domingo, 21 de abril de 2019

Empedrado de Primavera


Me contaba que tenía ochenta años cuando un vestido azul la detuvo frente a él seduciéndola como sólo seduce la ropa a las adolescentes. Así empezó para ella aquel verano. Andaba de compras con su hija, eran finales de junio. Quiso tener ese vestido azul. Siempre es tiempo para vestirse de princesa, no lo dijo así, pero fue lo que sostuvo con su actitud. Había pasado la vida negándose las cosas para dárselas a otros. A sus hijos, ni que decirlo tiene; primero porque eran niños, luego porque eran jóvenes, después porque la hicieron abuela y también porque el hábito de ceder la hizo ahorrativa y comedida.  Yo que la conozco y la recuerdo, os puedo asegurar que a los ochenta años, ella seguía siendo una mujer preciosa y precisa, como la luna de la noche en que compró el vestido azul como si se hubiera dado, por fin, el premio que merecía. Se lo pondría en la fiesta de la Virgen para que la vieran sus nietos. Al mediodía del día de  la Virgen había en el aire una fiesta y sobre la mesa hubo otra. Tras la comida hijo y yernos se pusieron a jugar al tute y un griterío de casino se instaló en la mesa del comedor. Sus tres hijas contaban un montón de dimes y diretes sentadas a su lado. Ella, desde su butaca, miró alrededor segura de que le daba gusto estar viva y bien.

EMPEDRADO DE PRIMAVERA


Ingredientes (2 raciones):

1 puerro muy tierno.
2 puñados de arroz por persona
3 c.s de aove
200 gr de bacalao desalado troceado.
Caldo de pescado o agua (cantidad suficiente)
1 patata gallega.
perejil picado.
Unas flores de Jacinto comestibles.

Elaboración:

Lavamos y picamos menudo el puerro (la parte blanca).
Pelamos,  lavamos y cortamos las patatas para cachelo, sin llegar a cortar del todo y rompiéndolas, para que desprendan el almidón. Reservamos.
Ponemos a calentar el aceite en una cazuela (mejor si es de barro) y echamos el puerro que se vaya pochando lentamente, cuando empieza a volverse transparente añadimos  el bacalao, le damos un par de vueltas y dejamos un par de minutos, ahora echamos el arroz, lo removemos y  añadimos las patatas. 


Removemos todo, que se mezclen los ingredientes y agregamos el caldo de pescado (o en su defecto agua). Dejamos que todo se cocine a fuego suave unos 20 minutos. Apagamos el fuego y dejamos que repose unos 5 minutos en la cazuela antes de servirlo. En el momento de servir espolvoreamos con perejil y unas flores de Jacinto picadas y decoramos el plato con flores enteras de Jacinto.




21 comentarios:

  1. No he probado este plato , se ve buenisimo , lo apunto besitos

    ResponderEliminar
  2. Sonsoles me fascina como concatenas poesía en prosa y gastronomía, tus relatos son una preciosidad, como ese vestido azul que a mí me enamora solo de imaginarlo.
    Ver tus platos siempre me hace salivar, pero si me lo presentas así, tan sutil, tan sublime, tan etéreo, con esos preciosos pétalos de jacinto, seguro sería como besar el cielo. ¡Adorable!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Un plato bien ligero y sano.
    Después de tantas torrijas apetece esta receta ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mmm, pero que rico plato y la forma en que lo presentas con esas flores, precioso! Me ha encantado tu relato de la abuela y su vestido!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Preciosa historia.
    Y no conocía el empedrado, pero, como me encanta todo lo que lleva, me lo anoto para probarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Que relato tan lindo. Una receta de lo mas sana y rica. Y esas flores que acompañan el plato son preciosas.😙😙😙😙

    ResponderEliminar
  7. Que ricoooooo.....Sonsoles una opción maravillosa para comenzar la semana después de la S Santa¡¡
    Besitos bonita¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Sonsoles, leyendo tu relato pensé en mi mamá por aquello de pasarse la vida negándose lo poco que tenía para dárselo a otros...
    Tu receta con una presentación tan linda como ese vestido azul, deliciosa para disfrutarla con cada bocado.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Sonsoles!! Ay esas madres, que siempre lo dan todo y nunca nada es para ellas. Yo recuerdo a mi madre, que siempre le llamaba la atención los colores claritos que lleva la reina de Inglaterra, no entendía cómo siendo tan mayor, se vestía así, y los últimos años de su vida se lo aplicó y ha vestir mucho más juvenil que nunca antes vistió. Se compró una chaquetita de color azul cielo con hilos plateados en Stradivarius, ¿te imaginas?, empezó a comprarse la ropa donde yo, tenía una talla tan pequeña, que le venía todo lo que a las chicas jóvenes y cuando falleció yo me la quedé (tampoco le venía a ninguna de mis hermanas), fue una de sus últimas compras.
    Y qué bonita vistes siempre la mesa, Sonsoles, es todo armonía, como este arroz tan impoluto, con esos tonos florales y verdes. Una alegría para la vista y el gusto. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta generosidad!! la de tu madre y la tuya por cedernos esta receta tan estupenda.
    Un abrazo
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles. Espero que hayas disfrutado de estos días de fiesta.
    Lo que relatas esa señora octogenaria es el fiel reflejo de lo que hacen todas las madres. Solo viven para y por sus hijos, tanto se desviven que no encuentran tiempo para dedicarlo a ellas, pero siempre al final lo encuentran.
    Ella lo encontró y lo disfrutó.
    Un plato que me ha encantado. Sencillo pero delicioso de sabor. La primera foto con los jacintos es de enmarcar y disfrutar. Exquisito plato el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola! por la vista entra este plato tan veraniego y delicioso, en casa nos encantan los empedrados, siempre apetecen y están buenísimos. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Este plato apetece con tan solo verlo.

    ResponderEliminar
  14. Qué rico y qué sencillo, como esa abuela llegando a la conclusión a pesar del barullo, que está muy bien ahí sentada y viviendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola! Soy muy de bacalao, me encnata. Esta es una buena receta para la temporada, fresca y tan primaveral con esas flores comestibles :) Besos.

    ResponderEliminar
  16. Un plato riquísimo y precioso con ese adorno de los jacintos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Después de tanto regalar a los demás ya iba siendo hora de regalarse a ella misma...

    Me recuerda a un plato que hace mi madre y con el que siempre me he chupado los dedos, claro que tú le has dado un toque muy sofisticado y primaveral con la flores

    Abrazos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  18. Que bonita historia y cuanto se merecia esa mujer ese vestido,como bien te mereces tu que te digamos que has preparado una riquisima receta. Mil besicos

    ResponderEliminar
  19. Estupendo plato, muy completo y rico. Con el bacalao queda genial y con mucho sabor.
    Besoss

    ResponderEliminar
  20. Tomo nota de la receta y muchas gracias

    ResponderEliminar
  21. Hola, Sonsoles:

    Gracias por tus palabras en mi blog. Me ha encantado leer tu historia y la receta tiene una pinta deliciosa. Seguro que estaba para chuparse los dedos: un plato sano y sabroso.

    Besos.

    ResponderEliminar