domingo, 1 de mayo de 2016

Falso "Mon Cherry"

Una visita a Ángeles es un regalo para el corazón, pasar un rato con ella, escucharla hablar de sus muchas anécdotas, unas más alegres que otras, es una caricia en el alma. Ángeles es una mujer de palabras precisas y preciosas. Ha hablado de su padre, era increíble, dice, aún en los tiempos más difíciles, cuando las labores del campo le exigían su presencia y dedicación diaria, siempre tuvo tiempo para desempeñar sus funciones de abuelo, padre y esposo, de preocuparse por la disciplina y las notas de cada nieto, de orientar las lecturas de los hijos, de sentarse frente a la carretera que cruzaba el pueblo, con algunos familiares y amigos, y saludar muy cortésmente a cada uno de los transeúntes. Él era un fanático de las costumbres y las tradiciones. Por ejemplo, a la hora de las comidas él era siempre el último en sentarse a la mesa. Cuando lo hacía ya todos los demás tenían que estar en sus puestos. Entonces empezaba a comer sin prisa, y al terminar iniciaba una larga y reglamentaria sobremesa que jamás se podía violar. Allí se comentaban los problemas de la casa, de las amistades de la casa, de las amistades de las amistades de la casa, agrega Ángeles, y como las sobremesas, todas las fechas señaladas eran importantes para él. Los cumpleaños, los santos, aniversarios de boda, los bautizos y comuniones. Pero de todas las fechas posibles, una en especial deleitaba a mi padre: el seis de enero, Día de los Reyes, ocasión en que todos sus nietos debían trasladarse, bien temprano, a la casa del abuelo, que era el lugar donde los Reyes Magos dejaban los regalos pedidos. Ángeles mira al cielo y sigue recordando. Pero los reyes de mi padre eran especialmente desordenados. Distribuían los juguetes por toda la casa, en los más inesperados rincones. Dos pequeñas gotas saladas resbalan por su mejilla, mientras dice que parece estar viendo a aquel hombre con el pelo totalmente encanecido, guiando a los muchachos en la búsqueda de los juguetes escondidos.

FALSOS MON CHERRY


Ingredientes:

300 grs de cerezas (del Valle del Jerte)
30 grs de azúcar moreno.
30 grs de azúcar blanco.
75 grs de kirsch (licor de cerezas)
175 grs de agua mineral.
15 grs de gelatina vegetal en polvo.
2 c.s de cacao puro en polvo desgrasado “Valor”














Elaboración:
Lavamos y secamos las cerezas. Les retiramos los “huesos” y las ponemos a macerar con el azúcar moreno durante unas horas (mejor toda la noche).
Trituramos las cerezas y las pasamos por un colador de malla fina, para evitar que quede cualquier resto de piel. El puré que nos queda, lo ponemos  a congelar en una cubitera con los huecos semiesféricos. Si nos sobra puré podemos congelarlo para otra preparación.


Una vez congelados, perfectamente, los cubitos de cerezas los pasamos para un bol o un plato para utilizar más tarde.


Ponemos el Kirsch, el agua, el azúcar, el cacao en polvo y la gelatina vegetal en un cazo (mejor si es pequeño y hondo), con ayuda de unas varillas disolvemos todo bien, bien y lo llevamos al fuego hasta el punto de ebullición. Retiramos del fuego y dejamos que baje a una temperatura de 80º.
Mientras enfría podemos ir pinchando nuestras bolitas heladas de cerezas con un palillo. Posteriormente cogemos cada palillo y sumergimos las bolitas un par de veces o tres (cuantas más veces se sumerja, mayor será la consistencia del “envoltorio” de nuestro helado) en el líquido caliente. Por el contraste de frío-calor se irá formando una película de chocolate alrededor del helado, formando nuestro Falso Mon Cherry.


Si la gelatina se empieza a solidificar, no problem, la calentamos otro poco y volverá  a su estado líquido (esta es la ventaja de cocinar con este tipo de gelatina vegetal).
Dejamos reposar los Mon Cherrys  (más falsos que judas) en la cucharilla o plato donde los vayamos a servir.


Yo los he servido acompañados de una hoja de cerezo encurtida, haciendo un “todosecome”

12 comentarios:

  1. Sonsoles ni decir que si yo pillara un buen puñado de esas cerezas hoy mismo, me las comería toditas todas del tirón, sin dejar ni una y me temo que tus falsos Mon Cherry , tendrán que esperar a que mi voraz apetito "cerecero" quede bien satisfecho.
    Tu relato como siempre perfecto, aunque a mi me llene de congoja los recuerdos que me despiertan.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Me identifico absolutamente con este hombre, al igual que él no sé si llamrlo fanatismo, pero sí me pirran muchas tradiciones de mi tierra y por supuesto, son las navidades y en especial el día de Reyes, el que más diversión me inspira por el hecho de dar algunos regalos y esconder otros tantos mientras observo con deleite absoluto, las caras de mis hijos en el desembalaje.
    Y del postre- o cualquier momento es ideal- que hoy nos trae, simplemente puedo objetar mi más ferviente admiración por la repostera y esas manos que han sabido dar forma a una absoluta delicatesen a la que me encantaría dar mi opinión en primera persona, ¡me encanta!
    Un abrazo, feliz semana y mucha suerte en el Reto.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! El día de reyes y su víspera, en mi casa con mucha devoción, pues es el día que nos metemos todos a dormir en casa de mi padre,(ya ni cabemos), para esperar qué nos traen los reyes al día siguiente. Mis sobrinos ya son mayores, mi sobrina mayor tiene 26 años y vive con su novio y ese día le dice adiós al novio y se viene a dormir también. Tengo otro sobrino de 17 y otra de 15, y también quieren venir con ilusión ese día. Pero en el momento que mi padre falte, supongo que todo eso se acabará también, es el único nexo que nos queda, pero en fin, de momento, seguiremos disfrutándolo mientras podamos, pues ya se sabe que la vida es así, un día todo en orden, al siguiente todo se desmorona.
    Uy, los mon cherry son los únicos bombones que no me gustan. Y es por el licor. No me gusta nada esa explosión de licor cuando los muerdes. Si, ya se, para quien le gusta, es lo mejor de los mon cherry. A mi hermana mayor, sin embargo, son sus preferidos. Pero esto tiene arreglo, lo suprimo por zumo de naranja y ya está, ja, ja. Ay, si es que en algunas cosas soy como una niña, je, je. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Una historia muy tierna... incluso para mí que no celebro nunca nada, reyes incluidos :) pero reconozco que son fechas que traen inevitablemente recuerdos tiernos...

    De los mon cheri yo siempre me acuerdo asociados a mi sobrino. Con dos años, aprendió a desenvolverlos, hincar el único diente que tenía en el chocolate, hacer un agujerito y beberse el licor de dentro. Cuando lo pillamos tenía ya un pedete considerable y sólo pudimos reír la gracia y acostarle a dormir la mona xD xD xD

    ResponderEliminar
  5. Hola Sonsoles corsau...peazo receta que no veas lo que aprendo contigo , lo único que no me gusta..y no me pongas esas cara es eso de falso que digo yo que ya podias bautizar algo con tu nombre que la currada se lo merece!!! la historia es preciosa, estos recortes de vida me dejan siempre como la rulos..con la boca abierta , si es que eres una gozada de tia
    un besazo grande grande como tu !!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Sonsoles, no sabes lo que me gustan las cerezas, falsos o nó me parecen una delicia, chocolate y cerezas es una combinación para disfrutar con mucho gusto. Hoy tu relato me ha hecho volver a la navidad, unas navidades que se han hecho especiales en mi casa pues ha sido la última que ha estado mi madre, bueno siempre estará pero de otra forma, verdad? Y si me traslado al Dia de reyes, para mí el más bonito, lo disfruto como una niña, y más viendo a todos como vamos abriendo regalos que nos han dejado los Reyes, lo vivimos de una forma muy bonita en casa y toda la familia junta, es muy espcial. Bueno preciosa, como siempre mil gracias y mil besos!!

    ResponderEliminar
  7. Sonsoles en casa de mi madre también era así siempre el día de Reyes, somos como niños, ademas nadie sabe le regalo de nadie jajaj y lo pasamos genial y lo sigue siendo pero, desde que falta mi padre ya no es lo mismo ni parecido, pero intentamos hacer lo mismo que siempre.
    Con lo que me gustan las cerezas esto debe de ser un manjar, tengo que hacerlos.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  8. No se como lo haces Sonsoles, pero todos tus relatos me transportan a la historia de tal forma que en la segunda línea ya soy parte de ella, la siento como propia, la sufro y la disfruto como si yo fuera la parte interesada, incluso a veces protagonista y luego doy un salto abismal y me meto de lleno en tu receta...
    Divino todo!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonsoles!! Tu receta y tus palabras me han dejado sin las mías!! Me he trasladado a mi infancia en el que todas las fiestas las hemos celebrado con mucho entusiasmo. Pero la preferida fue siempre la mañana de reyes...hoy se ha trasladado a la noche de nochebuena por mi hijo, pero seguimos con la misma tradición: balcón abierto para que entre Papa Noel, puerta entreabierta del salón, mi padre llama 3 veces para ver si aún está ahí (antes con mi hermana en los hombros y mi hermano y yo de su mano),,,y el milagro se hace realidad para mi hijo!! Esta semana cumple 80 años..aún está aquí, pero el día que nos falte,,,buff!! Esta receta tiene un premio muy grande: el padre de Ángeles es ya de nuestra familia!! Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartir con nosotras los recuerdos tan bonitos y entrañables de Angeles, esta entrada me hace recordar muchos y bonitos recuerdos con mi padre.
    De la receta que te voy a decir, se ven estupendos, patenta la idea que te la van a quitar, se ven buenísismos.
    Un beso y suerte en el reto.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu combinación de relato y receta. Una vez conocido este lugar no dudaré en volver. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un sábado por la noche relajado en casa es un placer encontrar una lectura tan agradable como la tuya, pero aún lo es más si viene acompañada de rico bombón y buena compañía. Momentos para disfrutar.
    un beso.

    ResponderEliminar