domingo, 28 de febrero de 2016

Cabellos de Ángel de Papaya

Mientras vagaba a solas, respirando la brisa amable del mar, Miguel soltó las amarras de su nostalgia por el mundo perdido. Miró hacia su pasado y vio a un Miguel pleno y satisfecho, libre como solo lo puede ser un hombre que actúa, vive y piensa de acuerdo a su conciencia. Así llegó hasta el restaurante donde habían quedado, vagando y mirando al pasado.  En el transcurso de la comida, agotada la segunda copa de vino, se miraron a los ojos, como si quisieran ver algo agazapado más allá de las pupilas del otro, en algún pliegue remoto de sus conciencias. Como si todo lo que representaban el uno para el otro estuviera en los ojos.  Porque todo está en los ojos. Miguel dejó a un lado los mares de los desengaños, los desiertos de los abandonos, las montañas de las frustraciones y encontró detrás de aquellos ojos el oasis tranquilo, amable y protector de un amor que se le ofrecía sin exigencias de compromiso. Luis, tal vez, se topó con la gratitud, con su asombro invencible ante la certeza de que algo invaluable le pertenecía y lo completaba. La sonrisa llegó a sus bocas, las manos se desplazaron por la mesa para colocarse la de uno sobre la del otro, y sin palabras apostaron por la seguridad que solo trae el amor.

CABELLOS DE ÁNGEL DE PAPAYA


Ingredientes:
500 g   de papaya dura, muy dura, que no esté madura (esa que no comprarías para tomar ya)
350 g de azúcar.
350 g de agua.
½ limón, el jugo.









Elaboración:
Pelar la papaya y rallarla con un rallador de agujero grueso o bien cortarla en tiritas muy finas.


Pasarlos por agua hirviendo sin que ablanden mucho, retirarlos, escurrirlos y ponerlos a secar un rato en un lugar seco y templado. (Si la papaya no está muy dura, nos saltamos este paso).
En una olla poner el azúcar con el agua y cocinar hasta que forme un almíbar. Cuando tenga punto de hilo agregar la papaya seca y seguir cocinando  hasta que el almíbar espese y  pegue.


Añadir el jugo de limón, dejar 1 minuto más y luego verter por cucharadas en un plato o bandeja amplia para que enfríe.
Podemos utilizarlo para rellenar unas crepes, poner sobre unas tostadas o hacer unos pastelitos al momento (con unas tartaletas y crema pastelera, como he hecho yo).


20 comentarios:

  1. Qué hermosa historia, hoy con la esperanza que siempre trae un amor..con esa nueva ilusión de verse correspondido...
    Cómo esta dulzura nueva y deliciosa que hoy nos traes, querida Sonsoles:)
    Un abrazo muyyyy cariñoso!!!!! Feliz domingo;)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito relato Sonsoles y la receta estupenda y original, como siempre.
    Feliz domingo preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Un relato bien hermoso, el amos correspondido que todos hemos buscado. Unos tenemos la suerte de haberlo encontrado y eso nos aporta la seguridad de ser amados . Para mí
    imprescindible en mi vida.
    Nunca hubiera hecho cabello de ángel con papaya y veo que es una delicia. A decir verdad , la papaya no la he probado y creo que va siendo hora de ponerle remedio. Mil besos preciosa y que tengas un dulce tarde!!

    ResponderEliminar
  4. Es difícil vivir según según tu conciencia,mucho...
    Quizás el cabello de papaya me guste más que el clásico, será cuestión de probar.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Un maravilloso relato para unos cabello de angel que no conocia, tienen que estar de cine, me han encantado, los tengo que probar y las tartaletas para morirse con semejante bocado...Bess

    ResponderEliminar
  6. Si nuestra conciencia nos deja vivir, es señal de que estamos actuando correctamente sin causar mal, ni daño a nadie. El amor correspondido, ayuda a sentirnos felices y relajados, y en consecuencia ver las cosas mucho más sencillas.
    Precioso relato de amor real y posible.
    Adorable tu cabello de ángel, seguro que es dulce y sedoso como una caricia al paladar. ¡¡Me encanta!!
    Besos, te deseo una feliz tarde preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Sonsoles me tienes cautivada. Tu receta, como siempre, exquisita. Tu relato... magnífico. No se si eres una maravillosa escritora que cocina de lujo, una cocinera fabulosa que escribe como los ángeles, o ambas cosas. Posiblemente, lo último, pero desde luego, me encanta seguirte. Besos :)

    ResponderEliminar
  8. Que bonito relato, como siempre tue entradas son estupendas y la receta tiene que estar muy buena.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Sonsoles!! ¡¡Que viva el amor siempre, sea como sea y de la condición que sea!! No hay nada tan bonito, y más, claro está, cuando se es correspondido.
    Y creo que el cabello de ángel le va genial a tu historia, y más un cabello de ángel tan distinto pero no por ello, igual de bueno, estoy convencida.
    Pues si, pues si, el achiote en las lentejas está muy bueno, ja, ja. Ya lo he hecho unas cuantas veces así, la primera vez lo puse como si de pimentón se tratara, pero como las lentejas me quedaron un poco pálida, a la segunda le puse también pimentón. Las veces que le he puesto el achiote me han dicho que no sabía qué tenían pero que estaban más buenas que otras veces. Entonces... con zumo de naranja y limón...tendré que estudiar eso, ¡¡aunque están de buenas las lentejas con él, ja, ja!! Besitos y miles de gracias siempre por todo y por tu paciencia conmigo, je, je. ¡¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
  10. Que rico se ve nunca lo probe , pero ya lo anote por que tengo que probarlo , bonito relato besitos

    ResponderEliminar
  11. Que historia más tierna y... ¡Cabello de ángel para mí! Sí! Me encanta! Y todo esto porque soy alérgica a las calabazas y estoy hasta el mismísimo gorro de no poder hacer nunca nada con cabello de ángel, que a mi chico le chifla, o hacerlo y resignarme a mirar como lo comen los demás... esto lo pruebo segurísimo!

    ResponderEliminar
  12. Me alegro por Miguel y Luis, por esa mirada a los ojos y por saber reconocerse más allá de los prejuicios establecidos. El verdadero amor no entiende nada más que de sentimientos.
    Y me alegro también de que nos enseñes esta rica receta. ¿te he dicho que la papaya siempre está presente en casa? no nos puede faltar en el frutero. Así que imaginate lo que me ha gustado ver este cabello de ángel tan especial.
    Eres única, mi querida Sonsoles, relatando y cocinando.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. Tienes la virtud de enganchar desde la primera frase, y luego lo rematas con una maravillosa receta y unas fotos preciosas. Eres la pera limonera, niña, mira que descarto papayas verdes porque parece que aquí no llegan otras, pero ahora les voy a sacar partido gracias a tí. A mi no me gusta demasiado pero a mi marido le vuelve loco, ya sabes, la tierra tira.
    Un beso corazón, te deseo una buenísima semana.

    ResponderEliminar
  14. Quizás este cabello de papaya me guste más que el de calabaza, buen color en principio tiene, y sabor seguro que también. Todo será probarlo. Y si les llega el influjo de un amor, será dulce como el mejor almibar.
    un beso.

    ResponderEliminar
  15. Una receta de lujo que pinta tan buena tiene, en tu casa te hacen la ola¡¡¡¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  16. Una receta de lujo que pinta tan buena tiene, en tu casa te hacen la ola¡¡¡¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  17. El relato muy bonito, y la receta genial.
    Me encanta la papaya y me parece tu receta muy original, me ha encantado.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  18. Una historía muy bonita, el amor correspondido siempre es bonito de ver, leer y escuchar.
    Este cabello dE Andel no lo he probado yo, seguro que la papaya queda genial preparada así, perfecto para rellenos, las tartaletas tienen que estar buenísimas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Sonsoles tus relatos como siempre maravillosos, el amor es lo mas bonito del mundo y es verdad todo se refleja en los ojos.
    Me encanta este cabello de angel tengo que probarlo, porque me encanta la papaya.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  20. Que bonita historia Sonsoles, tengo que darle yo más uso a la Papaya la verdad que casi no la uso, tu cabello de angel en esas tartaletas impresionante!
    Un beso

    ResponderEliminar