domingo, 1 de julio de 2018

Guisantes Frescos: Crema Fría


Marcelo y Mercedes fueron novios desde el momento en el que el cruce en una escalera en el centro de la ciudad los sometió a su hechizo y los marcó para siempre. Marcelo iba subiendo  y Mercedes venía bajando cuando el aire se cruzó entre ellos. Al cruzarse él la paró y le dijo que parecía una paloma con su vestido blanco y ella sonrió con los ojos, con las manos y con la boca. Fueron novios un tiempo, de esos novios que terminaban despidiéndose en la puerta de la casa justo cuando debería empezar el encuentro. Tras una de esas despedidas Marcelo se fue de parrandeo con los amigos y alguna mujer y Mercedes no le perdonó. Marcelo aprendió a cantar todas las canciones que tenían palomas traidoras en alguna de sus letras. La paloma negra, la paloma querida, la paloma que llega a una ventana y la que nunca llegará. Por más que Marcelo cantó, no encontró el perdón.  Su amigo Lucas siempre se sintió culpable de haberle llevado de parranda. Al cabo de los años Mercedes se dio cuenta de que nadie es culpable de la vida ajena y que los tontos habían sido ellos: él por parrandero y ella por inflexible. Pero eso fue al cabo de los años.

CREMA DE GUISANTES FRESCOS


Ingredientes (2 pers):

250- 300 grs de guisantes frescos (una vez desgranados).
1 patata (100 grs aprox).
5 hojas de menta.
1 lima (zumo y piel rallada).
2 c.s de aove.
Pizca de sal (opcional).
Para decorar: manzana verde cortada pequeña, flores de albahaca.








Elaboración:

Desgranamos los guisantes y reservamos. Pelamos la patata, la lavamos y cortamos en rodajas finas (1-2 cm grosor). En un bol de cristal ponemos los guisantes, la patata y un poco de sal; cubrimos con agua y cocemos en el microondas a máxima potencia durante 5 minutos.  Dejamos que se enfríen los guisantes y patata. Escurrimos el agua.


En el vaso de la batidora colocamos los guisantes, la patata, el zumo de lima, las hojas de menta y el aove y trituramos todo muy, muy bien, hasta que nos quede una crema fina.


Servimos la crema (templada o fría) decorada con manzana verde picada, flores de albahaca y ralladura de lima.



Nota: podemos adornar también con unas flores de guisante y unas hojitas de menta.



18 comentarios:

  1. Las decisiones que se toman en caliente, buenas o malas, duran toda la vida.
    Pero me gusta la que has tomado hoy para comer, también la forma de cocinar, tan limpia y rápida, y tan graciosamente presentada. Muy buena esa cremita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda cremita para este verano!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar
  3. Una Crema super apetecible para el verano,aunque como dices las cremas están ricas a cualquier temperatura
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Querida Marisa, yo no soy impetuosa, suelo reflexionar las cosas antes de tomar decisiones, sobre todo si son importantes, pero lo justo, y tampoco es que me demore tanto en tomar una decisión, que al final acabe equivocándome por demora.
    En cuestiones de amor, nunca en mi vida me he equivocado, siempre he tomado el camino correcto, y gracias a ello soy feliz.
    Como feliz sería con un tazón bien fresquito de esta delicia de crema que has cocinado, y que a mí me vuelve loca, aquí si que no reflexionaría, ha sido amor a primera vista y sin condiciones ¡Muero de amor!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles querida, hace un rato estaba hablando con mi amiga Marisa, y por un lapsus, te cambié el nombre, lo ves aquí si que tenía que haber "reflexionado" antes de publicar sin revisar mi comentario, jajajaja.
      Que pases un buen día.

      Eliminar
    2. A mi me pasa cuando hablo con Maruchi, al final llamo Maruchi a todo el mundo...Qué cosas!!! Bss

      Eliminar
  5. Qué rica cremita y ahora para el verano viene estupendamente, no conocía esta receta y la guardo para probarla.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Nunca la he comido , la probare que ahora vienen muy bien besitos

    ResponderEliminar
  7. Me encantan los guisantes y te puedes creer que ninnulos he comido en crema y no será por qué las cremas no me gusten.
    Te ha quedado de relujo para no variar.
    Yo no soy impetuosa me gusta reflexionar las cosas ,en el amor de momento no tengo queja he tomado la decisión correcta esté año haremos 27 años juntos y hace 29 que nos conocimos.
    Gracias por avisarme Sonsoles te contesto aquí también ,es lo que tiene pensar más rápido que escribir 😊 el tiempo son 10 minutos a 800 w y cuando termine programas 5 minutos a 600 w en total esta 15 minutos cocinandose y luego una vez termine lo dejas sin abrir la puerta 5 minutos.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
  8. Creo que alguna vez nos ha pasado lo de Mercedes, en el momento parecemos testarudas y luego al pasar el tiempo, nos sentimos tontas por lo que hemos perdido y otras veces damos gracias por lo que no hemos ganado, jaja! Tu crema de guisante se ve muy rica, te confieso que yo no soy de cremas frías, siempre calientitas, es costumbre solamente, pero hay que probar cosas en este mundo o corremos en riesgo de quedar con Mercedes y Marcelo. Besos amiga!

    ResponderEliminar
  9. Nunca he preparado una crema con los guisantes y estoy segura de que estará riquísima!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Bueno, creo que todas nos sentimos un poco Mercedes ¿quién no se arrepiente de una decisión que tomó al cabo de los años? Pero esto es la vida con sus pros y sus contras.

    Una crema estupenda para los días de calor ¡que nos esperan muchos! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  11. Hola, siempre pienso que cuando tomamos una decisión , aunque equivocada no debemos arrepentirnos, lo pasado pasado está. A mí me ha cautivado esta crema fría tan sencilla pero de tanto sabor, es una crema elegante con una combinación de ingredientes perfecta. Tomo la decisión de probarla, jajajaja!! Un beso de los grandes!!

    ResponderEliminar
  12. Y si le hubiera perdonado y hubiera vuelto a pasar... quién sabe si hubiera sido una desgraciada toda la vida y más de uno le hubiera reprochado haberle perdonado la primera vez, jajaja. Qué se yo, la vida te va enseñando a ser más flexible en algunas cosas y lo contrario en otras, verdad? De cualquier manera es mejor arrepentirse de hacer algo que no tomar nunca ninguna decisión.
    Decido que tu crema de guisantes frescos pasa a mi lista de recetas pendientes que prometo hacer algún día!
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  13. Sonsoles. Las decisiones todas son importantes, a veces las tonterías tienen una trascendencia bárbara y entonces dejan de ser una nimiedad. Yo normalmente las importantes me las pienso mucho y las tontas también. Nunca se sabe, como las de Marcelo y Mercedes. Les influyeron el resto de sus vidas. Como a las nuestras. No hay cosa pequeña.
    Bueno, una crema deliciosa. Me encNtan los guisantes y me los suelo preparar a menudo con jamón y cebollita confitada. Me requetencantan.
    Me la apunto.
    Besos grandes

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Ohh, Sonsoles!! Esta vez, como llego tan tarde a tu post del domingo, me encuentro con una triste decisión y un desamor. Pero en fin, así es la vida, no elegimos unos caminos porque nos esperan otros. Tal vez, en el fondo, no había tanto amor.
    Para amor a primera vista, tu crema de guisantes fría. Ideal para este verano, con sus florecitas y todo, y esa rica manzana adornando la crema. ¡¡Cómo entran por los ojos tus platos, Sonsoles!! Me llevo mi cuenquito, ¡¡esto cae en la cena!! Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Aveces el coraje y la rabia nos ciega. Una pena.

    La cremita super apetitosa con ese verde intenso!!

    besos preciosa!!

    ResponderEliminar
  16. La historia es preciosa , triste ya que siempre queremos que el chico y la chica acaben juntos. Pero desde luego que la receta es de lo más bonita con un colorido verde precioso. Y si has puesto los guisantes recién desgranados ya me imagino el sabor. Besos.🍀😘😘

    ResponderEliminar