domingo, 24 de junio de 2018

Mousse de Manzana


Con los ojos cerrados, Alicia se imagina una reunión de mujeres en la que comparten tertulia Julieta, Cleopatra, Isabel Segura y Juana la loca. Todas ellas hablan del amor, de sus grandes y apasionados amores. Tanto amor las llevó a todas y cada una de ellas a la muerte. Con los ojos cerrados Alicia se pregunta si cada una de estas mujeres hubiera podido dar marcha atrás, amarían menos? Amarían con más cuidado? Quizás no amarían nada? Por las noches, en lugar de contar ovejitas, Alicia piensa en alguna de ellas. La existencia de estas mujeres estaba regida por unas pautas muy rígidas dentro de las que había burbujas rellenas de placer. La conversación era una de esas burbujas, también la comida y, en algunos casos, hasta la oración. Los días, en palacio o casas nobles, eran largos a menos que los llenasen de rutinas: el paseo, la escritura, la música, lo bailes. A cualquiera de ellas, Alicia la imagina en sus aposentos,  tumbada en la cama mirando al techo, efectuando conjeturas sobre lo que habría ocurrido si en vez de amar tanto hubiera amado un poco menos. Todo aquel amor (el que profesaba cualquiera de ellas) bien administrado hubiera dado para dos o tres vidas. Se las imagina echando las cuentas, distribuyendo tanto amor en montoncitos. Se arrepentirán? Y Alicia se pregunta si se arrepentiría ella de haber sido Cleopatra, o Julieta, o Isabel o Juana y haber llevado su amor hasta la muerte.

MOUSSE DE MANZANA


Ingredientes:

2 manzanas rojas (Fuji).
1 lima.
2dl de nata para montar.
2 claras de huevo.
75 grs. De azúcar.
4 hojas de gelatina (6 grs)
Hojas de menta y flores comestibles para adornar.









Elaboración:

Exprimir el limón, lavar y reservar ¼ de manzana en la nevera. Pelar el resto, retirarles el corazón y trocearla. Triturar las manzanas con el zumo hasta obtener un puré homogéneo. Mezclar la nata con la mitad del azúcar (no es necesario montar).  Montar las claras con el azúcar restante  a punto de nieve firme. Poner la gelatina a remojo en agua fría (mínimo 5 minutos), escurrir bien la gelatina y diluir en ¼ parte del puré de manzana caliente (unos segundos al microondas), agregar el puré restante y remover.

Añadir la nata suavemente e incorporar el merengue con movimientos envolventes.


Rellenar los moldes semiesféricos (esta cantidad da para unos 10 moldes) con la preparación, tapar con film transparente y dejarlos cuajar en la nevera.


Cortar la manzana reservada en tiritas. Desmoldar los mousses y decorarlos con la manzana cortada, hojas de menta y flores comestibles.


Un toque de canela le viene que ni pintado.


 

domingo, 17 de junio de 2018

Canoas de Plátano Maduro


Llevaban varios años de no verse. Él se había ido hacía siete, cuando Manuela rondaba la edad media, leía libros de poesía y era la mujer más alegre que podía existir bajo cualquier puesta de sol. No se habían visto pero se conocían los pasos que cada uno había dado como si fueran los propios.  Cuando él llamó aquella tarde a su puerta y ella la abrió Manuela le sonrió enseñando sus pequeños y blancos dientes. Había pocos paisajes tan perfectos como la sonrisa de esta mujer con el sol del atardecer y los ojos de Manuela mirando al jardín con la puntita de ironía que no perdieron nunca .Había muchas pregunta o quizás no había tantas. Por dónde anduviste? Preguntó Manuela. “Por acá y por allá”. Se colocó frente a ella. No pienses que vas a volver a meterte en mi corazón de nuevo. “Cómo voy a meterme si jamás salí de él” Y entre los dos pasó un ángel con su estela de silencio. Y todo el que sabe adivina que tras el silencio de un ángel siempre hay una historia. O muchas.


CANOA DE PLÁTANO MADURO


Ingredientes (2 canoas):

2 plátanos maduros (también llamados  plátanos macho) amarillos por fuera.
Aceite de girasol para freír los plátanos (cantidad suficiente)
 Mi relleno:
2 c.s de soja texturizada (rehidratada).
2 c.s de guisantes de temporada.
½ diente de ajo picadito.
1 c.s de cebolla tierna troceada menuda.
2 c.s de tomate natural muy picado.
1 zanahoria tierna picada muy menuda.
1 tomate seco, en aceite de oliva, picado.
1 c.c de cilantro fresco picado.
2 c.s de aove.
4 c.s de queso rallado (mezcla de tres quesos).
1 c.c de Tajín (opcional).
Para adornar: hojas de albahaca morada, flores de albahaca (moradas y blancas).

Elaboración:

En una sartén ponemos abundante aceite de girasol y cuando esté caliente freímos los plátanos,  a fuego medio, procurando que nos queden bien doraditos por todos los lados.


Sacamos los plátanos y los ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reservamos y preparamos nuestro relleno. En un bol con agua cocemos durante 3 minutos a máxima potencia en el microondas los guisantes. Escurrimos y reservamos. Calentamos las dos cucharadas de aove en una sartén y le añadimos primero la cebolla y el ajo, dejamos que se cocinen por un minuto y le incorporamos la zanahoria, dejamos otro par de minutos, removiendo y le añadimos el tomate seco y el tomate fresco, damos un par de vueltas y pasado un par de minutos le incorporamos la soja, los guisantes y el cilantro picado.


Dejamos que todos los sabores se integren durante tres o cuatro minutos. Apagamos el fuego y ahí dejamos nuestro relleno al calor. Con un cuchillo hacemos un corte longitudinal a los plátanos, sin llegar a los extremos y tampoco al fondo,


que nos quede como una canoa o barca. Separamos con cuidado las dos partes del plátano e introducimos el relleno,


ponemos encima el queso rallado y espolvoreamos con un poco de Tajín (opcional).


Llevamos al horno a gratinar hasta que el queso se haya fundido. Decoramos y servimos.



Pueden tomarse fríos pero calientes están realmente deliciosos.


El relleno es a gusto de cada cual, puedes hacerlos con carne, pescado…lo que se te ocurra.

domingo, 10 de junio de 2018

Tortilla de Zanahoria


Maruchi vino ayer  a charlar un rato, que hacía bastante que no nos veíamos, que las amistades hay que cuidarlas, que cosas de la vida, que los viajes, que las familias, que los trabajos, que los amores… Me contaba  que ya ha hecho la declaración de la Renta y que teniendo en cuanta su salario consideraba que era mala leche tener que obligarla a declararlo y que bien pensado, más que obligarla a declarar sus ingresos deberían obligarla a mantenerlos en secreto. También me contaba que ya le había dicho un par de  veces al contable de su empresa : “Guapo, a ver si te estás equivocando y estás poniendo la coma donde no es…que puede pasar, que eso son cosas que se ven todos los días… no creas tú, que no digo yo que tu no seas un profesional como la copa de un eucalipto del Nóminaplus office, que no es eso, pero que puede pasar que te coge un día revuelto, le das dos veces al F7, Alt, Ctrl. F8 y en un esto pa´ca, lo otro pa´llá se te va la coma al santo cielo…Tú me lo has mirado bien? Es que para lo que pone aquí (se lo dije señalando la casilla indicada de la nómina) mejor me haces un ticket y santas pascuas. Que ya cuando firmé el contrato y me dijeron los ingresos en bruto y en neto se lo expliqué bien clarito al jefe: Mire, usted me lo ingresa en bruto, que por muy bruto que sea, ya me encargaré yo de educarlo…que más bruto que mi primo Mariano no lo hay y fíjese…estuvo dos meses en mi casa y ya come en el plato…en dos semanas consigo que utilice los cubierto, se lo digo yo”. -No hay quien pueda contigo Maruchi, me muero y no te educo y por cierto… la copa es la del pino!!!  Qué te parece si cenamos algo que he preparado pensando en mi amiga Concha y en su club de la Tortilla Perfecta?,que creo que esta no la tiene por allí y me da que le va a gustar.

TORTILLA DE ZANAHORIA


Ingredientes:

5 huevos medianos.
400 grs de zanahorias ralladas.
3 dientes de ajo muy picados.
1 c.s de perejil picado.
3-4 c.s de aove.
2 c.s de vinagre de manzana.
Unas ramas de cebollino fresco.
Sal (opcional) al gusto.
Un rábano en rodajas para adornar.








Elaboración:

Lavamos, pelamos y rallamos las zanahorias. Reservamos.
En una sartén ponemos a calentar el aove y le añadimos la zanahoria, los ajos picados, el perejil (mejor si es fresco) y el vinagre y  dejamos que se cocine todo, removiendo de vez en cuando, de 10 a 15 minutos.


Apagamos el fuego y dejamos en la sartén. Batimos los huevos en un bol amplio y le añadimos sal, incorporamos la zanahoria cocinada y mezclamos bien.

Cuajamos la tortilla en la misma sartén donde hemos cocinado la zanahoria, primero a fuego fuerte (1 minuto o 2) y luego a fuego bajo. Damos la vuelta a la tortilla y volvemos a hacer lo mismo con el fuego, primero fuerte y luego bajo.

Dependiendo de cómo nos guste de cuajada (pasada) la tortilla la dejamos más o menos tiempo. Sacamos para el plato de servicio y decoramos con unos rabanitos, un poco de zanahoria rallada y el cebollino picado por encima.


Está igual de sabrosa caliente o fría. Yo suelo tomarla fría pero para gustos…los colores.