domingo, 17 de junio de 2018

Canoas de Plátano Maduro


Llevaban varios años de no verse. Él se había ido hacía siete, cuando Manuela rondaba la edad media, leía libros de poesía y era la mujer más alegre que podía existir bajo cualquier puesta de sol. No se habían visto pero se conocían los pasos que cada uno había dado como si fueran los propios.  Cuando él llamó aquella tarde a su puerta y ella la abrió Manuela le sonrió enseñando sus pequeños y blancos dientes. Había pocos paisajes tan perfectos como la sonrisa de esta mujer con el sol del atardecer y los ojos de Manuela mirando al jardín con la puntita de ironía que no perdieron nunca .Había muchas pregunta o quizás no había tantas. Por dónde anduviste? Preguntó Manuela. “Por acá y por allá”. Se colocó frente a ella. No pienses que vas a volver a meterte en mi corazón de nuevo. “Cómo voy a meterme si jamás salí de él” Y entre los dos pasó un ángel con su estela de silencio. Y todo el que sabe adivina que tras el silencio de un ángel siempre hay una historia. O muchas.


CANOA DE PLÁTANO MADURO


Ingredientes (2 canoas):

2 plátanos maduros (también llamados  plátanos macho) amarillos por fuera.
Aceite de girasol para freír los plátanos (cantidad suficiente)
 Mi relleno:
2 c.s de soja texturizada (rehidratada).
2 c.s de guisantes de temporada.
½ diente de ajo picadito.
1 c.s de cebolla tierna troceada menuda.
2 c.s de tomate natural muy picado.
1 zanahoria tierna picada muy menuda.
1 tomate seco, en aceite de oliva, picado.
1 c.c de cilantro fresco picado.
2 c.s de aove.
4 c.s de queso rallado (mezcla de tres quesos).
1 c.c de Tajín (opcional).
Para adornar: hojas de albahaca morada, flores de albahaca (moradas y blancas).

Elaboración:

En una sartén ponemos abundante aceite de girasol y cuando esté caliente freímos los plátanos,  a fuego medio, procurando que nos queden bien doraditos por todos los lados.


Sacamos los plátanos y los ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reservamos y preparamos nuestro relleno. En un bol con agua cocemos durante 3 minutos a máxima potencia en el microondas los guisantes. Escurrimos y reservamos. Calentamos las dos cucharadas de aove en una sartén y le añadimos primero la cebolla y el ajo, dejamos que se cocinen por un minuto y le incorporamos la zanahoria, dejamos otro par de minutos, removiendo y le añadimos el tomate seco y el tomate fresco, damos un par de vueltas y pasado un par de minutos le incorporamos la soja, los guisantes y el cilantro picado.


Dejamos que todos los sabores se integren durante tres o cuatro minutos. Apagamos el fuego y ahí dejamos nuestro relleno al calor. Con un cuchillo hacemos un corte longitudinal a los plátanos, sin llegar a los extremos y tampoco al fondo,


que nos quede como una canoa o barca. Separamos con cuidado las dos partes del plátano e introducimos el relleno,


ponemos encima el queso rallado y espolvoreamos con un poco de Tajín (opcional).


Llevamos al horno a gratinar hasta que el queso se haya fundido. Decoramos y servimos.



Pueden tomarse fríos pero calientes están realmente deliciosos.


El relleno es a gusto de cada cual, puedes hacerlos con carne, pescado…lo que se te ocurra.

30 comentarios:

  1. Es que a veces el silencio dice mucho más que las palabras.
    Oye, que curioso me ha parecido este plátano, no se me hubiera ocurrido rellenarlo así, de forma salada y con esos ingredientes. Sin duda hay que probarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola está delicioso por el contraste de sabores, sólo hay que elegir el plátano macho que esté amarillo por fuera, con alguna manchita negra, maduro pero durito al tacto. Te va a gustar.

      Eliminar
  2. Hola guapa, seguro que después se besaron y ella le invito a cenar. Saborearon tu delicioso plátano y vivieron felices . Bueno, no sé si acaba así pero soy una romántica y este es mi final. Una receta exquisita. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mj, tu final me parece el ideal para degustar este plátano maduro.

      Eliminar
  3. Nunca lo he comido relleno , pero viendo el tuyo que me ha encantado , tengo que probarlo besitos

    ResponderEliminar
  4. Una receta muy curiosa y sabrosa la que has preparado
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victoria, es un plato muy sencillo y muy resultón amén de estar riquísimo.

      Eliminar
  5. Que original este plato, el plátano con este relleno es muy curioso, seguro que está bueno, todos los ingredientes que llevan están ricos.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La receta es de la R. Dominicana, aunque yo le he adaptado el relleno a mi gusto. Si lo haces, montse, estoy segura de que te gustará. Bss

      Eliminar
  6. Querida Sonsoles cuanta delicadeza pones en lo que haces, aunque así parece sencillo rellenar un plátano, seguro que no lo es, imagino que practicar esa incisión al más puro estilo cirujano avezado, bisturí en mano, ha de ser harto complicado, especialmente si el objeto a rellenar es el fruto del amor.
    Tu post de hoy me parece sencillo y delicado, una delicatessen perfecta para enamorar al más pintado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo intentes verás que todo es mucho más sencillo de lo que parece y, en este caso, lo más complicado es decidirnos por el relleno. Siempre el amor, por siempre el amor. Bss Concha.

      Eliminar
  7. Esas canoas, si se las pongo a mis nietos, navegan veloces hacia sus estómagos sin necesidad de remos.
    Ya sé que tienen que estar buenísimas, pero te doy la enhorabuena por la originalidad ¡para sorprender a cualquiera con ese relleno!
    Cariños y buen comienzo de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para navegantes intrépidos Kasioles, como me imagino son tus nietos...ya sabes dale una canoa y que ellos se hagan a la mar!!! Bss

      Eliminar
  8. Hola Sonsoles, últimamente sólo quiero pensar en finales felices, sí que también quiero pensar como Mj, que quedaron para cenar, se besaron y amaron eternamente. seguro que este plato lo repitieron muchas veces, sobre todo el día de su aniversario, como homenaje a aquel maravilloso reencuentro. Un beso muy grande y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Elisa por venir, sobre todo en esta época tan triste para ti. Y sí, me gusta gusta que quedaran para cenar y que se amaran por siempre y que de vez en cuando se subieran a una canoa que los llevara por los ríos más bravos de la pasión. Bss y mucho ánimo.

      Eliminar
  9. ¡¡Pues yo me pido las canoas bien calentitas!! ¡¡Pero qué cosas más ricas nos preparas siempre!! ¡¡Y qué bonitas!! Porque no me digas que estas canoas están divinas, con su relleno y esas florecitas, para navegar por tranquilas aguas.
    Y tanto como Mj y como Elisa, para mí, esta historia también tiene un final feliz, todo se perdona, si es que hay algo que perdonar, y todo acaba (empieza) con un largo beso de amor, ¡ohhhh, qué bonito!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haces muy bien!porque, en mi opinión, los platos que llevan dulce están mucho más sabroso calientes y la historia...llena de amor es el mejor final que puede tener. Bss

      Eliminar
  10. Que ricura tu receta de hoy :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mijú, si te animas estoy convencida de que os gustará.Bss

      Eliminar
  11. Nunca he comido platano macho y no veas lo que me has tentado hoy con esta receta ademas de ser original seguro esta de rexupete.
    me encanta tu relato de hoy y como me gustan los finales felices no podia imaginarme mejor plato para la cena como homenaje aquel maravilloso reencuentro de Mj y Elisa.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te animo mucho a que lo pruebes, seguro que no te defrauda y seguimos apostando por el amor!! Bss

      Eliminar
  12. A veces los silencios hablan más que las palabras ¿verdad?

    En un principio pensé que era un postre, pero me ha encantado cuando he visto que el relleno es salado. Sin duda eres un mar de sorpresas.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca yo creo que a veces, estropeamos la magia intentando llenar los silencios, esos que lo dicen todo. Ya sabes que soy más de los salados que de los dulces, tu cocina y la mía creo que harían buen tandem!! Bss

      Eliminar
  13. Si señora, los silencios a veces son más importantes que las palabras, además quedan sujetos a la interpretación o a la imaginación... mucho mejor que algunas palabras que una vez dichas no tienen vuelta atrás (todo esto no se si tiene nada que ver con el relato). La magia también está en la cocina, de hecho dice mucho de quien cocina, verdad? Tus canoas están para echarlas a navegar y ver hasta dónde llegan, me encantan!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Nuria, ya alguien dijo que uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras. Ya sabes, uno de estos días canoas para todos!!! Bss

      Eliminar
  14. Para mí venir a tu cocina es encontrar siempre un plato sorprendente. A veces son cosas que me resultan ajenas, en la medida que no he probado ni cocinado nunca, pero completamente atractivas.

    Y la historia tan tierna, pues como siempre, me quedo con ganas de más

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier, la historia es tuya, así que continuará como tu elijas. Gracias por venir una vez más hasta mi cocina. Bss

      Eliminar
  15. Me encanta la manera cómo escribes, es tan evocador...
    La receta deliciosa, aquí en Puerto Rico se hace algo parecido y muchas preparaciones con plátano y rellenos salados, en el blog tengo una receta que se llama pionono y es hecha con plátano en tajadas y carne molida, muy rica.
    Gracias por tan bellos pasajes y buenas recetas!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Angélica por venir hasta mi cocina, ya he visto tu pionono y como todas tus recetas...Me encantó. Bss

      Eliminar