domingo, 18 de noviembre de 2018

Lemon Curd y Avellanas


Doña Paz era una mujer cuyo nombre reñía con ella a cualquier hora que le pidieras al día y a parte de la noche. Peleaba contra el aburrimiento, la monotonía y el conformismo continuamente. Había quien decía que tenía un carácter agrio, pero puedo asegurar que ella era dulce, algo ácida en su sentido del humor pero también dulce e inteligente a partes iguales.  Doña Paz era preciosa por las mañanas, tenía el pelo atado en una trenza que luego doblaba como quien hace una lazada en un regalo, tenía los ojos suaves y azules, tenía el reino de su nombre en el alma y su trono entre los fogones de su grande y luminosa cocina.  Doña Paz supo de buena fuente, porque en los pueblos pequeños las fuentes siempre son buenas que con los limones que se recogían en la huerta del cura se hacían unas deliciosas tartas. Algunas vecinas dudaban que  algo ácido pudiera acabar convirtiéndose en un placer dulce. Fue en el trono de su reino donde doña Paz combinó sabiamente el jugo de los limones de la huerta del cura y algún ingrediente más mientras hablaba con su san Pascual Bailón de esta manera: “San Pascualito, San Pascualito, tu pones tu granito y yo pongo otro tantito. San Pascual Bailón, báilame en este fogón, tu me das la sazón y yo te dedico un danzón”
  
LEMON CURD Y AVELLANAS


Ingredientes:

1 base de hojaldre refrigerado (no congelado).
1huevo batido.
150 gr de avellanas tostadas.
3 c.s de azúcar.
Unas gotas de zumo de limón.
Lemon curd:
200 ml de zumo de limón.
Ralladura de 1 limón.
3 huevos +1 yema.
110 gr de azúcar.
1 c.c de maizena.
Pizca de sal.
60 gr de mantequilla.







Elaboración:
Empezamos preparando el lemond curd para que esté frío cuando lo vayamos a utilizar.
 Lavamos y rallamos un limón y mezclamos la ralladura con el azúcar, la sal y los 200 ml de zumo colado, ponemos esto a fuego lento en un cazo. Cuando comience a hervir lo dejamos hasta que se forme un almíbar (unos 3 minutos). Batimos los huevos y la yema en un bol amplio, añadimos la maizena y la disolvemos completamente, sobre esto vertemos poco a poco y removiendo a la vez el almíbar. (Si no queremos que se note la ralladura de limón, podemos colarlo). Pasamos esta mezcla a un cazo (preferiblemente de doble fondo) y llevamos a fuego bajo, removiendo continuamente hasta que la crema espese, pero sin que llegue a hervir (se cortaría). Retiramos del fuego, añadimos la mantequilla y mezclamos muy bien (una vez frío espesará un poco más). Dejar atemperar y luego guardar en la nevera.
Preparamos la base:
Precalentamos el horno a 200º
Extendemos la masa de hojaldre sobre el papel de hornear y recortamos el borde de 1,5 a 2 cm de ancho, reservamos el recorte.


Pintamos el borde de la masa con huevo batido y colocamos el recorte de la masa todo alrededor de la base. Picamos bien  el fondo de la masa (para que no suba en exceso), pincelamos con huevo el borde y lo espolvoreamos de azúcar. Introducimos en el horno y cocemos hasta que adquiera un bonito color dorado (unos 20 minutos). Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.
Avellanas caramelizadas:
Picamos las avellanas tostadas finamente. Reservamos.


 En una sartén ponemos al fuego las 3 cucharadas de azúcar y las gotas de zumo de limón, cuando el azúcar se haya disuelto completamente y adquiera un tono dorado volcamos ahí las avellanas picadas y removemos para que todas se impregnen del caramelo. Volcamos el contenido de la sartén sobre papel de horno, colocamos encima otro papel de horno y con ayuda del rodillo



extendemos lo más posible las avellanas. Una vez se hayan caramelizado y endurecido las avellanas, formando un guirlache duro las picamos de nuevo. Reservamos.
Sobre la base de hojaldre extendemos una capa de lemon curd ya frío


y encima de este ponemos las avellanas caramelizadas y picadas.



  Decoramos a nuestro gusto y si te sobra alguna avellana…aquí te dejo una divertida propuesta.



18 comentarios:

  1. ¡¡Hola Sonsoles!! Yo era de las que también decía que cómo de algo tan agrio, podía salir algo bueno dulce, y precisamente, el lemond curd, fue la crema que hizo que amara los postres con limón, por encima de todas las cosas, bueno, venga, al nivel del chocolate. Y es que me encanta el lemond curd, y si lo combinas con una rica masa de hojaldre y los espolvoreas con unas avellanas troceadas, esto es subirse a los altares y a bailar como San Pascual Bailón. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Me han dado ganas de rogar a San Pascualito si nos inspira de semejante manera para la repostería, pues la tarta es riquísima y su aspecto invita a hacerla cuanto antes. Es una buena sugerencia para una tarde lluviosa como la de hoy. Mejor que buena.
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sonsoles te ha quedado de lujo :-))
    Adoro el limón!! (vale, si que siempre lo digo) ;-))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Que rica, la crema de limon me gusta mucho y ese adorno me encanta besitos

    ResponderEliminar
  5. Que bien que escribes y que dulce cocinas. Me ha gustado el relato y la tarta. Es maravillosa, el saborcito a limón me lo estoy imaginando. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La mayoría de las veces somos propensos a juzgar por desconocimiento de causa, seguro que si las fuentes del sitio donde doñas Paz vivía se hubieran molestado en conocerla un poco, no la hubieran catalogado de agria tan a la ligera, seguro que después de probar esta dulzura, los dejó a todos boquiabiertos.
    Besos, precioso tu relato y deliciosa tu tarta.

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Sonsoles, una vez más "las apariencias engañan " pues es mejor conocer y después opinar. Pero somos rápidos en juzgar, quizás por naturaleza humana. Me ha encantado este hojaldre tan rico y bien preparado y no me equivoco diciéndote que será pura delicia. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Los limones son maravillosos bien usados, bien lo sabe Paz... preciosa mujer y precioso postre.

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonsoles!!
    Te ha quedado un pastel divino, que pintaza tiene y el corte es una pasada, ya casi estamos en la merienda y un trocito😋 que rico...Besss

    ResponderEliminar
  10. Sensacional el relato y sensacional la tarta!!!. Yo también voy a encomendarme al Santo!!!, jajaja...Besines!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles! Qué rica combinación la del lemon curd y los frutos secos! Recemos a San Pascualito para que siga inspirando postres de esta talla. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Vaya exquisitez! Se hace la boca agua
    Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  13. Pero bueno!! Qué rico y que sabor a frescor tiene esta tarta!!
    Buenísima!!

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Desde hoy tienes una seguidora nueva, sí, porque me quedo por tu cocina para ver que se guisa por aquí. Gracias por entrar y dejarme un comentario. Nos seguiremos visitando. Besossss

    ResponderEliminar
  15. Sonsoles, una maravilla de tu cocina. Este pastel te alegra el día. Me ha encantado a ver si puedoy lo hago prontito.
    Me gusta todo, el corte, el relleno, los frutos secos... todo.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. Hay Sonsoles con lo que me gusta a mi , la crema y las avellanas creo que ese postre esta hecho para mi, que delicioso!!
    Me llevo un trocito.
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Mi amor repostero se debate entre el limón y el chocolate. La crema de limón me resulta irresistible, y si no me la como cada semana es porque no la hago, porque no tendría fin.

    Me encanta esta combinación, un postre sencillo pero muy rico y resultón ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  18. Hola Sonsoles. Me gusta doña Paz jj. Una mujer que teniendo un carácter un tanto agrio es capaz de encomendándose a San Pascual Bailón jj, por cierto, es el Patrón de Villarreal, población cercana a Castellón jj, es capaz como digo de combinando una fruta de sabor ácido como es el limón obtener una crema que es una tentación, creo que tiene un mérito indiscutible. ¡¡Viva Doña Paz!!
    Y viva Sonsoles que sin encomendarse a San Pascual Bailón ha sabido conjugar una masa, hojaldre, con una crema, lemond curd, y una corona de guirlache de avellanas conformando una tarta que si no hubiera existido la serpiente como tentación creo, y no me equivoco, que esta tarta lo hubiera sido. Tentación irresistible. Como soy débil estoy seguro que caería en ella.
    Que tengas un buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar