domingo, 13 de mayo de 2018

Peras "Bianco"

Cerca del castillo a lo largo de la pequeña playa, estaban los pescadores con caras lozanas curtidas por el clima y sus cabezas coronadas con negras boinas; recogían las redes cuando Juan pasó a su lado, estaban demasiado ocupados en lo suyo para pararse a saludar al forastero. En la plaza del pueblo, cerca de una iglesia construida hacía quinientos o cuatrocientos años, había muchos hombres que caminaban lentamente, gesticulando con las manos. Las casas de piedra, la mayor parte de las cuales tenían dos pisos, con balcones al frente, estaban organizadas en filas apretadas que bordeaban las estrechas calles adoquinadas sobre las que en otro tiempo se oía el golpeteo de los cascos de los burros arrastrando carretas pintadas de colores. Aquí y allá había grupos de mujeres que se asoleaban  frente a sus puertas, entonces recordó que hacía muchos, muchos años su padre le había contado que en su época las mujeres solteras se veían sentadas dándole la espalda a la calle, siguiendo, tal vez, una moda heredada hacía mil años, cuando los árabes ocuparon la isla. Y allí, en la calle Castillo Blanco encontró la casa donde había nacido su abuelo y luego su padre, la reconoció porque hay lugares que se sienten, que te atrapan y tiran de ti hacia lo que antes de ser ya fuimos y Juan sintió esto frente a aquella casa de piedra y portón de madera.

PERAS “BIANCO”


Ingredientes:

4 peras (blanquilla)
400 ml de vermut bianco.
150 ml de agua mineral.
70 grs. De azúcar.
1 palo de canela.
1 anís estrellado.
1 vaina de vainilla abierta y rallado el interior.
½ c.c de colorante alimentario rojo.
Para decorar: hojas de menta  fresca, flores blancas comestibles.







Elaboración:

Pelamos las peras y las introducimos en una cazuela junto con el resto de los ingredientes. Mejor si la cazuela es honda y las peras quedan totalmente cubiertas (así evitamos darles la vuelta), pasados 20 minuto sacamos las peras y dejamos que el líquido siga cociendo hasta que se reduzca formando un almíbar espeso.



Colocamos las peras en el plato de servicio y las regamos con unas cucharadas del almíbar,


decoramos al gusto y servimos. Deliciosas tanto frías como templadas y acompañadas de un helado cremosito…Ni te cuento!!!



15 comentarios:

  1. ¡¡Hola Sonsoles!! Es verdad que hay lugares que nos trasportan, están lleno de recuerdos y sensaciones. Una veces buenas y otras malas, pero que nunca nos dejan indiferentes.
    Qué bonito color tienen estas peras, Sonsoles, y con las especias, tienen que tener un sabor divino. Las he probado con vino, pero no con vermut, le da como un color más vivo, precioso, de veras. Como a ti, coincido en que templado está riquísimo. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Mmmm, esas peras son maravillosas!
    Sigo caminando con Juan...cada vez es menos forastero.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, que colorido tan bonito has conseguido que tengas la peras, me encanta esta receta , además de rica es muy vistosa. Creo que esas mujeres se darán la vuelta, no podrán resistirse a ese color rojo tan bonito. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonita escena nos traes... evocas cosas muy bellas con tus palabras. Las peras, no las conocía, y van a ser un final muy digno a una botella de vermut que compré hace poco y francamente, para tomar solo, no me ha hecho mucha gracia...

    ResponderEliminar
  5. Que color tan bonito se ven riquisimas besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!!
    que maravilla de peras, las hice con vino, con vermut nunca y me han encantado seguro que tienen un toque distinto y rico. Este es uno de los postres que me parece rico y muy fino en la mesa. Que bien te han quedado, son una exquisitez...Bess

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta tiene estas peras y con este colorcito. Bien ricas.
    Besoss

    ResponderEliminar
  8. Sonsoles que manera más elegante y sencilla de servir una perita en dulce. Es una de mis asignaturas pendientes, me encantan las frutas en compota y almíbar ligero, y seguro que ese vermut le aporta un toque de sofisticación distinto a lo que estamos acostumbrados.
    Como siempre lo narras todo súper bonito.

    ResponderEliminar
  9. Con vermut, eso suena genial!!
    Que bonitas que te han quedado, bonita presentación.
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Nunca he comido asi las peras pero todo lo que he cocinado con vermut nos encanta asi que te robo la receta y la pondre en practica eso si con Vermut petroni que me tiene enamoraaaaaada , no obstante voy a ver como es ese vermut bianco.
    Como siempre ha sido un placer venir a leerte el relato y receta son de 20 points .
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapisima.

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles!!
    Qué preciosidad y que cosa más rica!!
    Me parece un postre ideal para terminar una buena comida!!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué sería de nosotros sin los buenos recuerdos? Qué bonitos relatos nos regalas cada semana.

    Estas peras me han gustado mucho. Las he visto con vino, pero con vermut no y quedan preciosas tanto por fuera como por dentro

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  13. Hola Sonsoles! Qué postre más bonito! Es muy vistoso y ese color rojo pasión deja a cualquiera boquiabierta a la hora de traerlo a la mesa jeje! Tu entrada de esta semana va un poco de la mano de la mía, hablando de los recuerdos que nos traen mucha nostalgia pero alegría a la vez ;) Por cierto yo también vivo en un pueblo de Castilla, lo mismo vivimos al lado sin saberlo jeje!! Un besote!!

    ResponderEliminar
  14. Has vestido a la pera para una de sus mejores galas, de rojo para poder desfilar por una mesa de postres y ser condecora con el mejor galardón . Te felicito
    Besos desde Juego de Sabores

    ResponderEliminar
  15. Sonsoles, me transportas con tus relatos y tu comida maravillosa! Qué peras tan hermosas con este color vibrante! Me apunto una con helado.
    Besos!!

    ResponderEliminar