domingo, 26 de abril de 2015

Caballa en Escabeche de Cítricos y Jengibre

Y por qué no bajar a sentarme en el banco del parque, ese que está justo frente al mar, el qe queda a la izquierda del quiosco? Y así lo hizo. Sus ojos estaban contentos con el reposo alborotado que la tarde les mostraba. Cuando llego, todo estaba en silencio. Era una mudez escandalosa, como la de esas fotografías a las que les chisporrotea algo debajo de la quietud. A sus ojos les entró codicia, pero entre más ávidos miraban hacia el horizonte, menos la satisfacían porque la belleza no sirve para el hambre. Era una hermosura íntima y ajena, como puesta del otro lado de una vitrina que empezara en el mar que estaba justo delante de ella. Pensó en una joya que algún día le hubieran ofrecido y que hubiera despreciado con arrogancia y que desde ese día le hubiera sido negada para siempre. Entonces llegaron ellos, se sentaron sobre la hierba, cerca de donde estaba ella con sus pensamientos. Un grupo de chicos y chicas, cinco o seis que, compartían unas cervezas y música alta con ritmo sabrosón. Cerró los ojos y escuchó como los muchachos remarcaban el coro de la canción:

“¡La  sirena viene hacia mi
Voy a atraparla en mi red marinera
Y me espera para gozar,
Loca de risa en la espuma del mar!”


Siguió con los ojos cerrados y ahí estaba, una más del grupo, compartiendo una cerveza frente a la espuma de este hermoso mar, su mar:

CABALLA EN ESCABECHE DE CÍTRICOS Y JENGIBRE

Caballa en escabeche de cítricos y jengibre

La historia de hoy tiene dueña, al igual que la receta ambas son "un regalo" que le debo a Nuria por su hermoso Cuaderno de Recetas que tanto me ha enseñado.

Ingredientes (2 personas):

Caballa en escabeche de cítricos y jengibre1 caballa grande en 4 filetes sin espinas (si es necesario se las quitamos con las pinzas) o bien 2 caballas pequeñas.
5 c.s de aove.
1 naranja (su zumo y su piel rallada).
1 lima (su zumo y su piel rallada).
2 dientes de ajo (aplastados- no picados- con el cuchillo).
½ cebolla morada cortada en aros muy finos.
3 cm de jengibre fresco muy picadito (o rallado).
Pizca de nuez moscada rallada.
Unos granos de pimienta negra.
1 hoja de laurel.
Tomillo, orégano y romero frescos.
Sal (opcional).
Para decorar:
2 rabanitos cortados a rodajas (con la mandolina).
2 rodajas de naranja.
2 rodajas de lima.
unas hojitas de tomillo fresco.

Elaboración:

Caballa en escabeche de cítricos y jengibre
En una cazuela lo suficientemente amplia ponemos el aceite a fuego suave (apenas cubrirá el fondo) con los ajos aplastados y las rodajas de cebolla, cuando  estén dorados añadimos el jengibre, la ralladura de naranja y limón, la hoja de laurel, los granos de pimienta y las hierbas aromáticas.
Caballa en escabeche de cítricos y jengibre
Dejamos hervir unos 5 minutos.  Ahora colocamos los filetes de caballa con los lomos hacia abajo y le ponemos la sal (opcional) y la pizca de nuez moscada.
Caballa en escabeche de cítricos y jengibre

Seguimos cocinando a fuego suave otros 5 ó 6 minutos. Retiramos del fuego y dejamos enfriar antes de guardar en el frigorífico.
Mejor de un día para otro.

Caballa en escabeche de cítricos y jengibre

La inspiración de esta receta se la debo a Raquel, yo  me he “permitido” tunearla un poquito, ella es la maestra, sin ninguna duda. Una gran maestra.

Para todos!!!

domingo, 19 de abril de 2015

Avena Cubana

Dicen de esta ciudad que si estiras tu mano, con la puntica de los dedos tocas el cielo. Yo casi juraría que es verdad, lo que sí es  cierto es que está considerada “La capital mundial de la Salsa”. Te hablo de Cali, allá en Colombia. La receta que te traigo hoy tiene que ver con esta ciudad, con alguna de sus gentes y estoy convencida de que si la pruebas, no sé si el cielo lo tocarás pero si que estoy segura y bien segura que, creerás estar en el paraíso.  Ven conmigo hasta  Cali  de la mano de Lorena y Katy y adentrémonos en el barrio de Tequendama, concretamente en la calle 5ª, donde sus abuelos D. Héctor y Dª Luz Dary tenían, rodeada de hermosas flores, una pequeña panadería  en el patio delantero de la casa (de esto hará 25 años). Allí vendían buñuelos, pan de bono, arepas, y en las tardes…almuerzos. Y todo lo fabricaba nuestra abuelita, me contaban sus nietas. También ofrecían a sus clientes refrescos,  jumix y AVENA CUBANA. Hace tiempo que se jubilaron y dejaron este oficio. Ahora D. Héctor,  por entretenimiento y hacer un favorcito a las vecinas pues... de vez en cuando, arregla las planchas y como él mismo dice las “deja directas”, esto es, planchan si las enchufas a la luz pero olvídate de la rosca de graduación. Esta receta se la agradezco de todo corazón a Dª Luz Dary y, como no,  a sus nietas  que fueron quienes nos pusieron en contacto para que yo hoy pueda ofrecerte:

AVENA CUBANA 


avena cubana

Ingredientes:

avena cubana4 c.s de avena.
2 c.s de maicena.
3 c. s de azúcar.
Canela al gusto.
1 c.s de esencia de vainilla blanca.
2 vasos de leche (yo desnatada)


Elaboración:
Moler la avena y la maicena muy fina en la thermomix (o con la batidora)

Poner a calentar 2 vasos de leche, añadir la esencia de vainilla y verter ahí la avena y la maizena, quedará una pasta espesa.
Retirar del fuego.  Dejar reposar, mejor hasta el día siguiente.

Tomar 2 cucharadas de esta pasta y ponerla en la batidora (o thermomix) y añadirle un vaso grande de leche. 
avena cubana

Mezclar muy bien, ya tenemos nuestra avena cubana. Servir espolvoreada con canela (o no)

avena cubana

Se sirve bien frío. No me cansaré de decir que está Deliciosa!!!

avena cubana


Nota: No es necesario añadir  más azúcar, pero si te gusta más dulce…

domingo, 12 de abril de 2015

Limonada de Mango Biche

Margarita siempre ha tenido problema con los horarios. Como una enfermedad… Como algo que lleva grabado genéticamente. La única vez que llegó temprano a algo, fue a su nacimiento, pues nació a los siete meses de embarazo. Ahora justifica todas sus demoras en las citas diciendo que haber llegado tan temprano al mundo le impide cumplir puntualmente cualquier otra cita de su vida. Cuando le reprochas reiteradamente su tardanza, se enfada terriblemente y se va despotricando y jurando no volver a dirigirte la palabra. Pero no lo cumple, por supuesto. Al día siguiente, te habla como si ya te hubiera perdonado y fuera mejor persona que tu y te da un abrazo de los que notas como late su corazón. Y sin saber cómo has olvidado todo nuevamente. Margarita tiene el pelo fucsia y ciertas pretensiones de diva misteriosa y hemos decidido dejarla estar, seguirle la corriente. A veces, a media noche llama al teléfono por el mero placer de decir “tengo algo que decirte” y después colgar. Y te pasas el resto  del día pensando que no es justo que no diga lo que tiene que decir de una maldita vez. La buscas, le insistes, le lloras…y así hasta que el misterio se diluye. Porque no hay misterio. Nunca lo hay. Margarita es transparente. La delatan las muecas, el exceso de teatralidad, esa manera tan externa de decirlo todo aunque, en realidad, no diga una palabra. Cuando llega el buen tiempo, hay algo que hace que Margarita llegue un poco antes, que no puntual, a sus citas y es poder tomarse:

LIMONADA DE MANGO BICHE



Ingredientes (4 copas):

Para esta preparación utilizaremos un mango verde muy duro, de los que tocas y están como piedras, tanto que crees que nunca van a madurar.

3 limas (su jugo)
1 mango biche (mango verde, no maduro)
3 c.s de azúcar.
16 cubitos de hielo.
Sal (cantidad necesaria)



Elaboración:

Lavamos muy bien el mango y reservamos unas cuantas tajaditas cortadas en pluma para reservar y otro poquito cortado en juliana (con piel).
Ponemos todos los ingredientes menos la sal en la thermomix o el vaso americano y batimos hasta que el hielo esté completamente triturado. Si lo queremos un poquito más ligero le añadimos un poco de agua. Nos debe quedar un poquito más ligero que la textura de un sorbete.


Para servir:
Ponemos nuestra limonada en un vaso y decoramos con unas rajitas de mango verde espolvoreadas con sal… te sorprenderá el sabor del mango y la sal.


Humedecer el borde de la copa con limón y pasar por un plato con sal, poner dentro la limonada de mango y decorar con una juliana de mango biche y una rodaja de lima.


El mango biche se suele tomar con piel y una pizca de sal.

domingo, 5 de abril de 2015

Ragú de Ciervo en Hojaldre con Puré y Frutas

Purita no era hermosa, pero sin duda muy atractiva, con unos ojos negros de esos que cuando se posan hacen que la piel empiece a escocer. En una fiesta sabía que no era la más bonita, pero siempre sería la más sugestiva, por eso le gustaban las fiestas. Cuando se encontraba con alguno de sus examantes, eso no la incomodaba, nunca dudó en decirles lo malo que eran en la cama, así que eran ellos los que rehuían la mirada y hacían que no la conocían.  Lo que peor llevaba Purita era vivir en esa ciudad de doble moral, que tenía lengua de pueblo, y ya sabes que la lengua aunque no tiene huesos, si que los rompe.  Para alguien como Purita un agujero en el ego podía ser peor que un agujero en el corazón, si bien es cierto que ella decía que el golpe que ves venir duele menos que el que nunca viste en absoluto. Ese era su consuelo. A  Purita le gustaba escribir un diario donde anotaba los dictados de ese diablillo que todos tenemos posado en uno de los hombros, que susurra conjuros que despiertan la lujuria. Ahí contaba que también hay un lugar en el infierno para los malos amantes,  lugar al que irían a parar más de los que se sabían y menos de los que decían de la ciudad. Un buen día  decidió cambiar de ciudad, empezar de nuevo. Dicen que a Purita se le olvidó en el autobús su diario, y dicen que alguien lo encontró abierto por aquella página en la que escribió: Vuelven los fantasmas de los amores pasados, las preguntas quedan en el aire, conducen al corazón por ese rompecabezas que llaman amor y al que siempre le faltarán piezas…Yo que esquivaba balas por ti, y fuiste tú quien me disparó a mí.

RAGÚ DE CIERVO EN HOJALDRE CON PURÉ Y FRUTAS

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas

Ingredientes (3 personas):

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas500 grs de ragú de ciervo.
1 plancha de hojaldre refrigerado.
3 patatas medianas.
1 huevo batido (para unir y  pintar el hojaldre)
½ l de vino tinto.
1 copa de ginebra.
1 copa de brandy.
1 puerro (la parte blanca)
1 cebolla pequeña.
2 dientes de ajo.
1 zanahoria.
Jengibre fresco: 3 cm.
Tomillo fresco (unas ramas)
 Romero fresco (unas ramas)
 7 bayas de enebro.
Pimienta de Jamaica y de Sichuan (al gusto)
Sal, pimienta negra molida y harina.
1 pera.
Unas frambuesas y unas hojas de rúcula para decorar.

Elaboración:
Hacemos una marinada con el vino y la ginebra a la que añadimos las verduras picadas, el tomillo, el romero, las bayas de enebro y las pimientas.  En esta marinada dejamos el ciervo durante 24 horas.
Retiramos la carne, escurrimos las verduras y reservamos el vino (lo utilizaremos luego). Apartamos las pimientas y el enebro.
En una cacerola ponemos un poquito de aove y ahí echamos las verduras a fuego medio-bajo, que se
vayan haciendo lentamente.  Mientras, secamos la carne con papel de cocina, la salpimentamos y la enharinamos.
Cuando las verduras estén doradas, apartamos la cazuela del fuego.
Ponemos una sartén con aceite al fuego y cuando esté caliente vamos friendo por tandas la carne de ciervo ya salpimentada y enharinada. La vamos depositando en la cazuela de las verduras.
Volvemos a poner al fuego las verduras con la carne, cuando esté caliente vertemos el brandy y flambeamos, dejamos que se evapore el alcohol y que la llama se apague.

Añadimos parte del vino (que cubra la carne y un poquito más) y dejamos que cueza a fuego lento al menos durante tres horas.  Unos 10 minutos antes de apagar el fuego añadimos una pera cortada en cuartos, sin piel ni semillas.
Tiempo en el que haremos entre otras cosas nuestros cestos de hojaldre:
Encendemos el horno a 200º
Cortamos tres círculos de hojaldre del tamaño deseado (yo utilicé un tazón) y hacemos tiras como de
un centímetro de hojaldre que pegaremos alrededor de la base con ayuda de huevo batido. Pegaremos dos tiras (una encima de la otra, para que el recipiente tenga fondo). Pincelamos de huevo y cocemos en el horno a 190º unos 25 minutos.
Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente antes de usar.
Cocemos las patatas (yo en el microondas: picamos bien las patatas con un palillo y ponemos 4 minutos a máxima potencia, le damos la vuelta a las patatas y le ponemos otros 4 minutos) y luego hacemos un puré con ellas.
Ponemos el puré en el fondo de los cestillos de hojaldre (evitará que el hojaldre se ablande con la salsa de la carne).

Ragú de Ciervo en Hojaldre con puré y frutas.

Una vez cocida la carne la retiramos junto con un trozo de pera (que utilizaremos laminada y cortada para decorar nuestros platos) y trituramos la salsa.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.

Mezclamos de nuevo carne y salsa.

Servimos sobre el puré la carne con la salsa y le añadimos unos trocitos de pera y unas frambuesas.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.


La versión mini: sobre una rodaja de patata cocida colocamos un trocito de carne, la salseamos y le ponemos una frambuesa , un trocito o dos de  pera y unas hojitas de rúcula.

Ragú de ciervo en Hojaldre con puré y frutas.
Versión mini.