domingo, 14 de diciembre de 2014

Champiñones Rellenos de Cecina y Mozzarella

Heráclito de Éfeso dijo hace un montón de años, tantos como cuatro siglos antes de que naciera Cristo, que nadie se baña dos veces en el mismo río. Y Javier Marías dice que  las historias no pertenecen sólo al que las cuenta o al que las inventa, y que una vez contadas ya son de cualquiera, se repiten, se tergiversan y tuercen. Que  nada se cuenta dos veces de la misma forma ni con las mismas palabras, ni siquiera aunque sea la misma persona quien lo cuente esas dos veces o el relato sea único para todas las veces. Pues lo mismo pienso yo respecto a las recetas de cocina que se comentan tomando un café o se publican en un blog, de repente, en el instante mismo en que se comentan o  publican dejan de pertenecer a la persona que transmite o publica la receta y esa receta publicada ya nunca volverá a ser la misma a pesar de que ingredientes, medidas, tiempos, utensilios y hasta estación del año en que se realice si lo sean. Pues al igual que no nos bañaremos dos veces en el mismo agua de un río, nuestras recetas pasarán a ser las recetas del que las repita y esta receta ahora mismo dejará de pertenecerme para  pasar a pertenecerte  si alguna vez tienes la bondad de repetirla y sólo me queda añadir que  yo estaré tan orgullosa de que no me pertenezca y sea tu receta...que no puedes ni imaginártelo.  Gracias, si así es:

CHAMPIÑONES RELLENOS DE CECINA Y MOZZARELLA


Ingredientes (2 personas):

6 Champiñones frescos grandes.
3 Tomates secos en aceite de oliva.
4 lonchas Cecina de León.
1 Mozzarella fresca.
Tomillo.
½ Limón.
Sal.
Aove.
2 rebanadas de pan de molde.


Elaboración:

Pedimos ayuda a McGiver para hacer nuestros moldes con forma de champiñón (ya sé que los venden hechos, pero yo no los tengo y este recurso me parece rápido y económico).
Limpiamos muy bien los champiñones (suelo quitarles la piel externa) luego los cocemos unos minutos en agua con sal y limón. Los sacamos y los escurrimos.
Con cuidado vaciamos el interior de los champiñones y reservamos la “carne” que retiramos.

Picamos muy menuditos el tallo de los champiñones, los tomates secos y la cecina.  Mezclamos esto con la “carne” de los champiñones y el tomillo.

Rellenamos los champiñones con el picadillo.

Cortamos el pan de molde con forma de champiñón, sacaremos dos figuras de cada rebanada de pan, las tostamos y reservamos.


Cubrimos las figuras de pan con el resto del picadillo de los champiñones.
Encendemos el  gratinador a 180º.

Metemos al horno a gratinar los champiñones y las tostadas de pan con la picada de champiñones, cuando el queso esté fundido y los champiñones calentitos tendremos nuestro plato listo…será en unos 5- 7 minutos.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Una Galleta para Alicia

Han existido tierras maravillosas desde que el Cosmos se formó del Caos. Son lugares donde pueden suceder cosas asombrosas, no necesariamente agradables, porque una Tierra Maravillosa no es más que “un país lleno de sorpresas”. En cuanto los hombres empezaron a viajar, los que regresaban traían historias de países maravillosos de todas clases, que con el paso del tiempo, demostraron ser ciertas. Según esto, Cómo no creer en tierras maravillosas no registradas en nuestros mapas? El mundo que nos rodea es mucho más grande de lo que pueden registrar los cartógrafos, porque existe en dimensiones que ellos son incapaces de delinear. Estos lugares se encuentran más allá de los horizontes de la tierra y del mar, pero no fuera del alcance de la imaginación y se puede viajar a ellos sin la menor dificultad. Estos Países Maravillosos nos enseñan que hay más en la vida que lo que ven nuestros ojos.  Las llaves del País de las Maravillas (como la llave de oro que permitió a Alicia penetrar en el jardín del Rey y la Reina de Corazones) está siempre en nuestras manos. Alicia tuvo que hacerse pequeña para recorrer el País de las Maravillas, y nosotros sin duda tendremos que seguir su ejemplo para poder disfrutar del Proyecto una galleta un cuento  Con la propuesta que nos hace Carmen desde su  blog y cuyo tema elegido es : Alicia en el País de las Maravillas.

UNA GALLETA PARA ALICIA



Ingredientes:

250 grs de harina.
85 grs de azúcar glás.
60 grs de almendra molida.
175 grs de mantequilla a temperatura ambiente
1 pizca de sal.
1 yema de huevo.
1 c.s de agua.
2 c.s de frutas escarchadas muy picadas.
1 c.s de semillas negras de amapola.
1 c.s de semillas blancas de amapola.
Fondant blanco.
Pinturas comestibles en gel.

Elaboración:
En un bol juntamos la harina tamizada con el azúcar, la sal y la almendra molida. Le añadimos la mantequilla y lo mezclamos primero con los dedos, hasta que nos quede como si fuera arena. Seguimos uniendo la mezcla hasta que esté bien integrada y le añadimos la yema de huevo, remezclamos bien. Incorporamos las semillas y las integramos a la masa. Añadimos la cucharadita de agua, amasamos un poquito e incorporamos las frutas escarchadas muy picaditas. Todo debe quedar integrado. Estiramos la masa y la metemos en el frigorífico unos 30 minutos antes de cortar las galletas para cocerlas.
Cortamos las galletas y volvemos a dejarlas un rato en el frigorífico mientras precalentamos el horno a 180º.
Cocemos unos 10 minutos. Apagamos cuando empiezan a dorarse los bordes de las galletas pero no sacamos las galletas del horno. Esperamos a que estén perfectamente frías para colocar encima el fondant.  El fondant lo colocamos entre dos plasticos finos (acetatos) y lo estiramos con el rodillo, lo más fino posible, con los mismos moldes que hemos cortado nuestas galletas cortamos el fondant que lo "pegamos" a la galleta con un poco de leche condensada, mermelada, miel o sirope de maiz (es lo que he utilizado). Esperamos que el fondant esté perfectamente seco antes de empezar a pintar nuestras galletas con las pinturas en gel, como si de pequeños cuadros se tratara. Dejamos secar.

















Si queréis ver lo que han preparado el resto de las compañeras del reto, pinchad aqui

UNA GALLETA, UN CUENTO MAGAZINE


domingo, 7 de diciembre de 2014

Chayote Relleno y Gratinado

Esa mañana cuando Marianela se disponía a peinarse notó que el cristal del espejo estaba cuarteado. O acaso tenía las raíces del pelo blancas?  Había descubierto la muerte de sus encantos  a manos de la vejez, las arrugas alrededor de sus ojos eran mudos testigos del paso inmisericorde del tiempo. Una profunda melancolía llenó su corazón. Llamó a su marido y le pregunto: Arturo… tu  cómo me ves?  Me ves así de vieja, tal como se empeña en mostrarme el espejo?  “Yo te veo igual que el día que nos conocimos, princesa”.  Las palabras de  Arturo le atenazaron la garganta y le humedecieron los ojos, él no era un hombre que se prodigara en palabras  de amor, pero esta era una declaración en toda regla, la más hermosa que le podía hacer. Los brazos de Marianela se aferraron al cuerpo de su esposo. No le reprochaba nada. Solo se colocaba ella y lo colocaba a él ante un hecho irreversible: Esa vejez llegaba al cabo de 30 años de vida en común, a lo largo de los cuales Marianela había vivido por él, para él. Supieron que el tiempo ganaba la batalla pero  que el verdadero vencedor era el sentido de la bondad que los unía y él le dijo: “Me gustaría que me siguieras llevando en tus hombros, como me has llevado a lo largo de tu vida”.

CHAYOTE RELLENO Y GRATINADO





El Chayote lo conocí hace años en México y me encantó su delicado sabor y su gran versatilidad en la cocina. Es muy popular en la cocina de Nueva Orleans, donde se conoce bajo el nombre de Mirliton. En Argentina lo llaman papa del aire y en España lo  encontramos como chayota o patata china. Muy valorado por sus propiedades diuréticas y muy usado en dietas para bajar de peso.



Ingredientes:

2 chayotes
1 pimiento verde italiano (no muy grande).
1 tomate rojo maduro.
½ cebolla.
1 zanahoria.
1 ajo.
3 c.s de aove
1 muslo de pollo.
Unas hojitas de cilantro.
Sal y pimienta.
Salsa Tajín (opcional).
Queso mozzarella rallado.



Preparación:
Cortamos longitudinalmente los chayotes y los cocemos en agua con sal, en unos 15 minutos estarán cocidos (comprobamos picando con un palito). Escurrimos y reservamos.
Mientras se cuecen los chayotes preparamos las verduras y el pollo.

 Pinchamos el muslo de pollo con un palillo (para que no explote en el micro), salpimentamos y cocemos 3 ó 4 minutos a máxima potencia en el microondas. Reservamos.
Picamos muy menuditas la cebolla, la zanahoria, el ajo y el pimiento.

Cuando los chayotes estén fríos, con ayuda de una cuchara vaciamos su interior, reservando la pulpa (que se la añadiremos a las verduras)
El pollo una vez frío lo picamos muy menudo  y lo reservamos.
En una sartén ponemos el aceite y doramos el ajo y la cebolla, cuando estén dorados añadimos el pimiento verde, dejamos que se haga un poco y luego añadimos la zanahoria y el chayote picadito. 

Dejamos que las verduras se hagan un par de minutos más e incorporamos el pollo, lo dejamos un par de minutos y le ponemos el tomate cortado en daditos pequeños. En unos cinco minutos estará todo listo.

Rellenamos los chayotes con el pollo y las verduras, lo cubrimos con el queso mozzarella rallado y un poquito de salsa Tajín y gratinamos en el horno. Cuando salga del horno ponemos por encima un poco de cilantro picadito. 


domingo, 30 de noviembre de 2014

Manitas de Cerdo al Comino Caramelizadas sobre...

El jueves cuando recibí el paquete con  los productos de Ibéricos Vázquez  pensé: Y ahora… con quién comparto yo esto?  Marqué el número de Cris y le hice una propuesta de lo más honesta : el domingo comida para cuatro pero tu tienes que encargarte de traer a las otras dos personas. Le expliqué que teníamos un menú degustación de productos ibéricos y que había que dar la opinión justa de lo que fuera la comida. Ella me dijo que no había problema (se alegró y preguntó si cabía la posibilidad de tupper) y que me sorprendería con los invitados, de fino paladar y exquisitas maneras. Quedamos para el domingo a las 14:30. Con puntualidad británica aparecieron Cris, Ángel y para mi sorpresa con ellos venía la reconocida crítica gastronómica Maruja Mandiles. Fue verla cruzar la puerta y se me desató el delantal… ¡qué nervios! Los productos eran de una calidad insuperable pero…su elaboración estaría a la altura de tan exigente paladar y afilada lengua (o pluma) a la hora de emitir una crítica? Había quien decía de ella que más de un restaurante había perdido alguna estrella michelín después de una de sus críticas y que hasta en el cierre del mismísimo Bulli ella había tenido algo que ver, pero… vete tu a saber, que la gente se pone a hablar y más hablar y al final… no dicen nada de tanto como hablan y seguro que Maruja Mandiles tampoco es un ogro…aunque lo parezca!!

Los platos de fondo:

MANITAS DE CERDO AL COMINO CARAMELIZADAS
SOBRE RATATOUILLE DE VERDURAS.


Para esta receta necesitamos que McGiver nos deje su quemador.

Ingredientes (5 / 6 raciones):

1 Kg de pies de cerdo frescos.
½ puerro.
1 zanahoria.
½ cebolla.
2 dientes de ajo.
2 hojas de laurel.
Sal.
2 c.s de azúcar morena.
½ c.c de comino molido.
Piñones.

Para las verduras:
½ calabacín.
½ berenjena.
1 cebolla mediana (unos 200grs).
½ puerro (la parte blanca)
1 pimiento verde italiano (no muy grande)
5 tomates secos en aceite de oliva (en conserva).
30 grs de jamón ibérico en tacos muy pequeñitos.
Pizca de tomillo fresco.

Elaboración:
Lavamos y limpiamos bien los pies de cerdo, los ponemos en la olla con ½ puerro, ½ cebolla, los ajos, la zanahoria y las hojas de laurel, añadimos sal y cubrimos todo con agua. Ponemos la olla al fuego y cuando empieza a “chuflar” contamos 25 minutos y ya lo tendremos. Apagamos el fuego y dejamos que se enfríe. Mientras, preparamos una bandeja un poco honda  forrándola con papel film.
Destapamos la olla y cuando todavía están templados pies retiramos todos, todos los huesos.  El hacerlo cuando todavía están algo calientes, nos facilitará el trabajo. Picamos un poco la carne/gelatina y la colocamos film en una capa como de 1 cm. la tapamos con papel film y le ponemos peso encima para “prensar”.
Mientras se estaban cociendo los pies de cerdo, nos ha dado tiempo a preparar las verduritas:
Cubrimos el fondo de la sartén con aceite y ponemos a pochar suavemente  la cebolla y el puerro, sin que lleguen a dorarse. Añadimos el pimiento verde y dejamos que se haga durante 6 ó 8 minutos a fuego medio- bajo, le añadimos los tomates secos picados (que aportarán algo más de aceite a las verduras, cosa que vendrá bien pues la berenjena absorbe más)y le damos un par de vueltas, añadimos la berenjena y dejamos que se haga unos 7 minutos, por último añadimos el calabacín(es el que menos tarda en cocinarse y el que tiene más facilidad para coger los sabores de los demás…curiosidades de las verduras)
unos 5 minutos y le incorporamos
el jamón  muy picado,  removemos espolvoreamos con el tomillo fresco y apagamos el fuego.







Montaje:

Con el mismo aro de emplatar cortamos las formas de lo que una vez frío será una gelatina de pie de cerdo y reservamos hasta el momento de emplatar.
Mezclamos el azúcar y los cominos en polvo.
Ponemos el aro de emplatar y dentro de él un par o tres de cucharadas de verduras muy calientes, apretamos un poquito para que guarden la forma.
Quitamos el aro metálico (las verduras conservarán su forma).
Calentamos 10 segundos (no pasarse o se estropeara el plato) la gelatina de pie de cerdo (estará templadita, pero seguirá conservando su forma) y con ayuda de una espátula la colocamos sobre las verduras (la seguirán calentando).
Espolvoreamos con la mezcla de azúcar y comino molido y caramelizamos con ayuda del quemador.  Rematamos con unos  piñones por  encima.


Nota: El calor que le transmiten las verduras y el que le aporta el caramelizado consiguen transformarlo en un bocado caliente que mantiene su forma a pesar de su textura gelatinosa.


SOLOMILLO IBÉRICO A LAS HIERBAS CON CHIPS DE CASTAÑAS Y
SUS PATATAS COMO PIEDRAS RELLENAS DE MERMELADA DE UCHUVAS Y ALMENDRAS




Ingredientes (5 raciones):

900 grs de solomillo de cerdo ibérico.
1 c.s de hierba luisa (con copete)
1 c.s de tomillo (con copete)
1 c.s de romero (con copete)
1 c.s de orégano (con copete).
Sal y pimienta (cantidad necesaria)
Harina para enharinar el solomillo.
Aove (cantidad necesaria)
2 ó 3 hojas de laurel.
1/3 vaso de wisky .
1/3 vaso de agua.





Elaboración:

Limpiamos los solomillos de cualquier resto excesivo de grasa y los  salpimentamos.
Los dejamos enteros y los pasamos por harina.
 En la olla a presión (para no andar manchando mucho cacharro) vertemos un chorro de aove, que cubra el fondo pero no en exceso y cuando esté caliente doramos los solomillos por todos los lados, a fuego vivo.
 Una vez que están  dorados regamos con el wisky  y añadimos las hierbas aromáticas, damos dos vueltas, incorporamos el agua y tapamos la olla. 
Dejamos que cueza desde que pita unos 15-20 minutos.

Apartamos la olla del fuego, enfriamos y destapamos.
 Sacamos los solomillos y los cortamos en trozos como de unos 5- 6 cm.
 La salsa la colamos, apretando bien las hierbas para que suelten todo el jugo y la depositamos sobre los trozos de solomillo (estará mejor de un día para otro).
Mientras se han cocinado los solomillos nos ha dado tiempo a preparar nuestra mermelada y cocer nuestras patatitas.




MERMELADA UCHUVAS Y ALMENDRAS


Ingredientes:
½ Kg de uchuvas.
200 grs de azúcar.

150 ml de moscatel.
100 ml de agua.
½ c.c de esencia de vainilla blanca.
2 c.s de almendras laminadas.

Elaboración:
Lavar y secar las uchuvas.
Poner en un cazo las uchuvas junto con el moscatel, el agua, el azúcar y la esencia de vainilla, dejar cocer a fuego medio-alto hasta que se reduce el líquido de cocción, en el último momento añadimos las almendras laminadas (podemos triturar un poco las almendras o poner de las de granillo).  En unos 15 minutos estará lista.

PATATAS COMO PIEDRAS:aquí


Pueden quedar preparadas con antelación, incluso el día antes. Rellenarlas (cortando la base y vaciándolas con cuidado con un sacabolas chiquito) unas horas antes de montar el plato y calentarse al microondas en el momento de servir.

CHIPS DE CASTAÑAS:aqui


Freír los chips justo en el momento de servir el plato. Se doran rápidamente en aceite caliente.

Montaje:
Ponemos un par de trozos de solomillo, vertemos por encima un poco de la salsa y colocamos los chips de castañas. Al lado adornamos con las patatas como piedras rellenas con la mermelada de uchuvas y almendras. Unas hojitas de tomillo fresco añadirán una nota fresca al plato.
Servir la salsa restante, caliente, aparte para que cada uno se la administre a su gusto y manera.


Nota: Ambas preparaciones (manitas y solomillo) y sus guarniciones, se pueden dejar preparadas la víspera, incluso en el caso del solomillo es recomendable (gana en sabor) y dar el último toque en el momento del montaje del plato.
Puedo deciros que  monté los platos en un par de minutos: mientras comíamos las manitas se calentaba el solomillo en su salsa cuando  se retiró el plato metí en el micro las patatas rellenas y freí los chips y luego monté los cuatro platos en un plis. (El hecho de comer en el salón me permite desplegar platos por toda la cocina, eso también ayuda).

CRITICAS:
  • Las tortitas crujientes fueron criticadas y se prefirió un pan de centeno artesano para acompañar el tartar de tomate y el jamón, Según alguno de los comensales el sabor final del maiz le restaba protagonismo al jamón y contrastaba demasiado con el aporte fresco de los tomates.
  • La combinación de Moscatel y Lomo fue elogiada y aplaudida.
  • Los niños dormidos...un derroche de sabores y texturas (ya prepararé otra receta y te contaré la historia de la pataconera...es divertida)
  • Como me puse todita nerviosa con la presencia de doña  Maruja Mandiles, los piñones que deberían ir sobre el caramelizado de las manitas, se cayeron en el azúcar y se quemaron un “poco”, no había forma de quitarlos sin destrozar el caramelizado. Así que ya sabes, primero carameliza y luego…suelta los piñones.
  • Uno de los comensales “no pudo” con la textura de las manitas, aunque elogió la presentación del plato, porque no le gustan las texturas gelatinosas nadita, nada.
  • Pasé la prueba de fuego con la combinación de solomillo ibérico y mermelada de uchuvas… Realmente deli!!!



Los embutidos de Ibéricos Vázquez fueron degustados por estas tres personas y al día siguiente por mi grupo del Ágora y el comentario unánime fue una palabra que una señorita fina no debe  repetir que empieza por cojo y acaba en nudos  la otra: exquisito!!!

Este fue el envío y por ende, la materia prima de este menú. Gracias.