domingo, 6 de mayo de 2018

Espárragos Silvestres y Arroz

Siempre soñó con visitar la isla y el pueblo donde había nacido su padre. Para Juan, quizás, la parte más relajante del viaje era la posibilidad de conducir: avanzar  decenas de kilómetros sin tener que detenerse en un atasco de tráfico y ni siquiera en un semáforo, y observar la tranquilidad de los pueblos pequeños e imaginarse la existencia pacífica de los que vivían allí. El pueblo era realmente muy hermoso, una tranquila aldea de pescadores construida al pie de una montaña, y en la cima del terreno, sobre un escarpado acantilado rocoso bañado por las olas, se levantaba el viejo castillo de piedra que daba nombre al pueblo. El castillo construido hacía muchos siglos por los sarracenos o los turcos – nadie estaba absolutamente seguro, había servido como atalaya del pueblo para detectar naves invasoras, pero ahora no era más que una estructura en ruinas que no tenía ningún propósito. Como sucedía en la mayor parte de la isla, la historia de aquel pequeño pueblo había sido turbulenta desde hacía siglos, y Juan recordó haber leído que la isla fue conquistada no menos de diez veces: por griegos, sarracenos y normandos; por españoles, franceses e ingleses; por todo tipo de combinaciones de credos, confesiones e ideologías, desde los cruzados hasta los fascistas. Todos habían llegado a esta isla y habían hecho lo que los hombres hacen cuando están lejos de casa, así que la historia de la isla era una letanía de pecados de marineros.

ESPÁRRAGOS SILVESTRES Y ARROZ


Ingredientes  (8 pasteles):

1 manojo de espárragos silvestres (unos 200 grs).
1 zanahoria rallada.
1 cebolla tierna finamente picada (o 3 cebolletas).
100 grs de queso feta desmenuzado.
4 c.s de arroz cocido.
3 huevos
100ml de leche evaporada (o nata para cocinar).
½ c.c de levadura (tipo royal)
Sal, pimienta y hierbas aromáticas al gusto (yo he puesto: tomillo, orégano, romero y perejil).
4 rebanadas de pan de molde (estiradas con el rodillo).

Elaboración:
Lavamos y picamos muy bien los espárragos, las cebolletas y rallamos finamente la zanahoria. 
Mezclamos nuestras verduras y reservamos. En un bol hondo batimos los huevos, le incorporamos las hierbas aromáticas, la sal  la pimienta y la levadura, removemos todo bien y a esto le añadimos los espárragos silvestres y demás verduras picadas, el queso desmenuzado


y el arroz (yo he utilizado un poco que me sobró y estaba dando tumbos por el frigorífico).


Untamos con aceite o aerosol para hornear un molde de cupcakes


Encendemos el horno a 180º y mientras se calienta  con ayuda del rodillo estiramos las rebanadas de pan de molde y cortamos unos círculos de pan que se ajusten a nuestro molde.



Introducimos en el horno y dejamos que nuestros cakes se cocinen durante unos 15 minutos como máximo.



Decoramos al gusto y podemos servir templados o fríos.




21 comentarios:

  1. Los pasteles salados me pierden y cuando son tan ricos como el tuyo podría comerme un par de ellos sin remordimiento. Si lo hiciera en esa isla que describes con el mar de fondo y mil secretos entre sus costas, ya sería la gloria bendita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que razón tiene Lola!! El relato es precioso, me has trasladado a la isla, ya me imagino alguna de sus historias ....,y, el bocado que nos has preparado es delicado y muy rico. Te felicito amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! La verdad, es que nuestra península, ha sido invadida tantas veces, que hasta ya no sabes ni quién nos invadió, o todos a la vez, ja, ja. Donde yo vivo, sé que nos invadieron los turcos en concreto, estuvieron reinando en Requena varios siglos, yo vivo en una aldea de Requena, que se llama San Antonio, y cuando voy a comprar a la otra punta del pueblo y me veo alguna vecina, siempre me dicen: -hola vecina, ya te vas para Turquía.
    Siempre me quedaba de piedra cuando me decían eso, y es que resulta, que justo donde vivo, en una lucha muy importante que hubo en el lugar, los turcos tenían su cuartel general allí, y en otra aldea de enfrente, estaban los cristianos (los romanos), por lo que los lugares se conocen como Roma, que sigue teniendo ese nombre la aldea, y Turquía, que es donde yo vivo, pero que con el tiempo hicieron una ermita para San Antonio y todos los barrios se pasaron a llamar como el santo, pero la gente que vive aquí, le sigue llamando a Turquía. Requena si que conserva su castillo, justo cuando echaron de allí a los moros, después de varios siglos de que ellos fueran los dueños de aquellas tierras.
    Me encanta la historia, siempre ha sido una de mis asignaturas preferidas.
    Y también me he hecho fan de tus emplatados, visualmente son la caña, además de ricos que tienen que estar estos mini cakes, con un ingrediente tan de temporada, como los espárragos silvestres. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Sonsoles espectacular es poco, para lo bonito que te ha quedado, me encantan estos pastelito salados, una vez hice unos al voleo, sin receta fija, y aunque no quedaron perfectos, si que salieron riquísimos, y es que cuando la materia prima es de calidad, como estos espárragos que has elegido para tus cakes, el resultado es más que evidente que tienen que estar más que buenos.
    Bonito relato, como es natural. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que rico y que presentacion mas bonita invita a comer me gusta besitos

    ResponderEliminar
  6. ¿Puedes seguir el capítulo de hoy el próximo domingo?¿Puedes ,mejor,escribir la historia entera?😊😊😊
    La receta es muy apetecible para copiar retransmitir y el emplatado de nota😉
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía,el texto predictivo hoy 😂😂😂

      Eliminar
  7. Sonsoles, como siempre me quedo sorprendida con tus recetas. Unas veces porque utilizas ingredientes que no conozco, otras por la forma de elaborarlos y como hoy porque al tan sencillo como unos espárragos lo conviertes en un plato de fiesta con una presentación exquisita, elegante y espectacualr. Un beso y mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan tus recetas y tus presentaciones, te quedan espectaculares, esta más de lo mismo, me ha enamorado, que manitas las tuyas reina...Bess

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonsoles! Qué pastelito más vistoso! Un plato digno de un gran restaurante, la presentación es espectacular y la preparación estupenda! No soy muy fan de estos espárragos por su amargor tan peculiar, prefiero los trigueros que son un poco más gordos así que los cambio por esos y listo jeje! Un relato muy bonito como de costumbre ;) Un besito muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  10. Sonsoles qué presentación más chula!! Además que debe de ser toda una delicia en paladar este pastelito.
    Me encanta tu receta ya que se sale de la típica tortilla de espárragos silvestre, así es como siempre lo he visto en casa de mis padres jeje.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Sonsoles siempre es un placer asomarse a tu cocina porque cada semana la vista es diferente y no sólo me refiero a las recetas que a cuál más apetecible y original (los espárragos de hoy me han dejado enamoradita) sino también al lugar o a la piel que consigues llevarnos.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. Siempre es un placer pasarme por tu cocina y disfrutar de tus maravillosos relatos y recetas.
    Estos pasteles salados que te has marcado me encantan no lo siguiente y seguro estan de rexupete , te han quedado de relujo.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
  13. Un plato sencillo a la vez que delicioso, me encanta la presentación.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  14. Estos pastelitos salados son una delicia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Alguna vez he comido espárragos con arroz, pero ni mucho menos de esta forma tan original que tú nos propones. Siempre me sorprenden mucho tus presentaciones y esta en concreto me ha encantado.

    Una vez más me dejas con ganas de saber más, hoy más de Juan, más de su padre, más de la isla...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  16. Que ricos pastelitos con esparragos! Nunca los he probado asi!
    Bs

    ResponderEliminar
  17. Qué ricos, por favor!!
    Justo tengo un manojito de espárragos que nos regalaron el otro día, así que lo mismo te copio la receta :)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa. Qué plato más rico y sano, como siempre original y con una preciosa presentación.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Un placer disfrutar de tus letras y también de tus recetas .
    La que nos compartes hoy me parece estupenda , me ha sorprendido muy gratamente. Con tu permiso me la llevo jeje...
    Ah, lo del chocolate Lindt también me lo recomendó David en una master class que hizo en mi ciudad en diciembre , me dijo que ese o el de Valor , asi que puse desde entonces el consejo en práctica ;)
    Buen finde guapa !

    ResponderEliminar
  20. Sonsoles, qué delicia tus relatos y tus recetas. Estos espárragos silvestres de alguna manera ilustran muy bien esa isla tumultuosa...
    Bellos estos pastelitos, la presentación lindísima por lo sencilla y fresca, me quedo fascinada!
    Un beso amiga!

    ResponderEliminar