domingo, 8 de julio de 2018

Gofres de Calabacín Y Queso Feta


José camina por la ciudad con la mirada alta. Por ver si hay ángeles en los tejados, piensa que nadie está a salvo de la felicidad y él, tampoco. El cielo no se le cae encima y el clima podría ser tildado por un puntilloso cronista meteorológico de agradable. A José se le cruzan por la mirada piernas bronceadas y caderas vestidas de estío, saluda a las estatuas y casi todas le contestan. Una  con toga le cuenta sus calores, es de falso mármol, por eso no me enfría, le confiesa la hierática estatua. A José le gustaría tener una cometa de cuatro colores y echarla a volar, observarla tumbado bocarriba en la hierba del parque, sin pensar en nada, sólo en el aéreo tránsito de la cometa multicolor a la que iría siguiendo con los ojos, sin mover la cabeza, ejercitando el músculo óptico, contemplando cómo la cometa se aleja hacia otros aires, nuevas perspectivas, mismo cielo, distinta ciudad. Cree que sería agradable montar en esa colorida cometa. José no trata de soñar, sólo agarrar por un ángulo nuevo la realidad. Y sigue atravesando la ciudad que quisiera ver con ojos de recién nacido, y en el camino se cruza con un contador de nubes que teme los días de cielo limpio, con una musa que perdió su escritora y la busca en campos de amapolas que sólo ella ve, con un poeta que perdió su primera rima y su último verso. José se pone las gafas de ver la realidad de lejos y se coloca de medio lado su sombrero de papel para que el sol no le haga daño a su mirada recién estrenada.

GOFRES DE CALABACÍN Y QUESO FETA



Ingredientes:

1 calabacín (unos 150 grs).
2 huevos (medianos eco).
100 grs de queso feta.
50 grs de queso crema.
3 c.s (con copete, unos 40 grs) de harina de todo uso.
2 c.c de polvo de hornear (levadura tipo royal).
¼ c.c de azúcar.
Sal (muy poquita).
Pimienta negra molida (un toque).
Mantequilla o aceite para la gofrera.
Para acompañar: queso crema, cebollino picadito, albahaca…

Elaoración:

Lavamos, rallamos el calabacín y reservamos.
Molemos el queso feta con un tenedor y reservamos.


En un bol amplio mezclamos los huevos, el queso crema, la harina, polvo de hornear, sal, azúcar y pimienta. Cuando está todo bien mezclado (textura como una natilla) le añadimos el queso feta y el calabacín bien escurrido (lo apretamos con las manos para retirar el exceso de agua) Removemos y mezclamos bien.  Dejamos reposar la masa cinco minutos. Encendemos la gofrera y la pincelamos con mantequilla derretida o aceite (nada de excesos, pincelada sólo), cuando esté caliente nuestra gofrera le ponemos unas cucharadas de la masa, cerramos y dejamos que se cocine el gofre un par de minutos, hasta que esté dorado.  Nos dará para unos 4 ó 5 gofres grandes.



Lo sacamos y seguimos haciendo lo mismo hasta acabar la masa.
Si no tenemos gofrera…No pasa nada!!! A la sartén: ponemos la sartén al fuego, la pincelamos con aceite o mantequilla, vertemos una cucharada de nuestro preparado y transcurrido un minuto le damos la vuelta a nuestra tortita.



Acompañamos los gofres con queso crema, cebollino picado y hojas de albahaca.

Entre dos gofres, el queso crema


Llega el periodo de descanso en mi cocinaconvistas, mis cazuelas y sartenes pasarán los rigores del estío a la sombra, mis libros y música quedan organizados y a buen recaudo,  yo empiezo a guardar cosas en la mochila en un rato, así que si todo sigue bien...nos vemos en septiembre, mientras tanto, sed felices hasta el infinito y...más allá!!!!

14 comentarios:

  1. Por lo que veo tu José te ha inspirado para salir a ver la vida tranquilamente sin perderte nada. Es una forma estupenda de comenzar unas vacaciones, disfrutar de cada momento y cada lugar porque todos son dignos de contemplar.
    Y que decir de tus gofres, que son un bocado de sabor, no necesitan nada para estar riquísimos, pero tampoco les sobra ese queso crema que les has puesto.
    Feliz descanso. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Sonsoles!! Por desgracia, todas las mañanas me tengo que poner las gafas de ver la realidad, aunque confieso que muchas veces me las quito, y así me pasa, que la realidad me golpea fuerte cada vez que uso las gafas y si las limpio, ni te cuento, más cerca y nítida veo la realidad.
    Una buena de evadirse de esa realidad es cocinar algo rico, como tus gofres, que mira que me gustan los dulces, pero tu versión salada es toda una tentación. Me gusta mucho el calabacín, y el queso, no hay ninguno que se me resista, así que unos gofres tan sabrosos son estupendo para coger vacaciones y disfrutarlas.
    Que pases estupendamente el verano, yo tardaré un poco más en volver, seguro que en octubre, pero cuando regrese, aquí estaré puntual. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, me has sorprendido gratamente incorporando a la masa el calabacín y el queso feta, lo encuentro muy acertado. Los gofres con un toque salado nunca los he probado pero está receta que hoy nos enseñas es excelente. Y el relato muy bonito. Besos.😘👍👍

    ResponderEliminar
  4. Se ven estupendos :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  5. Esta semana me compré la Gofrera que sacó el Lidl en su semana americana, así que...qué te voy a decir...que esta receta salada me viene que ni pintada...Besines!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Sonsoles, no tengo gofrera pues nunca hubiera imaginado los gofres salados y en casa no somos de comer mucho gofre dulce. Pero me has convencido, a ver si las veo a buen precio y me hago de una, después de puestos un cacharrito más en la cocina no importa.
    Disfruta mucho de las vacaciones, yo me quedaré un poco más por aquí pero también cerraré en Agosto. Mil besos y en Septiembre volveremos con ganas y sobre todo seguiremos compartiendo nuestras cosas. Te echaré de menos!!!

    ResponderEliminar
  7. Que ricos muy originales me gusta, pasatelo muy bien guapa nos vemos a la vuelta besitos

    ResponderEliminar
  8. Me han encantado estos gofres de calabacin y su forma de corazón me encantan.
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya! Esto sí que es cerrar el chiringuito a lo grande, pero no te preocupes. Disfruta que la vida es bella, aunque haya cosas que no los gusten, pero mejor verlo venir todo con nitidez y dejar volar la imaginación cuando podamos y mientras el cuerpo aguante.
    Nunca hubiera pensado cuando en Agosto de hace algunos años, sentada en la Grand Place de Bruselas, comí mi primer gofre con fresas y azúcar glas, y una cerveza de cerezas, mi Santo y yo, sentados bajo el paraguas, porque caí una suave llovizna, que también se podrían hacer salados y con todo el corazón del mundo, jejejeje. Te quedaron preciosos.
    Besos y disfrútalo.

    ResponderEliminar
  10. Hola !
    Pues a disfrutar mucho del descanso veraniego y gracias por tus letras y tu receta que me parece estupenda.
    Hasta la vuelta !

    ResponderEliminar
  11. Felices vacaciones Sonsoles. Disfruta de este merecido descanso y no olvides que esperamos tu regreso en otoño.

    Me gusta mirar a los tejados, a partir de ahora buscaré ángeles (o demonios) agazapagos en los aleros.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. me gusto mucho la receta estare pendiente con sus actualizaciones de recetas

    ResponderEliminar
  13. Hola Sonsoles! Veo que sigues con el descanso, yo ya me reincorporo esta semana que viene, espero que vuelvas prontito que tengo ganas de leer recetas nuevas, ricas como esta con la que te despediste. Gofres salados, qué buena idea! Y se ven deliciosas! Un besito y hasta pronto!

    ResponderEliminar