domingo, 3 de marzo de 2019

Lulo y Frambuesas (semifrío)


A mediados de los ochenta, una tarde de verano, lo que llamó la atención de Julián hacia Virginia fue la minifalda vaquera que llevaba, la forma en que mostraba sus piernas y muslos dorados y bien torneados. Virginia tenía una risa sonora y le gustaba hacer comentarios atrevidos y cortantes; el delineador negro, con  el que había dibujado una raya gruesa, como si se la hubiera hecho con un rotulador, intensificaba el turbulento drama de su mirada. Intimidaba a los chicos de su misma edad, pero Julián era diez años mayor que ella. Esa tarde, Julián iba vestido de arriba a abajo de marrón y llevaba una guitarra marrón. No era precisamente guapo, dice siempre Virginia, pero su rostro tenía mucha personalidad. Hablaba tranquilo, era gracioso y tenía una sonrisa triste y dulce. Julián podía interpretar cualquier canción de Dylan con su guitarra, y cuando cantaba Mr. Tambourine Man, en inglés, sonaba exactamente como tenía que sonar. Virginia y Julián se casaron dos años después de aquella tarde. Un año más tarde nació su hijo. Julián empezó a dudar en todo momento de las cosas buenas que la vida le había dado y Virginia tenía la sensación de vivir una vida que le parecía ajena y que pensaba abandonar entre el segundo plato y el postre. A veces, hasta los adultos que han criado al hijo más maravilloso pueden dejar de amarse. 

LULO Y FRAMBUESAS (semifrío)


Ingredientes (4 porciones):

200 ml de jugo de lulo (unas 6 piezas).
220 ml de nata  sin montar (35% M.G.)
5 hojas de gelatina (unos  10 gr).
20 gr de azúcar.
Salsa de frambuesas:
350 gr de frambuesas (frescas o congeladas).
150 ml de vino blanco.
1rama de canela.
2 c.s de azúcar.
Para decorar: hojas frescas de menta, ralladura de lima.






Elaboración:

Ponemos a rehidratar en agua fría las hojas de gelatina (por un mínimo de 5 minutos).
Sacamos la pulpa de los lulos (o naranjillas) y la trituramos con ayuda de la batidora, para que no nos queden semillas pasamos la pulpa por un colador de malla fina.


Reservamos un poquito del jugo para luego disolver en él la gelatina. El resto del jugo lo mezclamos con la nata y el azúcar, removemos para que se mezcle todo bien y el azúcar se disuelva.


Calentamos el jugo de lulo reservado unos segundos en el microondas y en el disolvemos la gelatina. Añadimos esto a la mezcla de lulo, nata y azúcar mezclando muy bien. Vertemos en los moldes y dejamos enfriar un mínimo de dos horas para que cuaje la mezcla.

Salsa de Frambuesas:

En un cazo ponemos las frambuesas, el vino blanco, el palo de canela y el azúcar y dejamos que se cocinen a fuego medio-bajo unos 15 minutos.


El alcohol se evaporará y la salsa se espesará un poquito. Retiramos del fuego, sacamos la canela y pasamos la salsa por un colador chino para eliminar las semillas y conseguir una salsa limpia y suave. Dejamos enfriar.


Sobre el fondo del plato ponemos dos o tres cucharadas de la salsa de frambuesas y encima colocamos nuestro semifrío de lulo, decoramos rallando un poquito de lima o limón por encima y colocando unas hojitas de menta fresca.


Nota: Con un sabor ligeramente acidulado el lulo o naranjilla lo podemos encontrar congelado en tiendas de productos sudamericanos, no es lo mismo que fresco pero está igualmente delicioso.



16 comentarios:

  1. ¡¡Buenos días Sonsoles!! No conocía el lulo, aunque lo de naranjillas me sonaba un poco más, pero no sé si he visto este fruto alguna vez en algún super grande. El postre me ha resultado muy refrescante, me encantan este tipo de texturas, gelatinosas, dan la sensación que son menos pesados. Y buen acompañados con esa salsa de frambuesas, vino y canela, estupenda combinación, Sonsoles. Y esos moldecitos metálicos, ¡¡qué monos!! Que disfrutes el domingo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco conozco el lulo, no creo haberlo visto nunca y ya me gustaría porque tu postre es fresco y afrutado como a mi me gustan y mejor me sientan. Que bien va para estos días primaverales.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Que bonito y delicioso se ve tu postre, se me hizo agua la boca y me hiciste ir al buscador a ver que era el lulo, no lo conocia!
    Bs

    ResponderEliminar
  4. No me suena el lulo , se ve riquisimo y con mucho gusto lo probaba besitos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles querida, me dejas extasiada con tus preciosas historias (aunque sean desgarradoras, y tristes como el relato de hoy, lamentablemente) y siempre, siempre, aún más con las cosas tan exóticas (al menos para mí lo son) que nos enseñas de tu cocina.
      Mira que he comido frutas exóticas, incluso las que no he probado, estoy deseando echar una escapada a BCN a casa de mi hermana para ir a La Boquería, que allí sí que se encuentra de todo. Pero nunca oí hablar de esta fruta, ni siquiera la he visto en fotos o televisión, así que ya me has tentado, jajaja. Esta semana le preguntaré al chino de mi barrio a ver si las tiene, porque lo que no hay te lo consigue de un día para otro, tiene un rinconcito latino en su frutería, donde quizá haya algo, ya te cuento.
      Besitos y gracias por ser tan dulce ♥♥♥

      Eliminar
  6. Se me hace la boca agua viendo tus fotos. Besos

    Si quieres publicar tus recetas en este grupo, te dejo el enlace.

    https://www.facebook.com/groups/185012434898921/

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla de postre Sonsoles!!
    Me encanta los semifredo. Además se puede quedar congelado e ir comiéndolo tranquilamente :)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bonita historia Sonsoles.
    No conozco esa fruta el lulo, ni se a que sabe, pero se ve super apetecible este serifio.
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonsoles, la triste historia sobre todo por la parte que le toca a Julian, se lleva mejor con esta delcia de postre, ya se sbe que "El las penas con pan son menos penas" jejeje. Me encanta el semifrío que ns has preparado sin saber de esta fruta, seguro que es una delicia. No sé de dónde las sacas, porque yo esta clase de frutas no las encuentro en ningún sitio. Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Sonsoles. Triste relato el que nos ofreces. Como decía la canción, todos queremos más. cuanto más se tiene más se quiere y en muchas ocasiones, por desgracia, a lo que se tiene no se lo valora.
    No había oído hablar hasta ahora del lulo, sí de Lula jj, pero no creo que tenga nada que ver.
    Aún sin saber el sabor que tiene esa fruta de lo que sí estoy seguro es de que debe estar exquisito. Lástima no poder saborear un poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sonsoles, no imaginaba así el final de la historia, pero sí, el amor a veces se acaba...

    En cuanto al lulo veo que a todos nos has dejado más o menos sorprendidos, me encantaría probar tu receta, una vez más me sorprendes

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho leerte :) tu relato corto y esta deliciosa receta. El Lulo yo tampoco lo conocía pero me parece que igualmente tiene que estar deliciosa. Un beso y que pases un buen día.
    fitnomasfat.com

    ResponderEliminar
  13. Emotiva la historia y para endulzarnos un poco después de su final este semifrío ha de estar muy rico, pero habrá que encontrar antes los lulos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Un postre de domingo que diría mi madre, te ha quedado espectacular. No conocía el lulo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  15. Ohhh!!! Un semifrio riquísimo. No sabía lo que eran los lulos hasta que lo has contado, deben tener un punto ácido ,imagino que con la nata y las frambuesas combina muy bien. Tiene un aspecto increíble . La historia , como siempre, preciosa. 👏👏👏

    ResponderEliminar