientes:

8 limas verdes medianas,  con la piel lo más lisa posible.
2 c.c de bicarbonato.
1 coco fresco rallado.
2 ½ tazas de azúcar.
½ taza de agua.
Colorante verde alimentario (opcional).


Elaboración:
Lo primero es lavar muy bien las limas, con un cepillito agua y jabón. Aclaramos, escurrimos y reservamos.

En una cazuela ponemos a hervir  2 litros de agua y añadimos  1 c.c de bicarbonato, revolvemos y añadimos las limas. Cocinamos a fuego lento hasta que estén tiernas, de 15 a 20 minutos.
Retiramos, escurrimos y dejamos enfriar.
Cortamos la parte superior de la lima (sin desprender del todo, a ser posible)y con mucho cuidado de no romper la cáscara retiramos la pulpa del interior, con ayuda de un cuchillo muy afilado, con los dedos cuidadosamente, con pinzas…como mejor se nos dé.
Raspamos todo lo que podamos la parte blanca de la piel (yo he utilizado un bisturí ). Desechamos la pulpa.
Volvemos a poner las cáscaras en la cazuela y las cubrimos con agua fría, añadimos la otra c.c de bicarbonato y llevamos a ebullición.
Repetimos este proceso (agua fría y cocción) tres veces más, pero sin bicarbonato, para eliminar el amargor de las limas.
Escurrimos y reservamos.
Ponemos las limas en un cazo junto con 2 tazas de agua, 1 ½ tazas de azúcar y unas gotas de colorante verde (opcional) a fuego medio-bajo, removiendo hasta formar un almíbar que irá tomando la consistencia de un jarabe (unos 25 minutos). Retiramos del calor y dejamos  enfriar por completo dentro del jarabe (Yo lo hice por la noche y lo dejé hasta el día siguiente).
Pasamos las limas a una rejilla y las dejamos secar.

Abrimos nuestro coco (para mi esto es lo más…) primero los agujeritos y retiramos el líquido de su interior, que podemos guardar para otros usos. Luego lo partimos (cada uno como pueda…)
Rallamos la pulpa fresca del coco.
Ponemos en un cazo la pulpa rallada del coco, 1 taza de azúcar y ½ taza de agua a fuego medio, revolviendo el coco de vez en cuando, hasta que esté casi  transparente y espeso (de 15 a 20 minutos). Dejamos enfriar.


Llenamos las limas con el coco y…a disfrutar de este delicioso dulce!!!

y este delicado sabor...nada agrio, nada dulce!!!
Se pueden conservar en un recipiente hermético  en lugar fresco o en el frigorífico hasta 1 mes.


Con esta receta participo en el Reto de Febrero 2015 de Cocineros de Mundo en Google+ en el apartado de Dulce .



domingo, 8 de febrero de 2015

Oreshki

He ido a pasar la tarde con ella, mis visitas hasta su mundo a veces transcurren sin que medien más de una  docena de palabras entre las que se incluyen las del saludo y un “ya mismo vuelvo a venir” dicho para ese camino que queda detrás de su mirada y que no tiene vuelta. Me limito a acariciar sus manos, a abrazarla.  Siempre  me  recibe igual. Han pasado veinte años y ella me recibe igual. Como si aquel día el tiempo se hubiera detenido. Sostiene el retrato con las manos y lo lleva a su pecho. Aprieta para que la foto no se suelte o para que el corazón no se salga. Mil veces ha querido rasgarla en pedazos pero en lugar de hacerlo la come a besos y no le importa el sabor a sales que pasa a su boca. Un sabor más para la colección de tiempos pasados en su boca. Me  gustaría saber qué hay en su cabeza, porque lo que hay en su corazón…lo sé desde hace veinte años. Abro la caja, le ofrezco uno de los dulces… por un momento, sus ojos regresan de veinte años de memoria muy bien tapiada. No habla, pero regresa para  sonreír mientras toma un dulce. Dulces como los que preparaba ella antes de que su vida fuera silencio. Es su receta, la misma que trajo su madre, una niña de la guerra, desde la fría Rusia. La misma que llenaba de carreras hasta la mesa del comedor su casa. La que adoraba su hijo, ese que ahora abraza contra su pecho queriéndolo fundir con su corazón…

ORESHKI


 Ingredientes:


100 grs de mantequilla a temperatura ambiente.
200 grs de harina.
75 grs de azúcar.
1 huevo.
1 c.c de levadura (tipo Royal)
1 c.c de cacao puro.


Relleno:

Crema de toffe.
Crema de mantequilla y coco















Elaboración:

En un bol amplio ponemos el azúcar, la harina, la levadura y el cacao, todo tamizado y echamos la mantequilla a trocitos. Mezclamos con las manos bien, primero como si fuera arena y luego ya empezamos a amasar un poquito. Añadimos el huevo, mezclamos bien. Envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar 20 minutos en el frigorífico.

Hacemos bolitas del tamaño de una avellana (grandecita) mejor si las hacemos todas, puesto que se tardan muy poquito en cocer y así no tendremos que andar apagando y encendiendo nuestra maquinita.
Ponemos una bolita en cada hueco de la plancha, bajamos la placa y en cuestión de dos minutos…ya están nuestras “nueces”. Nos ayudaremos de unas pinzas de cocina para retirarlas y evitar quemarnos.
 Probablemente nos salga un poco de reborde, así que  tendremos que ayudarnos de un rallador pequeño para dejarlas  lo más parecidas posible a unas auténticas nueces…










Rellenos:


Crema de Toffe:
1 taza de nata 35% m.g.
½ taza de azúcar moreno.
1 c.c de mantequilla.


Ponemos en un cazo el azúcar y la mantequilla a fuego suave sin remover y cuando empiece a burbujear, removemos bien el cazo para que se funda todo el azúcar, con cuidado y fuera del fuego  añadimos la nata y removemos (por contraste de temperatura, el azúcar se apelotonará en la cuchara, pero no te preocupes, que en cuanto vuelva el calor se irá deshaciendo) lo acercamos al fuego y seguimos removiendo, dejaremos que la mezcla hierva y espese hasta la consistencia deseada, teniendo siempre en cuenta que al enfriar espesa un poquito más.

Crema de mantequilla y coco:

3 c.s de mantequilla en pomada.
3 c.s de coco rallado muy fino.
1 ½ c.s de azúcar.
Mezclar todo muy bien.






Sugerencias de relleno: leche condensada con coco, nutella…



Estos pequeños dulces, tradicionalmente se  rellenan de dulce de leche y nueces y se sirven en las bodas y fiestas. Para su elaboración se necesita un molde metálico llamado oreshnistsa.



El mío me lo trajo una amiga de Alemania y es de tefal y eléctrico.







domingo, 1 de febrero de 2015

Radicchio Rosso y Cuscús Integral en Ensalada

Ayer sonó el interfono : vive ahí la Zarzamora?  – lo siento se ha equivocado. Y colgué. Volvió a sonar.  – Si? Que somos Paqui y Maruchi, abre!!! ( Ya me decía yo a mí misma y  para mis adentros  que no conocía a ninguna vecina o vecino con ese nombre). Venimos a lo ONG, hoy toca “nidos vacíos sin fronteras” y es que  no queremos dejar que lo sufras en silencio por los rincones (ahora caía en el porqué de lo de Zarzamora…la que llora y llora por los rincones) y para que salgas de este pozo oscuro en el que te ha sumido la ausencia de tu hija pues hemos decidido echarte una cuerda (viniendo de ellas…temo que sea al cuello) y  para empezar a ayudarte en el ascenso, como eres muy apañada y en la despensa siempre tienes algo de lo que echar mano, pues aquí  que nos apalancamos a comer contigo.  Que sola no te vamos a dejar. Además la Paqui tiene algo que contarte. Vamos a ir por partes, mientras preparamos la comida, que tiempo hay, vamos a ponernos una copa de vino y, Paqui por favor, relátame con todo lujo de detalles ese “algo” que tienes para contarme. “Siéntate.  Hemos hecho las paces con la familia de  Yon Güain”-  Con Quiéeeen?  “Antes conocido como Ju-li y cuyo verdadero nombre es Yon-Wei, pero como yo soy muy mala para los nombres en extranjero, pues lo he vuelto a bautizar. Y tan bien han ido las negociaciones de la reconciliación que la abuela Güain hasta ha compartido un par de lecetas  ancestlales de familia con nosotras.  Ya hace tres semanas que estamos yendo a su restaurante y todo va de maravilla, yo diría que hasta el gato que tienen decorando la entrada mueve más rápido la mano arriba y abajo cuando nos ve aparecer. Después de la comida siempre nos invitan a licor de lagarto y el abuelo Wei brinda y se toma dos licorcillos con nosotras, creo que estamos haciendo familia de nuevo”. Estoy emocionadísima, vuestro gesto ong me ha llegado al alma y vuestra reconciliación con la familia Wei me alegra y  me da la oportunidad de conocer lecetas ancestrales ¡Qué más puedo pedir! Espero corresponderos como merecéis con:

RADICCHIO  ROSSO Y CUSCÚS IINTEGRAL  EN ENSALADA 



Ingredientes (3 personas):

200 grs de cuscús integral.
250 grs de caldo de verduras (o agua)
1 lollo rosso
1 pepino pequeño picado muy pequeño.
1 pimiento italiano verde picado pequeño.
½ cebolla morada muy picada.
 Cebollino picado (cantidad: al gusto).
12 tomates cherry picados.
1 limón (el jugo)
Aove (cantidad suficiente)
Sal y pimienta (opcional).








Elaboración:
Cuando el caldo de verduras (o el agua con sal) está hirviendo añadimos el cuscús y dejamos que cueza un minuto a fuego fuerte y cuatro a fuego lento, luego retiramos del fuego, removemos el cuscús, tapamos con un paño limpio y dejamos reposar hasta que absorba todo el caldo.
Salpimentamos y  aliñamos con el jugo de limón y el aove. Mezclamos bien y le añadimos las verduras muy picaditas, al igual que las hojas más pequeñas de lollo rosso.
Colocamos unas hojas de lollo rosso a modo de cuenco y sobre el depositamos nuestra ensalada de cuscús. 





Sugerencia: Le podemos picar cilantro, incluso aprovechar algún trozo de pollo asado que tengamos o añadir una lata de atún...   Es una receta rápida, para salir de un apuro, como era este caso.