martes, 21 de noviembre de 2017

Pan de Leche

A las nueve “ante meridiem” ha sonado el timbre de casa y, quién crees que era? Pues sí, acabas de acertar, ella en persona, Maruchi, en todo el cuerpo y alma que la vida le está regalando, venía desencajada y no precisamente por el frío, ha pasado hasta la cocina y una vez despojada de su abrigo y  cómodamente acomodada ha empezado el relato origen de tanto desencaje: “Ayer nos comunicó  mi tía Eulalia que se vuelve al pueblo, que las “modernuras” de la ciudad la estaban volviendo loca.Lo que son las cosas…no había terminado de decir la frase la pobre anciana cuando ya estaba mi Igor, en la puerta de casa, con el coche arrancado y el maletero abierto. Mi madre la pobre: "Igor, por Dios Santo, disimula un poquito…"Pero es que mi tía, es mucha tía y saca de quicio a cualquiera. En mi casa, como sabes, somos tres mujeres: mi madre, mi tía  y yo…por eso, lo peor de todo es cuando la octogenaria empieza con las indirectas tipo:- “ALGUIEN” se ha recortado los pelos del bigote y ha dejado el lavabo hecho un asco. Esto a la hora de la comida, con todos sentados a la mesa…inconscientemente, mi madre y yo, levantamos la cabeza y miramos a mi Igor como diciendo: No la escuches Igor, contente, está mayor, arrugada y apenas mide metro y medio ¿va a poder contigo?…inspira…expira…inspira…expira… A ella le gustaría que todo fuera como cuando vivía en el pueblo: el botijo, el candil, el agua del pozo y la verdura del huerto. Y tenemos que explicarle mil veces, que no debe pasar al jardín  del vecino y cogerle las naranjas del árbol, que aquí no es como en el pueblo. Y por mucho que diga mi madre, lo que ocurre es que ella no se adapta, llegó a mi casa queriendo ser la dueña y señora…pero todo el mundo sabe que el dueño y señor de mi casa es…Taco, el perro. Y así están las cosas, mi tía despotricando todo el día, mi madre con el rosario en ristre a todas horas, mi Igor desquiciado de todos los nervios que hay en su cuerpo y yo…sin desayunar y mira las horas que son”. -No se hable más Maruchi, pongamos mantel en la mesa  que mira lo que mira lo que tengo para tí:


PAN DE LECHE 



Ingredientes:


500grs de harina (mejor si es de fuerza).
110 grs de azúcar.
1 huevo.
2 c.s de mantequilla.
25 grs de levadura fresca de panadería.
250 ml de leche
2 c.s de miel.
Pizca de sal.






Elaboración:
En un bol mezclar la levadura desmenuzada con la harina tamizada, agregar el huevo y mezclar bien. Añadir la leche templada y remover todo bien. Enseguida añadir el azúcar, la miel y la sal y mezclar todo. Por último agregar la mantequilla y mezclar todo bien con las manos, hasta conseguir una masa suave que comience a despegarse de las manos.  Hacer una bola y dejar reposar en un bol algo enharinado y tapado con un paño unas dos horas o hasta que la masa duplique su tamaño. Pasado este tiempo sacar la masa y cortar con los dedos trocitos de ella, que colocaremos en un molde apto para el horno (llenamos 2/3 partes)

también podemos colocar los panecillos moldeados a mano directamente sobre el papel de horno, guardando una distancia de 2 a 3 cms entre panecillo y panecillo. Pincelamos con leche y dejamos reposar 30 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 180º.
Introducimos nuestros panecillos en el horno y los cocemos durante 10 o 15 minutos, hasta que estén doraditos. 


Retiramos los panes del horno y dejamos reposar unos minutos antes de consumirlos. 


11 comentarios:

  1. ¡¡Cómo echaba de menos a Maruchi!! Veo que sigue con sus cosas, como siempre. Me alegro que nos hayas vuelto a contar sobre ella, porque es imposible no leer las cosas de Maruchi y no sonreír. Y ya veo que el desayuno fue estupendo, porque este pan de leche se ve super tierno y riquísimo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay Sonsoles! esta Maruchi es la leche. Creo que a ella le da lo mismo ocho que ochenta, y que la tía Eulalia se la refanfinfla. Lo que se olía desde lejos era el fragante aroma de tus deliciosos panecillos que están hechos con mucho, pero mucho corazón, o sino ¿a qué viene presentarse en casa a la nueve de la mañana? jajaja.
    Besos guapísima, y que me gusta, me gusta, lo que me tiene que gustar.

    ResponderEliminar
  3. Ainsss qué mujer!! pero yo creo que hay que entenderla. A esa edad , se pude hablar , decir y hacer lo que auna le palzca. ella lo hace, jajaja!! Hoy , si te soy sincera me fui a ver las fotos antes de ler la entrada. Estos bollitos me pueden, qué cosa tan rica y encima le pones mermelada. Un beso preciosa, dsfruta de la semana!!

    ResponderEliminar
  4. Qué bonitos pececillos, dulces y tiernos como tus bonitas historias.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Si hace falta hago como mi querida Maruchi y te cuento mis cuitas si las acompañas de este delicioso pan de leche. Yo llevo el café, el chocolate o lo que más gustes y echamos una tarde deliciosamente entretenida

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Con unos bollos como estos pasas de todo y que digan lo que quieran jajajaja besitos

    ResponderEliminar
  7. Lo que más me gusta es el tono con el que lo has escrito, espero que sea un reflejo de tu momento personal, alegre y divertido. Y lo rematamos con una buena merienda, un buen café o un chocolate calentito y un par de corazones!
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que a las personas más mayores les cuesta aveces adaptarse a las cosas de ahora, algunas son demasiadas complicadas para aprenderlas, les toca echarle un poco de paciencia a la pobre tía. A esos panecillos si que no los dejaba yo ni enfriarse, se ven con una pinta de ricos y blanditos que da hambre ver las fotos, buenísimos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Deliciosos panecillos como han quedado y como han debido de estar y como no buen sentido del humor por tomarte con paciencia y tranquilidad el comportamiento de algunas personas mayores como es en este caso este familiar tuyo. Besos

    ResponderEliminar
  10. Uummmmmmmm como tenian que estar esos panecillos ,de buena gana daba cuenta de un par de ellos con tu mermelada de casatañas seguro que esta de rexupete tambien , el año que viene le pondre canela y vainilla como has echo tu seguro que le van de vicio.
    Yo trabajo con personas mayores y se que les cuesta adaptarse a las cosas de ahora asi que no queda otra que tener paciencia con la tia Eulalia , es normal que le cueste adaptarse a la ciudad y quiera volver al pueblo .
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles, cuanto tiempo sin pasarme por aquí.. lo siento, mi falta de tiempo... pero da gusto hacerlo y ver estos deliciosos panecillos, son un amor!!me levo unos cuantos para mi desayuno!! Bs.

    ResponderEliminar